EL PEZ TORPEDO

0
179

Conozco hermanos genios y hoy me referiré a Javier y Gilberto Prado Galán, laguneros reconocidos más allá de nuestro país, por su capacidad intelectual en el terreno de la filosofía y las letras. Ambos aparecen en enciclopedias digitales populares, tienen galardones importantes y una destacada trayectoria profesional.

Tengo la fortuna de ser amiga de Gilberto, quien recientemente me hizo el favor de obsequiarme el libro El Pez Torpedo Ética aplicada, (Editorial Colofón Arteletra, México, 2018) autoría de su hermano Javier. Es un libro de profundo análisis, y con una visión minuciosa sobre diversas aristas de la ética. Confieso que tardé en acercarme al texto, porque es un tema al que pocas veces acceso. Sólo he leído algunos de Fernando Savater, a quien, por cierto, Javier Prado estudia en uno de sus libros.

Tardé en leer el texto, culpando a Gilberto por enaltecer mi intelecto y creer que me sería un tema familiar. Incluso, pensé hacer algo a lo que no he tenido necesidad de recurrir: que me hicieran la tarea. Es decir, pedirle a algún amigo intelectual que me diera su opinión de dicho libro. No caería en lo que he criticado siempre, tener un fantasma que escriba por mí: no rotundo.

Tomé el libro sin temor y me sorprendió gratamente. El autor examina la ética desde ocho vertientes en cada capítulo: Ética ambiental; Ética del amor y la sexualidad; Ética científica; Ética empresarial; Ética política; Ética profesional; Ética de los medios de comunicación y Ética de la vida.

Me llamó la atención su postura en el tema ambiental, de la página 18 cito: “La naturaleza se ha vuelto sumamente vulnerable, señala Hans Jonas. El futuro se ve amenazado por nubarrones de irresponsabilidad. La técnica transforma al mundo, pero descuida los efectos secundarios. El futuro es sorprendente, pero a costa del futuro de nuestra especie.”

Disculpas a Javier, porque me quedo corta para expresar su grandeza, a quien se considera un intelectual consagrado al pensamiento filosófico. A Gilberto, el multipremiado señor de las letras, agradezco acercarme a la obra de su hermano.

[email protected]