CAPITALES

0
92

FRANCISCO TREVIÑO AGUIRRE

LECCIONES DE PETROBRAS PARA EL RESCATE DE PEMEX (PRIMERA PARTE)

Todos hemos leído los titulares: Petrobras, la compañía petrolera estatal de Brasil, se ha convertido en los últimos años en sinónimo de corrupción, el epicentro del llamado escándalo de “auto lavado” donde al menos, $ 5 mil millones de dólares fueron robados de sus arcas. Entonces, ¿cómo Brasil superó recientemente a Venezuela y México para convertirse en el principal productor de petróleo crudo de América Latina y el décimo más grande del mundo? La respuesta se encuentra en acciones favorables de la compañía desde fines de la década de 1990, las luchas recientes de los colegas regionales de Petrobras, un dramático cambio de dirección en el último año, y probablemente un poco de suerte. El resultado final: parece que el Partido de los Trabajadores no destruyó completamente la empresa.

La historia volátil de Petrobras se remonta a 1953, cuando la compañía fue fundada por el entonces presidente brasileño, Getúlio Vargas. Esto sucedió mucho después de que se crearon las empresas petroleras estatales en Argentina, Bolivia y México, y durante un auge posterior a la Segunda Guerra Mundial que registró un aumento significativo en la demanda mundial de petróleo. Durante las siguientes cuatro décadas, la constitución brasileña prohibió a las compañías petroleras extranjeras operar en el país, creando un monopolio.

En 1997, el entonces Presidente Fernando Henrique Cardoso logró ganar suficientes votos en el Congreso para cambiar esto. En ese momento, Brasil producía 1 millón de barriles de petróleo por día, en comparación con los 3 millones de México y los 3.5 millones de Venezuela, y todavía necesitaba importar petróleo para satisfacer la demanda doméstica.

Cardoso argumentó que la apertura del sector no solo haría que Brasil fuera autosuficiente en energía, sino que, con el tiempo, transformaría al país en una potencia energética. El plan de Cardoso funcionó. El capital extranjero se incrementó de manera importante, la inversión en exploración aumentó y las compañías petroleras multinacionales se expandieron utilizando la tecnología y conocimientos necesarios para localizar y extraer reservas submarinas difíciles.

En 2006, bajo la administración de Lula da Silva, Petrobras y sus nuevos socios BG y Galp Energía, anunciaron el descubrimiento de un importante yacimiento (¿le suena familiar esta historia?) en aguas profundas debajo de una capa de sal en el fondo del Océano Atlántico. Fue el mayor hallazgo de petróleo en el hemisferio occidental en muchas décadas. Se estimó que este hallazgo podría contener hasta 50 mil millones de barriles. Al anunciar el descubrimiento en aguas profundas, Lula declaró: «Dios es brasileño», lo que refleja la euforia de una década de abundancia para Brasil. Todavía faltaban muchos años para que se extrajera el petróleo, pero los líderes de Brasil comenzaron inmediatamente a hacer planes sobre qué hacer con el efectivo. La presidenta de Petrobras, Dilma Rousseff, quien luego se convertiría en presidenta de Brasil, declaró que las riquezas del subsal eran la clave para desarrollar programas educativos y sociales que sacarían a millones de la pobreza y conducirían a Brasil por un camino hacia la modernidad. En 2010, Petrobras lanzó una de las mayores emisiones de acciones en la historia, recaudando 70 mil millones de dólares para financiar la extracción del subsal.

Twitter: @pacotrevinoa
email: [email protected]