ÍNDICE

0
290

Ha trascendido que los artificios de emisarios del pasado para desplazar a Eduardo Olmos Castro en la organización de la visita de Alejandro Moreno Cárdenas en los últimos días de junio a Saltillo, escalaron las tensiones a los más altos niveles.

En los días previos al par de eventos que Moreno tuvo en Coahuila, Olmos –que sabe de formas– con tacto y firmeza reclamó respeto y espacio para el jefe político en la entidad, algunos ajustes se hicieron entonces pero al final de cuentas aquéllos hicieron de las suyas, al grado de que las crónicas de la visita se volcaron en elogios a la organización de Álvaro y Carlos Moreira.

No es casual dicen, que en la semana inmediata se hayan desempolvado expedientes de algunos sonados casos.

Denuncias que desde el año anterior presentó la Auditoría Superior del Estado por los casos de las empresas fantasma, la contratación ilegal de deuda, y el FICREA, encontraron de repente espacio en los medios casi un año después de que llegaron a la Fiscalía, y aún muchos más de que ocurrieron los hechos, eso sí no tantos como para que prescriban.

En la misma sucesión de eventos, se vinculó a proceso penal a dos jueces y tres secretarios implicados en el despojo a miles de derechohabientes del Infonavit, y hasta se concretó la jubilación del Magistrado Jesús Sotomayor Garza.

Todos estos casos –sí, todos– están vinculados con escándalos que salpican a importantes personajes del sexenio anterior.

En la agenda mediática han mantenido vigencia algunos temas, marcadamente el del FICREA. Habrá que leerlo con cuidado, pues son variados los intereses que le pueden estar dando oxígeno.

Así las cosas, con estos nuevos escarceos no falta quien se frote las manos esperando un desenlace dramático y un rompimiento, que sin embargo es difícil se presente.

Es un golpe en la mesa, pero no para romper, nada más para equilibrar el juego.

Miguel Ángel Riquelme, no se queda cruzado de brazos pero tampoco le va a ganar la víscera, su talante es otro. Eso sí, se equivocan los que confundan cautela y tacto con tibieza y debilidad.

El mensaje ya debe haber quedado en claro a quienes fue dirigido, ahora queda en los actores locales entenderlo y asumirlo. Aquéllos que tengan aspiraciones, que anden buscando espacios y candidaturas, no se confundan, el mando político está frente a Catedral, en Saltillo. Encomendarse a San Alberto o San Lázaro nada más los va a enredar.

 

QUE SE ACORTEN los tiempos del proceso electoral, y que en lugar de noviembre de este año sea hasta enero del próximo cuando arranque formalmente, no desalienta a los calefactos que pese a los complicados escenarios andan suspirando por las candidaturas a las diputaciones locales.

Abundan los casos, sobre todo en las redes sociales, convertidas hoy en un método barato de posicionamiento, y otros más recurren incluso a espacios patrocinados en la radio local.

Muy activo por ejemplo anda Álvaro Moreira, que no desaprovecha ni las efemérides para postear en las diferentes plataformas, eso sí ya con plantillas prediseñadas y hasta su propio logotipo.

Interesante resulta que también quien pudiera competirle a Álvaro en el mismo distrito, desde luego con otro partido, Rubén Humberto Moreira Guerrero, haya incrementado su visibilidad pública, incluso más allá de las redes sociales.

Desde hace un par de semanas en los cortes comerciales de una estación de radio en Saltillo se incluye un resumen de noticias patrocinado por el restaurant propiedad del dirigente partidista, y se remata con alguna declaración suya, pero lo identifican siempre, y exclusivamente, como «Moreira Guerrero». Está construyendo su marca.

En redes se ha visto también muy activo un grupo ciudadano que se identifica como «Impulso», que en diferentes círculos se afirma es una plataforma de posicionamiento del Comisionado de Seguridad Pública en Saltillo, Federico Fernández, para sus aspiraciones políticas, aunque la agrupación tiene también actividades en otros municipios de la región.

Estos son únicamente tres ejemplos, pero abundan, y en todo el estado y con todos los partidos.

 

NO SE ESPECIFICARON los acuerdos a que llegaron el gobernador Riquelme y Marcelo Erbrard, Secretario de Relaciones Exteriores, en la reunión que tuvieron esta semana, pero son en todo caso las estrategias para hacer frente a lo que pueda presentarse con el fenómeno migratorio.

No se ha designado aún al nuevo delegado del Instituto de Migración, pero ya anduvo por la entidad esta semana un funcionario de esa dependencia enviado de México, quien de entrada ve con las autoridades estatales alternativas para ampliar la capacidad de los albergues en ciudades fronterizas.

Habrá que estar atentos al tema.