Los románticos hombres que le han cantado por cuatro décadas a Saltillo

 

Francisco Sandoval, Javier Pérez y Sergio Chávez forman en Trío Imperial, uno de los más reconocidos y queridos en la ciudad

Saltillo es romántico, los saltillenses están enamorados. A lo largo de la historia de esta ciudad –que recién cumple 442 años de haber sido fundada- se han contado muchos relatos de amor y desamor, pero también los habitantes de la capital coahuilense han hecho valer aquella frase del dominio popular que dice “de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco”.

Hace más de cuatro décadas, unos jóvenes saltillenses del sur de la ciudad formaron uno de los tríos musicales con mayor tradición: el Trio Imperial de Saltillo. Agrupación musical que no solamente le ha cantado al amor, sino que entre sus más de 260 canciones también se encuentran algunas que hablan de lugares emblemáticos de Saltillo.

Fue en los años 70 cuando un grupo de inquietos adolescentes fueron ‘reclutados’ por el maestro Jesús Muñiz Anguiano, para formar parte de uno de los Centros Recreativos Culturales, impulsados por el Gobierno Municipal de aquella época. En estos centros se impartían clases de cocina, teatro, manualidades y música, todo con la intención de alejar a los jóvenes de las garras del pandillerismo.

Del Centro Recreativo y Cultural de la colonia Landín, al sur de Saltillo, surgió una rondalla, que se puso al tú por tú contra las grandes rondallas de la época como la del Grupo Industrial Saltillo, la de la Narro y del Tec Saltillo, en un concurso en la Feria, saliendo vencedores los pupilos del maestro Jesús Muñiz.

Luego de la exitosa presentación de la rondalla, y tras haberse desintegrado el Trio Landín, compuesto por Julio Salas, Javier Ávila y Francisco Ruvalcaba, el maestro Muñiz propuso crear un nuevo trio musical, al más puro estilo de Los Panchos o los Dandys.

Del desaparecido trio de la Landín siguió Francisco Ruvalcaba, uniéndose a Santos Javier Pérez Estrada y Juan Francisco Sandoval, éste último de la colonia Ojo de Agua.

Es así como nace, hace 43 años el Trio Imperial de Saltillo, que logró posicionarse en el gusto musical saltillense y con éxito grabaron cientos de canciones en al menos 25 producciones discográficas.

Como la mayoría de los tríos y mariachis de Saltillo, el Trio Imperial se dedicó a la ‘taloneada’, como le llaman los músicos al hecho de tomar una posición en la calle Allende, en donde cobraran la serenata ¡a 150 pesos!

Pero a aquellos enérgicos jóvenes que empezaban en el mundo de la música les llamaba más la atención la actividad en restaurantes, por eso, allá por el 1977 recibieron la oportunidad de estar por dos años en El Herradero, restaurante ubicado a un costado de la recientemente incendiada Casa Alameda.

Luego, los músicos de Landín y Ojo de Agua recorrieron muchos más restaurantes, entre ellos el Huizache, el Marisquero, la Majada, el Hotel Arizpe, el Tapanco, el Regio y El Principal del Centro, lugar en donde permanecieron por 18 años.

En 1991, Francisco Ruvalcaba, uno de los integrantes –el mayor de ellos-, decidió dejar las filas del Trío Imperial, y para continuar con el grupo, Francisco Sandoval y Javier Pérez invitaron a Sergio Chávez a unirse, quien permanece hasta la fecha.

Francisco Sandoval es el requinto y primera voz del trio; Javier Pérez es la segunda voz y armonía, mientras que Sergio Chávez toca el tololoche, armonía y es la terca voz.

El Trío Imperial es en la actualidad el trío más antiguo de Saltillo, se han presentado en Monterrey, Nuevo León; San Miguel de Allende, Guanajuato; Dolores, Hidalgo, y varios municipios de Coahuila. También han estado en Austin, Texas, lugar en el que engalanaron hace algunos años los festejos de las ciudades hermanas.

