PAPELERÍA EN TRÁMITE

El presidente Andrés Manuel López Obrador, el gran filósofo de Macuspana, aseguró que no quiere convertirse en dictador y desea pasar a la historia por fortalecer la democracia. El chiste se cuenta solo y ahorita se lo explico, continúo con el mensaje del pastorcito López Obrador y reza así: «No voy a reelegirme, no voy a gobernar más tiempo, por principio, yo soy partidario del sufragio efectivo no reelección. No quiero convertirme en un dictador, ni siquiera en un cacique, quiero pasar a la historia como un gobernante que impulsó, fortaleció la democracia en México». Lo que usted no sabe es que los diputados de MORENA, que son mayoría en todas las cámaras, pretenden acabar con la democracia de los estados y de la República. Si así como lo lee usted, estos diputados que no han hecho nada por los coahuilenses ni los mexicanos pretenden acabar con la democracia y con los órganos autónomos que imparten la democracia en este estado y país. Después de que MORENA propuso reducir en un 50 por ciento el gasto ordinario de cada partido, ahora propone desaparecer los 32 Órganos Públicos Locales Electorales y que sea en el Instituto Nacional Electoral quien organice los procesos comiciales locales. Sergio Carlos Gutiérrez Luna, diputado por Morena, establece en su iniciativa reformar seis artículos de la Constitución: 40, 41, 99, 116, 122 y 134. Esto quiere decir que volvemos a los 70s y 80s donde desde el centro del país se decidía quién ganaba en cada estado. Es decir, el presidente ponía y quitaba. De esta manera el centralismo de López Obrador y el autoritarismo que quiere imponer se hace evidente. La propuesta plantea desaparecer los institutos electorales estatales con el argumento de que resultan muy caros y propone sustituirlos por una nueva estructura burocrática constituida en consejos locales; designada por los diputados de MORENA y el presidente.

Sabe usted que tenemos unos de los Institutos más trasparentes y mejores calificados del país, el IEC que comanda Gabriela de León, salió con un numero menor de observaciones hechas por la auditoria. Esto lo pone como uno de los órganos autónomos mas trasparentes. A pesar de las duras críticas hacia este Instituto, ha hecho una labor importante entre cada elección, en la ultima subió la participación ciudadana, además de ahorrar en material electoral que se ha reciclado para bajar los costos. Y un programa de radio exitoso, único en el país para un órgano electoral. Ni siquiera el INE lo tiene. A pesar de las críticas, debemos reconocer al Instituto que ha realizado un trabajo claro y a la vista de todos. Sin un órgano local electoral elegido a base de exámenes de oposición y de diferentes filtros volveremos a las caídas de sistema, a las urnas embarazadas, a toda la marrullería que existía sin los órganos electorales que ahora tenemos y que gracias a su autonomía han contribuido a la vida política del país. Sin duda todos los órganos autónomos son un obstáculo para López Obrador y sus seguidores. Y parece que actúa como el charro de Huentitan lo hacía en sus presentaciones, más aplausos reciba por su horda de chairos, más daño le seguirá haciendo a nuestro país.