A LA BÁSCULA

0
156

El caso Baja California 

Una vez despejado un poco el ambiente luego de las polvaredas levantadas por la renuncia de Carlos Urzúa como secretario de Hacienda, y la detención del abogado Juan Collado, los reflectores han dado un viraje del centro al norte del país, concretamente a Baja California donde se pretende imponer un atropello donde el Congreso local, según escribió en su cuenta de Twitter Cuauhtémoc Cárdenas, “ha decidido vulnerar (el) orden republicano y democrático. Ofende la inteligencia, cae en la ilegalidad y pierde legitimidad al prolongar de 2 a 5 años el mandato del gobernador electo” (Jaime Bonilla, Morena).

El Consejero del INE Ciro Murayama en un artículo publicado en La Jornada, titulado ‘Baja California: breve historia de un atropello’, nos da incluso un referente que resulta interesante. La entidad –‘donde empieza la patria’, dicen algunos- hace justamente 30 años, en 1989, se convirtió en el primer estado de nuestro país, donde un partido opositor al entonces aparentemente invencible PRI, alcanzó la gubernatura, con el panista Ernesto Ruffo Appel.

“Hoy Baja California es un contraejemplo de abuso contra el respeto al sufragio y a la legalidad. La decisión del Congreso local de ampliar el periodo de mandato del gobernador electo de dos a cinco años, con el aval de tres de los cinco ayuntamientos, debe ser corregida en el contexto del Estado de derecho”.

En Baja California, como ocurrió también en Puebla y Veracruz, se reformaron las constituciones locales con la finalidad de homologar las elecciones locales con las federales, de manera tal que quienes resultaron electos a las gubernaturas cubrirían un periodo de dos años, y en 2021 los habitantes de estos estados irían nuevamente a las urnas para elegir gobernador.

Sin embargo, el gobernador electo Jaime Bonilla impulsó en el Congreso local, una iniciativa para volver a reformar la Constitución, y poder alargar su mandato no por dos años, periodo para el que fue electo, sino por cinco años, para seguir en el cargo hasta el 2024. Ésta fue votada y aprobada por los diputados locales con 21 votos –uno de ellos nulo-, y avalada por tres de los cinco municipios que conforman la entidad.

Lo que encendió los focos rojos es el hecho de que, en el Congreso, Morena solamente tiene tres curules de las 25 existentes, y para aprobar la iniciativa de alargar de dos a cinco años el mandato de Bonilla, contaron con el voto de 11 legisladores del PAN, cinco del PRI y otro más de Movimiento Ciudadano.

Los dirigentes nacionales de los partidos PRI, PAN, PRD y MC anunciaron la conformación de un bloque opositor para promover una acción de inconstitucionalidad por la reforma aprobada esta misma semana, al tiempo que iniciarán procesos de expulsión y promoverán juicio político contra los 17 diputados que aprobaron la iniciativa promovida por Morena. Es decir, con solo tres curules, el partido del gobernador electo no habría podido por sí solo conseguir la aprobación.

El gobernador panista Kiko Vega, anunció en su cuenta de twitter que no va a publicar la reforma, “todos estamos comprometidos en atender la voluntad ciudadana expresada el 2 de julio, en la que se votó por una gubernatura de dos años”.

La consejera del INE, Pamela San Martín ha dicho que el Congreso de Baja California viola el Estado de Derecho, al aprobar la ampliación del mandato del gobernador electo, de dos a cinco años. “Es un verdadero escándalo, atenta contra todas las reglas que nos hemos dado con nuestra Constitución (…) Es anticonstitucional. Suprime decisiones jurisdiccionales y atenta contra la elección del 2 de junio, donde los electores votaron por un gobernador para dos años, no para cinco”.

El ex candidato del PRD a la gubernatura bajacaliforniana, el lagunero Jaime Martínez Veloz fue más allá todavía, al escribir en su cuenta de Twitter: “Un millón de dólares por diputado, para ampliar (el) periodo de gobierno de 2 a 5 años, denuncia (el) presidente del Congreso de BC, que sucumbe ante atractiva y corrupta oferta, y termina votando en favor de la ampliación del periodo gubernamental.

El periodista coahuilense Arturo Rodríguez escribió: “Jaime Bonilla está de plácemes pues, luego de una primera negativa del congreso local, ahora (el) gobernador electo, consiguió que la bancada panista en el congreso local aprobara la ampliación del período, lo que ha desatado las críticas de consejeros electorales nacionales, actores políticos de oposición, e inclusive, en las filas de Morena o en excesos como el de Cuauhtémoc Cárdenas, que ve en lo ocurrido el preámbulo de acciones similares en todo el país”.

Y sí, luego hay quienes ven burro y se les antoja viaje. No se puede sentar un precedente como este porque como dijo el hijo del Tata, podría ser ‘el preámbulo de acciones similares en todo el país’.

 

[email protected]

 

@JulianParraIba

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.