TESTIGOS DEL AMOR Y ¡LAS OCURRENCIAS!

Muchas anécdotas pueden contar los integrantes del Trío Imperial, pero sin duda las que más recuerdan con cariño son todas aquellas ocasiones en las que fueron testigos de cómo iniciaba el andar alguna pareja de Saltillo, y que, años después, las han vuelto a ver ya convertidos en una familia con hijos.

-Los culpables son ustedes-, asestó quien esto escribe durante la entrevista.

“Sí, y hasta la fecha lo hemos hecho bien, porque hemos contribuido a que muchas parejas se casaran”, señala Javier.

“Aunque luego dicen las esposas que ya ‘nomás’ se casaron y no les llevaron serenata”, bromea Francisco.

Javier Pérez también se aventuró a escribirle al amor, y tiene en su haber alrededor de 15 melodías que el propio trio interpreta. Y aunque –dicen- que ahora podrían tacharlos de cursis, antes eso se valoraba y se les consideraba románticos.

“Pero ahora la gente utiliza otro tipo de palabras (en las canciones), más pesadas”, dice Javier.

Entre las ocurrencias de los saltillenses están aquellas de llevarle serenata a las amantes, pero, para no echar malas, uno de los contratantes en una ocasión les pidió que si salía el esposo de la susodicha se voltearan a la casa de enfrente, para no levantar sospechas.

También recuerdan con mucha gracia la ocasión en la que una señora contrató los servicios del trío para dar tres serenatas: la primera a su hijo, con la canción de la bikina, pero interpretada como “el vikingo”; la segunda serenata era para una bomba de gasolina, y la tercera –aunque usted no lo crea- para una marrana en un corral.

“La señora iba a pagar, pues nosotros tocamos”, dice Francisco, quien suelta una carcajada luego de contar la pintoresca anécdota.

Los cantantes del amor también le han cantado a Saltillo, entre las melodías que tienen se encuentran dos corridos, uno de Cipriano Pérez y el más reciente de Oziel Montañez –compartido por EL HERALDO con motivo de la celebración del 442 aniversario de Saltillo-.

Asimismo han grabado canciones de Abel Hernández, en las que le canta al Cerro del Pueblo, a la Alameda y al Templo del Sagrado Corazón, por mencionar algunas.

Aquellos tres adolescentes del Saltillo de los 70’s, convertidos ahora en unos músicos consagrados siguen rasgando las cuerdas de sus guitarras y entonando con sus voces las melodías románticas que hicieron historia, como Sabor a mí, Reloj y Novia Mía.

“Saltillo sigue enamorado, es el Saltillo enamorado de aquellos años”, dice Javier.

“Como lo han dicho muchos, mientras mi voz no empiece a flaquear yo seguiré en esto, porque no sé hacer otra cosa hermano, siempre ha sido mi vida la música, y afortunadamente hemos convivido muchísimos años y nos conservamos unidos”, agrega.

Los tres hombres, vestidos de guayabera lila se ponen de pie, toman su guitarra y suenan los arpegios y requintos. “Reloj, no marques las horas, porque voy a enloquecer, ella se irá para siempre, cuando amanezca otra vez…”. (JOSÉ TORRES)

¿DÓNDE CONTRATARLOS?

El Trio Imperial está disponible para serenatas y eventos sociales en el número telefónico 844 567 5587.

Acerca del autor
Reportero Multimedia. Periodista de barrio y contador de historias apasionantes. Premio Nacional de Comunicación “José Pagés Llergo” 2017. Premio Estatal de Periodismo 2015, 2016, 2017 y 2018
×
Reportero Multimedia. Periodista de barrio y contador de historias apasionantes. Premio Nacional de Comunicación “José Pagés Llergo” 2017. Premio Estatal de Periodismo 2015, 2016, 2017 y 2018