El Obispo pide al Gobierno Federal intervenir AHMSA

Como si fueran pocos y pequeños los problemas en los que está envuelta la empresa Altos Hornos de México en Monclova, el Obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López tuvo la tarde de éste jueves la ocurrencia de intervenir en este caso, mandando un comunicado en el que sugiere al sindicato de trabajadores de la empresa pedir al presidente López Obrador que nombre un interventor-administrador para que se haga cargo de la operación de AHMSA.

El texto del documento difundido por la Diócesis señala:

“A las hermanas y hermanos pobladores de Monclova y de su zona conurbada. A quienes se preocupan por las condiciones laborales de los trabajadores siderúrgicos.

Ante la delicada situación que se ha suscitado en estos últimos días en la región centro de Coahuila, con motivo del congelamiento de las cuentas de AHMSA, y de las acusaciones y la consecuente detención en España de su Presidente, el licenciado Alonso Ancira Elizondo, como Pastor de la Diócesis de Saltillo, me siento obligado a decir una palabra.

AHMSA es la fuente de trabajo más importante que tenemos en la zona centro-norte de Coahuila, y lo que ocurre en este momento se tiene que atender cuanto antes. El Sindicato de los Trabajadores con la Junta de Conciliación y Arbitraje, deben pedir al Presidente de la República el nombramiento de un interventor-administrador que garantice el funcionamiento normal de la empresa para que no se vea afectada la situación laboral y legal de quienes tienen ahí su fuente de trabajo, mientras se resuelva el proceso jurídico que se ha iniciado. Con ello también se garantizaría la seguridad de trabajos y salarios de proveedores y clientes. En esta petición deben incluir a las Secretarías del Trabajo y de Economía para que avalen el desarrollo integral de la empresa.

En la cadena de investigación de este caso están comprometidos públicamente, la Apoderada Legal de Pemex, el Consejero Jurídico de la Presidencia de la República, el Titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y el Fiscal General de la República. El nivel de estas dependencias del Gobierno Federal implica que no pondrán en riesgo la seguridad de las 50 mil familias que hoy en día tienen relación con AMHSA. Esta acción está relacionada con investigaciones de índole internacional conocidas como el caso Odebrecht, en el que la función pública y la iniciativa privada de una decena de países a través de ilegalidades, sobornos y corrupciones, han dañado estructuras políticas y económicas.

Desde nuestra fe tenemos en el Evangelio criterios muy serios para comprender nuestra vida personal y social en todos los aspectos que nos afectan. El Espíritu Santo que ha inspirado a los autores de los textos bíblicos en el Antiguo y en el Nuevo Testamento, acompaña la vida de la Iglesia de múltiples maneras. Las y los cristianos guiados por este mismo Espíritu, tenemos el don de sabiduría que nos ayuda a entender lo que favorece o lo que perjudica al proyecto de Dios, y el don de Consejo, que es con el que podemos discernir entre lo verdadero y lo falso. Estamos ante un dilema grave en el que va de por medio, la seguridad y el trabajo para la vida de muchas personas. No nos podemos dejar confundir. Lo que tenemos que pedirle a Dios es aquello que nos beneficia a todas y todos: Que las personas que estén al frente de la empresa y en cada una de sus áreas, se manejen con principios de justicia, honestidad y legalidad.

Todos los departamentos de AHMSA tienen un nicho para la Virgen de Guadalupe. Ella nos recuerda la importancia de que todas las áreas de producción deben articularse dentro de un proceso que lleve a la empresa a prestar al país los servicios para los que fue creada. La armonía y fraternidad entre las y los trabajadores de esta empresa crecen cuando nos ponemos bajo la custodia de nuestra Madre Santísima. Esa protección de María de Guadalupe propicia que toda la región, todo Coahuila y todo México, viva en paz con verdadero progreso y desarrollo para todas y todos, sin distinción. En estos momentos difíciles por los que estamos pasando, debemos recordar sus palabras a Juan Diego: “Oye y ten entendido, hijo mío, no se turbe tu corazón. ¿No estoy yo aquí que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester? No te apene ni te inquiete cosa alguna”.

Con mi solidaridad y la confianza de que esta acción de la justicia será de beneficio para nuestro país, les doy mi bendición.

Saltillo, Coahuila, México a 30 de mayo del 2019

Raúl Vera López, O.P. Obispo de Saltillo (EL HERALDO)

El Heraldo de Saltillo

El periódico con mayor tradición en Saltillo.

Share