CAFÉ POLÍTICO

0
231

 

MANOLO JIMÉNEZ… POR LAS NUBES

Muy contento y esponjado anda el alcalde de Saltillo Manolo Jiménez, ya que estudios de Indicadores Regionales de Actividad Económica (IRAE) 2019, de la Dirección de Estudios Económicos del Grupo Financiero Citibanamex, ubican a la capital del Estado como la segunda ciudad más rica del país. El Producto Interno Bruto (PIB) per cápita en este año se reportó en 32 mil dólares por habitante, algo así como 624 mil pesos aproximadamente. Cabe destacar que el año pasado de 2018, la revista Forbes ubicó a Saltillo en tercer lugar del país como la ciudad con mayor calidad de vida. Por si fuese poco la encuesta Campaings & Elections ubicó –este año– a Manolo como el tercer alcalde más popular y con mejor desempeño de todo México.

 

LO CATAPULTAN

En el PIB per cápita de ciudades mexicanas, solo a Saltillo lo supera Monterrey y debajo de la capital coahuilense se ubican Hermosillo, Monclova, La Paz, Villahermosa, Querétaro, Cancún, Ciudad de México y Aguascalientes. Cabe destacar que la medalla no solo se la lleva el alcalde, sino también el gobernador Miguel Riquelme que con su apoyo, Saltillo se ha transformado en una de las ciudades más desarrolladas y competitivas de México. Además de los gobernantes, los saltillenses se han venido echando pa’ delante desde años atrás. La sinergia entre pueblo y gobierno ha sido constante y ahí están los resultados. Ahora bien, todos estos indicadores favorables para Saltillo y por supuesto para Manolo Jiménez Salinas, lo catapultan para ubicarlo como una excelente carta del PRI para la próxima elección por la gubernatura.

 

ZERMEÑO Y LÓPEZ

Ojalá y que dos personajes imitaran a Manolo; el alcalde Jorge Zermeño ya que Torreón no aparece en la lista de las primeras 20 ciudades referente al PIB per cápita. Ello debido a que al gobierno municipal le falta lo que al carrizo: corazón. Y así no se llega a ningún lado. En el caso del presidente Andrés Manuel López Obrador, éste debería invitar al alcalde saltillense a que lo asesora en la materia. Vale recordar que el miércoles al Preciso se le fueron las cabras al cerro (por enésima ocasión) ya que cuando los periodistas lo interpelaron en la “mañanera” respecto a que existe en el gasto corriente un subejercicio de 174 mil millones de pesos (datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público); AMLO le contestó de inmediato “yo tengo otra información”. “Esa información se ha manejado sin sustento”. A lo que otros periodistas le indicaron que eran cifras emitidas por la propia SHCP, a lo que el mandatario volvió a insistir: “Yo tengo otra información (…) Son enfoques distintos”. Total que AMLO insiste en verle la cara a sus compatriotas, aunque día con día hay miles de desencantados y decepcionados.

 

NADA QUE FESTEJAR

El que López Obrador “festeje” el crecimiento de 0.1% del Producto Interno Bruto de México –en el segundo trimestre– y que diga que “vamos bien”, a nadie convence. El 0.1 por ciento muestra a México ante el mundo con una economía débil, frágil, menguada. Y ello es una mala señal para los inversionistas extranjeros que no se animan a invertir. México nunca va a crecer si el gobierno de la república continúa regalando dinero a diestra y siniestra por todos lados. Así México no se va a hacer rico. Solo la inversión y trabajo es lo que produce riqueza. Con ese 0.1 por ciento, no hay nada que festejar y menos echar las campanas a vuelo. Y si Andrés Manuel y su titular de la SHCP Arturo Herrera aseguran que vamos a crecer al 4% para diciembre, les apuesto tronchado a que muy apenas llegaremos al 2 y se me hace mucho. Ojalá y esté equivocado pero ante la incertidumbre e indefinición del gobierno federal, la gente no quiere arriesgar. Muy lamentable pues.

 

EL TSM Y LAS “BABAS”

En tema repugnante, inmundo y sucio. Con la exhibida que les dieron a trabajadores del Sindicato de Cerveceros de la CTM, al ser captados en un video amateur que se hizo viral en las redes sociales, al agarrarlos con las manos en la masa; sirviendo vasos de cerveza con las sobras de otros vasos devueltos, es necesario poner orden en este deleznable asunto. Por principio de cuentas la cerveza Corona Extra (la mejor de todas) la venden muy cara; a 70 pesos el vaso con dos cervezas. O sea, cada una sale a 35 pesos. El Territorio Santos Modelo (TSM) es el más caro en la venta de cervezas de todo el país. Mal. Por su parte los inspectores municipales no acuden a hacer su trabajo –o van y nadan de muertito– porque seguramente los tienen maiceados. Cabe señalar que el Club Deportivo Santos Laguna no tiene nada que ver en este escandalazo. El único responsable es el Sindicato de Cerveceros quien debe aplicar serio castigo a los responsable de la reventa de babas. ¿Qué hay que hacer? Vender cerveza a botella cerrada delante del aficionado. Como lo hace el legendario Marín. De esta forma se acabarían las especulaciones y además brindaría seguridad de los bebedores que van a pasar un rato agradable deleitando unas frías cervezas y un juego de sus Guerreros del Santos Laguna. La verdad es que no es mucho pedir. ¡¡¡Salú!!!

 

Author Details
×
Columnista
Latest Posts