CAFÉ POLÍTICO  

0
380

 

“AVE DE LAS TEMPESTADES”

A su paso por Gómez Palacio como todo un “Ave de las Tempestades” el presidente de México Andrés Manuel López Obrador, dejó 1 millón 400 mil “damnificados”. Mire usted, bastó menos de 1 minuto para cancelar el Metrobús que corresponde a Lerdo y Gómez Palacio. Esta brutal e insensata determinación del jefe del Ejecutivo, viene a ser una mancha más al Dálmata ya que envió un claro mensaje de que la Cuarta Transformación se opone a la vanguardia y modernidad de las Zonas Metropolitanas ya que de haberse autorizado el Metrobús Lerdo-Gómez Palacio-Torreón- Matamoros (completo), la región lagunera subiría 11 niveles en el ranking de competitividad en el país. Y ella sería detonante de nuevas inversiones y empleos.

 

UN METROBÚS A LA MITAD… CHALE

La cancelación de esta obra es preocupante ya que no se puede concebir un Metrobus a la mitad; solo en Coahuila y no en Durango. Lo que contraviene la esencia misma de cualquier zona conurbada. Para ello ha sido bueno López Obrador. Es decir, para cancelar obras puestas ya en marcha o que van a iniciar. Solo con recordar la cancelación del NAIM de Texcoco, a millones de mexicanos se les revuelve el estómago. Cabe destacar que la cancelación de marras representa una pérdida de más de 1 mil millones de pesos, que se irán a la basura. Carajo, como si México estuviera nadando en millones y millones de pesos, si acaban de canelar 300 Unidades Médicas Urbanas del Seguro Social. De ellas 9 en Coahuila.

 

ANILLO AL DEDO

Ahora bien, cobra vigencia el dicho que reza: “No se vale llorar como mujer, lo que no supiste defender como hombre”. Y esto le queda como anillo al dedo al gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres “El Güero”. Tanto éste personaje como su antecesor Jorge Herrera Caldera nadaron de muertito y se hicieron los “occisos”, al no mover ni un solo dedo para iniciar el Metrobús en La Laguna de su estado. Y de manera deliberada no iniciaron el Metrobús para no  enfrentarse –desde hace 4 años– al influyente, voraz e insaciable “pulpo camionero” que capitanea el cacique cetemista y exgobernador José Ramírez Gamero, que dicho sea de paso, ha conformado una mafia de poder que se opone a la vanguardia de movilidad urbana en perjuicio de duranguenses que tienen que soportar la tibieza y mansedumbre de su gobernador ante los intereses de un grupo avieso de transportistas. Por cierto, eso de preguntarle al “pueblo sabio” que si quiere o no una obra, es un verdadero chasco, burla y picardía de un presidente que debe mostrarse –ante su pueblo y ante el mundo–, como un verdadero jefe de Estado. Vamos, la visita de AMLO a Gómez Palacio dejó agredida, maltratada y ofendida a toda una región que como Zona Metropolitana (que debe ser indivisible), el presidente le dio la puntilla, mate y descabelle.

 

POCOS DEFENSORES

Por cierto, de los poquísimos o el único que salió en defensa de AMLO fue el diputado federal moreno Javier Borrego Adame. Este legislador señaló que es más necesario y conveniente que a la gente se le lleve agua para beber, que levantar un Metrobus que una a 4 ciudades. Cabe destacar que Javier no se opone –de manera categórica– al Metrobús. Lo que él desea es que los transportistas sean tomados en cuenta para delinear acciones y estrategias ya que considera que estudios levantados, no favorecen con ganancias mínimas a los camioneros, sino todo lo contrario. “Jorge Zermeño es un doble cara ya que desde que inició su primer período como alcalde de Torreón, se opuso al Metrobús. Con suma regularidad se manifestó en su contra. Hoy dice que está mal la cancelación porque se hizo en un estado en donde gobierna el PAN”, señaló Borrego.

 

EL “GÜERO” ROSAS

Los detractores del “Güero” Rosas Aispuro señalan que éste cometió un error grave al señalar –textualmente– en el acto de agravio: “Señor presidente, en la Laguna es necesario construir proyectos como el que aquí se ha comentado, el Metrobus. Yo quiero decirle a la gente de La Laguna que aquí no hemos hecho exactamente nada, No hemos aplicado un solo centavo. Los invito a que con el apoyo del señor presidente, que está apoyando este proyecto vial, si la gente de La Laguna lo quiere, lo vamos a hacer, y si ustedes no lo quieren, no lo haremos”, dijo ufano. Esto bastó para que AMLO le tomara la palabra y sometiera a votación le hechura o no del Metrobus. En cuanto a las rechiflas y mentadas de madre, López Obrador debe entender que él es único mexicano que detenta la investidura presidencial. Que cualquier evento público en donde se deshonra y desprestigia la persona de los gobernantes de oposición, en esa misma medida o más, se demerita la figura presidencial.  De veras, cada día vamos como los cangrejos con este nuevo gobierno de la república. ¿Quo usque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

 

NO COMERÁ TAMALES

Todo un éxito fue el evento de inauguración del nuevo Centro de Convenciones de Torreón (CCT). Esta magna obra que costó 400 millones de pesos, congregó a la crema y nata del empresariado y de la política local. El discurso del gobernador Miguel Ángel Riquelme fue trazado y aplaudido por todos los presentes, sin tomar en cuenta filiaciones partidistas. El único prieto en el arroz fue que el aún alcalde de Francisco I. Madero (Chávez) Jonathan Ávalos, se coló al presidium sin haber sido invitado. Todo mundo se preguntó que qué hacía ahí, y para evitar que se manchara el acto de inauguración, optaron por dejarlo ahí en segunda fila, atrás y a un lado de Don Miguel. “Cabildazo”,  “cabildazo”, “cabildazo” se rumoró en todo el CCT ya que dicen que el polémico Jonathan no comerá tamales. Digo, a costa del erario municipal. Estaremos pendientes.