DE BUENA FUENTE

Volver al futuro II

En el sexenio pasado, el Partido Joven fue eliminado sin piedad, por su afinidad con el ex gobernador Humberto Moreira Valdés.

De hecho, desde Palacio Rosa salió la instrucción directa de evitar la llegada de HMV al Congreso local como candidato del organismo político, liderado desde las sombras por el “Hijo del pueblo”.

Aunque hay que decir que el inquilino del despacho principal solo atendió la orden del entonces líder nacional del PRI, Enrique Ochoa, que meses más tarde, expulsó de manera ilegal al Profe del partido que  una vez dirigió.

La persecución política en contra de Moreira Valdés fue cruel e implacable, y prácticamente lo borraron del mapa coahuilense.

Ahora, el joven Rubén Moreira Guerrero, hijo de Humberto, logró registrar el Partido “Unidos” ante el Instituto Estatal Electoral.

Ya sin Enrique Ochoa en la dirigencia nacional priista, y con un nuevo inquilino en Palacio Rosa, se espera mayor libertad para Humberto y su hijo.

Aunque todo indica que Rubén simpatiza con los tricolores.

Y es natural, fueron aliados y colaboradores en los mejores momentos del Profe.

 

El ocaso de Tereso…

Con la nueva Reforma Laboral, el sindicalismo en México entra en una nueva etapa, sin corporativismos ni cuotas de poder.

En Coahuila, las reglas del juego también cambiaron, y la CTM, otrora organización invencible se convertirá en una minoría, con tendencia a desaparecer ante la embestida del sindicato minero que apoya a Napoleón Gómez Urrutia.

El aún líder sindical, Tereso Medina tiene tiempo suficiente para arreglar las cosas al interior de la CTM, y de proteger sus concesiones de transporte, alimentación, vivienda, y otras más, con las empresas que tienen contrato colectivo vigente.

Por lo pronto, Tereso debe entender que tal vez este año será el último que sea invitado a las giras de promoción empresarial del Gobierno estatal.

Y en lo político ni se diga, pues el diputado local Jesús Berino, también puede poner fin a la presencia del cetemismo en la vida política del PRI.

Veremos y diremos…

 

Excelente decisión…

El Presidente Andrés Manuel López Obrador le puso un ultimátum al Infonavit para dejar de aceptar casas diminutas y en lugares alejados de las ciudades, producto de la corrupción y tráfico de influencias con empresas constructoras.

López Obrador dijo que los trabajadores mexicanos merecen viviendas dignas, y llamó a los directivos de la dependencia estatal a acabar con los negocios sucios de los fraccionadores corruptos, que solo buscan su beneficio personal.

El mandatario nacional pidió a los directivos del Infonavit cambiar el modelo de vivienda social, para evitar que miles de trabajadores abandonen sus casas, debido a lo pequeño de los cuartos, que las hace inhabitables.