CÁPSULAS SARAPERAS


Coach Pancho Cárdenas

En esta ocasión te platico de un Saltillense que es ejemplo, no solamente para su familia, sino para todo quien lo rodea. Te hablo de todo un personaje, de alguien que ha realizado cosas increibles, actividades que muchos creían que era imposible llevar a cabo, me refiero a mi coach y amigo Francisco Cárdenas Mejía.

Nació el 3 de marzo de 1964, hijo de María Soledad y Pomposo de Jesús, el mayor de 6 hermanos, 3 damas y 3 caballeros.

A la edad de 6 años, cuando vivia por la calle de General Cepeda antes de llegar a Corona, en las tardes bajaba a los terrenos de lo que es la antigua estación del ferrocarril para jugar soccer con sus amigos. Una tarde cuando estaban jugando, el cielo se nubló y al empezar la lluvia, todos corrieron rumbo a sus casas buscando resguardo. Álvaro, un amigo, quedó con un pie atrapado en las vías del tren, pero todos corrían, nadie se detuvó para ayudar al compañero de juego, sólo uno, el más pequeño, Francisco, quien se apresuro para ayudarle a su amigo, ya que el tren transitaba por esa misma vía.

Pancho, por más esfuerzo que hizo, no pudo salvarlo. El desenlace del accidente fue fatal, el ferrocarril termino con la vida de su amigo. Pero algo sucedió, ya que la inercia generada por la fuerza de la locomotora que debió haberlo jalado hacia las vías del tren cual si fuera un imán, fallaron, y estoy seguro que no fue por suerte, sino porque Dios se dio cuenta del amor al projimo que habia en ese niño hoy en ese adulto. Cuando Pancho despertó de la cirujía que le practicaron en la Cruz Roja, su vida cambió, y se dio cuenta que sería distinto a los demás, pues su brazo izquierdo le había sido amputado.

Cursó el Bachillerato en el Glorioso Ateneo Fuente, época en la cual decidió participar en el equipo de football americano, en dónde una vez más Pancho Cárdenas mostró lo que es la tenacidad y las ganas de hacer las cosas. Ante la mirada atónita de todos llegó al emparrillado equipado, y al poco tiempo se ganó a pulso, con esfuerzo y a base de golpes la titularidad y en ocasiones por si fuera poco, lo colocaban de centro ofensivo, portando el número 54 en su jersey. Con el mismo número y en la posición de guardia ofensivo jugó en el primer equipo de Lobos en la categoría mayor.

En 1981 cuando tenía menos de 17 años, inició una etapa más en su vida, una etapa que además de marcar su vida, ha podido marcar la muchos jóvenes y niños, su etapa como entrenador de football americano, haciendo sus pininos en el Club Potros, después en las Aguilas de Saltillo, en donde por cierto fue entrador mio y de mis hermanos; posteriormente en el Club Corsarios y actualmente es el entrenador en jefe del club Lobos de la AFAIS, en la Universidad Autónoma de Coahuila. Ha sido entrenador de la ECA, Sistemas, Mercadotecnia y por supuesto de los equipos representativos de Lobos en las categorias juvenil, intermedia y mayor. La Organización Nacional Estudiantil de Football Americano lo nombró Head Coach en los años del 2014, 2015 y 2016.

Si pudiéramos resumir la filosofía de la vida del coach Pancho, estoy seguro que sería con su frase “ganar lo soluciona todo”, y en realidad esta frase no sólo aplica en el football sino en la vida misma.

Francisco Cárdenas, el coach, el amigo, el esposo, el padre, es un Saltillense que tenemos y que por supuesto vale la pena presumir.

Artículo anteriorALGO QUE VALE LA PENA LEER
Artículo siguienteÍNDICE 
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.