ÍNDICE

El escándalo en torno a la activista y ex diputada del PAN Rosi Orozco, quien fuera compañera de Legislatura de Rubén Moreira,  puede tomar un nuevo giro que alcance a salpicar a Coahuila.

Al conocerse que el gobierno federal le retiró a Orozco residencias que le habían sido entregadas en administraciones anteriores, con el argumento de que se utilizarían para resguardar a víctimas de trata, la diputada panista Adriana Dávila Fernández pidió retomar una investigación que realizó desde el Senado.

Dávila Fernández asegura que en aquélla investigación salió a relucir que Orozco, desde una organización civil, otorgaba certificaciones a gobiernos estatales, a los que reconocía su compromiso en contra de la trata de personas, y casualmente allegados a Orozco recibían contratos de esos gobiernos para obras y servicios.

En más de una ocasión la administración estatal anterior en Coahuila presumió las expresiones de Orozco que ponía a nuestra entidad como ejemplo internacional y modelo nacional en sus acciones contra la trata y la violencia a la mujer.

Y bueno, compras y contratos discrecionales, torciendo toda la regulación en materia de adquisiciones, fueron marca de la casa….

La ecuación no es muy difícil.

 

–o—

 

Con sobresaltos terminó una visita del aspirante a la dirigencia nacional del PRI, Doctor José Narro Robles, el martes en Monterrey.

Apenas había comenzado el paisano su discurso cuando un estruendo en el exterior del local en que estaban reunidos obligó a que lo resguardaran junto a sus acompañantes dentro de “El Rey del Cabrito”, y no se trató, como se temía, de un ataque de grupos delictivos, sino algo también muy serio para los efectos de la contienda priista, un enfrentamiento entre grupos del partido tricolor.

La visita de Narro en semanas anteriores a Saltillo fue más tersa, pero no extraordinaria. Cuentan algunos simpatizantes de las aspiraciones del destacado ex Secretario de Salud, y que acudieron por iniciativa propia,  que fue por demás evidente un trato cortés, pero frío y distante, del PRI local.

Cubrieron la forma, cumplieron con el expediente, pero no hay respaldo a esa candidatura.

No es sencillo el escenario para el jefe político de los priistas en Coahuila, el gobernador Miguel Ángel Riquelme, pues en la fórmula contra la que competiría Narro, es bastante probable que participe la ex primera dama Carolina Viggiano Austria, quien fue un artífice importante en la construcción del proyecto que le llevó a la gubernatura.

La historia es parecida a la que se presentó en 2002, cuando compitieron por la dirigencia nacional del PRI Roberto Madrazo Pintado, en formula con Elba Esther Gordillo, contra Beatriz Paredes Rangel, que llevaba como Secretario General a Javier Guerrero García.

Había muchos intereses jugando en aquélla ocasión, Javier Guerrero se retiró de la Secretaría de Finanzas para ir a esa contienda, era un funcionario importante, fuerte y bien visto; la contienda era contra Madrazo, que estaba buscando su plataforma para ser candidato a la Presidencia, a lo que el gobernador también aspiraba; pero además ¿quién se quería pelear con Elba Esther en ese entonces?

Como ingrediente adicional, la operación política en Coahuila estaba en manos de Raúl Sifuentes Guerrero, quien tenía relación directa con Madrazo y una rivalidad personal histórica con Javier.

Al final Paredes y Guerrero ganaron en Coahuila, pero a nivel nacional el triunfo fue para Madrazo y Elba Esther, que rompieron a los pocos meses.

No hay en lo local una relación estrecha ni mucho menos con el Doctor Narro, quien desde que era Rector de la UNAM precisaba que efectivamente nació en Saltillo pero que su desempeño profesional, social y político ha sido siempre en la Ciudad de México, sin embargo la renovación de este año en el PRI nacional tiene también gran trascendencia para el futuro político en Coahuila, a como se resuelva dependerá como se operen a futuro candidaturas al Congreso, alcaldías y gubernatura.

 

–o–

 

Si se leen entre líneas, los boletines del gobierno estatal dicen mucho.

Por ejemplo en los que se emitieron en relación con las actividades del gobernador el miércoles en Saltillo, fue evidente que cuidaron no destacar la participación de Jericó Abramo, a quien si le prestan los reflectores en otras regiones. Cortesía con el de casa.

Pero además ahí se pudo leer que en al menos uno de los eventos participó la regidora panista Tere Romo Castillón, aunque le cambiaron el nombre de pila. Y bueno, no es un secreto que Tere tiene aspiraciones futuras, por eso aprovecha toda oportunidad de dejarse ver en las colonias.

También se boletinó que personal de la Secretaría de Fiscalización participó en el proceso de entrega-recepción en el Instituto del Deporte. Un protocolo que reviste la mayor importancia, pero que por lo general se omite en los comunicados oficiales.

Si recordamos que Jorge Chapoy sale del Instituto del Deporte tras constantes señalamientos sobre malos manejos, imposible no pensar que hay algún mensaje en ese boletín.

Y por cierto, sigue en el aire la especulación si Chapoy salió porque ya no se toleraron sus excesos e ineficiencia, o si hay también un mensaje implícito para su férreo defensor, Alvaro Moreira, que de ser así, entonces que preparen también sus maletas funcionarios de algunas otras áreas que comparten el mismo padrino.