DE BUENA FUENTE

0
212

El periodista coahuilense, Arturo Rodríguez, se paró este lunes en Palacio Nacional, durante la entrevista mañanera, y le dio una lección de libertad de expresión de santo y Dios Padre al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Todo inicio cuando el reportero de la revista Proceso pregunto a López Obrador acerca de la vinculación del empresario Ricardo Salinas Pliego, dueño de Elektra, en el caso de Fertinal.

Andrés Manuel, amigo personal del también propietario de TV Azteca, de inmediato aclaró la inexistencia de alguna denuncia en contra de Ricardo, y por lo tanto no se le investiga.

Ya encarrilado, AMLO reiteró su postura de no mirar al pasado, ni comenzar persecuciones políticas, y mucho menos anclarse en acusaciones políticas, pero criticó a algunos medios de comunicación que guardaron sospechoso silencio en el pasado reciente.

“La revista Proceso por ejemplo no se portó bien con nosotros, no es reproche, pero todos los buenos periodistas han apostado por las transformaciones,  tomaron postura, no fueron neutrales”, deslizó.

Arturo Rodríguez le cerró el paso a la denostación presidencial  y apercibió al titular del Ejecutivo que la prensa no está para portarse bien, sino para cuestionar

La discusión continuó hasta que el mandatario nacional no tuvo más argumentos, y  dio por concluida la mañanera, tras comentar que la revista Proceso ya no es la misma sin Julio Scherer, y por eso la lee muy poco.

El periodista coahuilteco, es autor del libro El regreso autoritario del PRI.

Por cierto Arturo goza de la amistad de reconocidos periodistas saltillenses como Juan Andrés Martínez, Leopoldo Ramos, Jorge Arturo Estrada y José Guadalupe Robledo.

 

Todo yo…

Es evidente que el dirigente estatal del PRI, Rigo Fuentes, tiene que abandonar el cargo, pues ya da lástima su actuación al frente del organismo político.

Y no es tanto por la falta de respeto que le tiene la militancia, que de inútil no lo baja, sino porque a leguas se observa que Rigo ya no sabe qué hacer, ni tiene el talento suficiente para ocultar su falta de capacidad.

Rigo ahora es acusado de inflar el padrón tricolor para sumar votos en el proceso de selección del próximo líder nacional del PRI, en favor de Alejandro Moreno.

Y eso que aún no se sabe que también hizo firmar a los consejeros políticos en favor de Alito mucho antes de la emisión de la convocatoria.

Rigo es amor…

 

La pregunta de hoy:

¿Será verdad que el Senador Armando Guadiana Tijerina, habló con el Fiscal General de la República, para pedirle desactivar las dos investigaciones federales en su contra?

Ambas se encuentran radicadas en un juzgado de Jalisco, y son por algo parecido a lo que acusan a Juan Collado.