CAFÉ POLÍTICO

0
192

NATALIA VIRGIL ORONA

En 1997 cuando Jorge Zermeño fue alcalde por primera vez de Torreón (1996-1999), el titular de la DSPM −policía municipal− era el “Colorado” Javier Gutiérrez Pesquera, hombre bueno de Lerdo que hizo destacado papel al frente de la corporación. En aquel entonces Zermeño tenía como Contralora municipal a Natalia Virgil Orona, que ya desde aquel tiempo –hace 23 años−, no andaba buscando quien se la debiera, sino quien se la pagara. Y parece que hasta ahora, Natalia continúa con machete en mano, máxime y en virtud por no haber logrado ser diputada local y tampoco gerente general del Simas en la actual administración paneque. Cabe destacar que Natalia se quiso escabechar al “Colorado” (qepd) porque este, en el marco de sus facultades como Director General de Policía y Tránsito, expidió permisos para circular sin placas. El asunto es que a uno de los permisos le pusieron el folio 20 mil y tantos, ya que Javier era muy desorganizado en cuestiones administrativas. Y de ahí se agarró la aciaga y funesta Natalia.

JAVIER GUTIÉRREZ “EL COLORADO”

Lo anterior sirvió para que Virgil Orona la agarrara contra Javier a morir, a quien trajo atosigado por algunos meses. Le hizo la vida de cuadritos ya que llevó inspectores y personal de la Contraloría a checar las oficinas de Gutiérrez Pesquera, por lo que el jefe policiaco ya no aguantó más y fue en busca de apoyo del alcalde JZI. Huelga decir que Javier y Jorge eran grandes amigos. Gutiérrez Pesquera con suma regularidad acudía a la casa de Zermeño a prepararle y servirle el desayuno. Por ello no dudó en comentarle la dificultad y apuro en que se había metido, y de la fuerte persecución y caza de Natalia. Y vaya que el alcalde batalló para que esta rijosa y pendenciera mujer le hiciera caso. Ya solos Natalia y Javier, éste la corrió de su oficina ubicada entonces en la esquina de Colón y Revolución.

COMO AL CORDERO PASCUAL

Viene esto a manera de prefacio ya que ahora Natalia va a agarrar de su puerquito a Antonio Loera López (a) “Atila”. Es decir, el turno ahora le toca a Loera que va a tener que sufrir los embates de esta mujer que ya trae como encargo darle gas, flit, cran a este corrompido personaje que no acaba de correr Zermeño. ¿Será por las fuertes ligas que ha hecho Toño con quien verdaderamente está detrás de todo al seno de la administración municipal? Digo, me refiero a Alfonso Zermeño González. Ahora bien, Natalia con lupa ha venido checando las nóminas de direcciones y departamentos en donde Loera ha metido su mano pachona al haber acomodado a docenas de familiares y cuatachos que cobran como aviadores, como auténticos aguiluchos. Incluso, Natalia ya dio de baja a varios de ellos quitándole de esta forma fuerza y poder a Loera que ya siente que sus días están contados. De ahí que le hayan enviado a Natalia para que esta lo ponga en la picota del escarnio popular, mientras que Jorge Zermeño se lava las manos como Poncho Pilatos. Vamos, toda vez que Loera sabe demasiado, sabe mucho de enjuagues, pactos, conjuras y complicidades, que mejor que vaya Natalia con la espada desenvainada y le corte la cabeza como al Cordero Pascual.

BORREGO… COMO LA ESPUMA

El que va a echar la casa por la ventana es el diputado federal Javier Borrego Adame. Sucede que este legislador moreno está invitando a todo mundo al Congreso Constituyente de lo que será la Federación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México Región Laguna. Es que Javier será el presidente del Comité Ejecutivo por lo que agarrará más músculo político, además de su estrecha cercanía con Mario Delgado, coordinador parlamentario de la diputación de Morena de la Cámara de Diputados. Ahora bien, si Mario va a sustituir a Yeidckol Polevnsky como dirigente nacional, los bonos de Borrego subirían como la espuma. Incluso, se podría decir que sería la carta más fuerte de su partido para la alcaldía de Torreón, muy por encima del converso Luis Fernando Salazar, a quien no se le ha visto por ningún lado. Y si usted me pregunta dónde va a ser el ritual y besamanos, yo le contesto: será el sábado 13 de julio a las 12 horas en las instalaciones de la Expo Feria de Gómez Palacio y contará con la asistencia del senador Pedro Haces Barba, secretario general del CEN de la CATEM.

RICARDO EL NEGOCIADOR

Al recién estrenado Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, le tocó bailar con la más fea ya que como segundo de a bordo del titular de esa cartera Alfonso Durazo –que anda en silla de ruedas por haber sido operado de una rodilla−, le tocó negociar con miles de inconformes de la Policía Federal (PF) que bajo protestas y manifestaciones han convertido un tema eminentemente laboral, en un tema político. Dado que Mejía Berdeja tiene tablas en estos menesteres (y vaya que es bueno para las negociaciones), a los protestantes les dio la opción de pertenecer a la Guardia Nacional y que nadie será despedido ya que existen otras opciones para que presten sus servicios. Ahora bien, los protestantes podrían pasar a Migración, Fiscalía General, Aduanas o al sistema penitenciario, por lo que las cosas parecieron apaciguarse hasta hoy. Toda vez que Ricardo maneja muy buena mano izquierda, no dudamos que en los próximos días se llegue a un arreglo. Sin embargo, los inconformes lo que exigen es indemnización y una gran parte ya no quiere seguir en el sistema de seguridad. Huelga destacar que la mesa de negociación que preside Mejía está integrada por comandantes de divisiones y diez federales representantes de la corporación. Por cierto, el que ya se integró al equipo de Mejía Berdeja es Víctor Ortíz que por el momento la viene haciendo de su valet y mozo de espadas, muy cerca de su nuevo jefe. Vale recordar que Víctor salió del Registro Público de la Propiedad de Torreón hace poco más de un año y no fue invitado a ocupar un cargo en el Gobierno del Estado. Así las cosas pues.