PAPELERÍA EN TRÁMITE

0
191

La canícula ha sido benévola en la Capital, por estos días ha dado tregua al calor y las altas temperaturas que se dejan sentir año con año. Y nada mejor que una buena cerveza para mitigar el calor. Por ahí me enteré que surgió una cerveza artesanal para celebrar el aniversario de la ciudad, denominada “442”, la cual se vende sólo en “Las Delicias de mi General”, un restaurante sobrevalorado que se ha vuelto famoso por una cocina muy regular donde se vende a precios exorbitantes unas garnachas que se consiguen en la “Plaza San Francisco” ha una módica cantidad. Pero después hablaremos de los restaurantes de comida del centro. La 442 es una cerveza tipo “american lager”, con 4 por ciento de alcohol en su cuerpo y con un sabor afrutado que proviene de un lúpulo especial. Sería bueno saber cómo le fue a esta cerveza que sólo se vende en el centro de la ciudad. La marca SWL y los empresarios del centro amenazaron con sacar otra para octubre. Esto trae a mi mente una cerveza zacatecana hecha por un coahuilense de ascendencia belga, Paco Ingelberts. La cerveza en su momento fue de las más buscadas en la ciudad, su nombre “La Toma de Zacatecas”, en honor al centenario de la toma de la capital zacatecana por Pancho Villa. ¿Pero a que viene todo esto? Es por el último reporte que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, la encuesta nacional de industria manufacturera muestra que, en el año 2015, en promedio, se consumían hasta 59 litros de cerveza por persona y en el 2018 a los 68 litros. Entre los 15 y 17 años el consumo promedio entre hombres y mujeres es muy similar, entre 6.5 y 5.3 litros. Entre los 18 y 29 años, la edad del exceso, las mujeres consumen en promedio 3.5 litros por año y los hombres superan los 11 litros. En la vecina ciudad regia el consumo de cerveza por persona va en aumento, Nuevo León es el estado que más cerveza consume según la Encuesta Nacional de Consumo, Drogas Alcohol y Tabaco 2016-2017 y siete de cada 10 hogares mexicanos toman esta bebida alcohólica.

Y siguiendo la misma lidia y a raíz de esto, les recomiendo unos lugares que a mi gusto tienen buen servicio, que es lo que se busca, precio y botana. Del primero ya les hablé, el “Chachos” donde, como toda cantina tradicional, se sirve su botana a las 2 de la tarde que va desde caldo de res, asado, carne asada y caldo de mariscos los sábados.

Un lugar que ya es parte de la cultura popular saltillense y aparte pueden entrar féminas, estas últimas han cambiado la forma de operar. A la cantina tradicional yo le he llamado el “Tenampa Saltillense” ah y la música no falta, es lo mejor. De lunes a sábado tocan desde “Rosita Alvires” hasta un reguetón de J.Balvin. “El Chachos” debe ser un punto de encuentro entre los paraderos, los que inician y los que siguen en el camino.

El segundo establecimiento emergió al norte de la ciudad: “La Regional”, a la cual también pronto le dedicaré una página completa pero que debe ser diga de mención. Primero y más importante, ahí se reúnen los seguidores de Tigres a ver los  juegos de fútbol del equipo de la década. La atención y el servicio son inmejorables, la cerveza fría y el clamato justo vienen acompañados de un amplio repertorio de tequilas, brandys, rones y mezcales, el mejor para mi gusto, “Satanás” . En “La Regional” se sirve una carne seca y un caldo tlalpeño que resucita al crudo errante. Estos lugares son los que frecuento gracias al trato, la amabilidad, pero sobre todo la comida que para mi humilde opinión, es lo primordial que deben imperar un templos del beber como éstos. Los tacos del “Chachos” y la carne seca de “La Regional”, son algunos de los motivos por los que se debe brindar en esta ciudad, que parece empecinada a recorrer la línea hipster y la chistera snob. Venga Saltillo, ha recordar tus raíces en estas cantinas y salud que si los veo por ahí, la siguiente ronda la pago yo.