CÁPSULAS SARAPERAS

Riña entre dos mujeres bravas

En esta ocasión te platico de una que se armó en la zona de tolerancia de Saltillo entre dos muchachonas de la vida galante, una de nombre Consuelo y la otra tocaya mia, de apellido Salazar. Francisca resutó seriamente herida en la cabeza, y ambas fueron enviadas derechito al ministerio público, siendo el responsable del segundo turno quien hiciera las averiguaciones y debería de haber procedido con forme a derecho. Y digo debería, ya que en las pesquisas de mi investigación, Gerardo Gutiérrez, quien era el comandante de la policia, aseguró que mientras Francisca sangraba de la cabeza en el hospital, Consuelo, su contrincante, bailaba muy quitada de la pena en un tugurio de la zona, y no se le había impuesto sanción o castigo alguno. Pero esto no paró ahí, el comandante Gutiérrez mandó citar a la prostituta de Consuelo, quien con una seguridad y unas faldas bien puestas, sin importarle la autoridad representada por el comandante, le mandó decir, que no iría, y que ese asunto del pleito con Francisca ya estaba finiquitado pues lo había arreglado con un tal señor Valdés, quien era el secretario de la delegación de polícia y tránsito.

Sin embargo, Gutiérrez el comandante no se quedó con sus brazos cruzados e hizo valer su autoridad, enviando a varios gendarmes de la policia para que esta mujer brava fuera enviada a la carcel de mujeres que estaba por la calle de Bravo. Y así Consuelo fue consignada ante el MP, donde tuvo que pagar su delito de lesiones.

Esta es la historia de dos mujeres que además de ser de la vida galante, eran bravas; una de ellas, Francisca terminó con la cabeza abierta y la otra que se llamaba Consuelo retó al comandante de la policia, y terminó aunque haya sido muy brava en la de Bravo.

Por cierto sólo para aclarar, la zona de tolerancia donde fue este pleito no es la que está por la colonia Guerrero, sino en los cruces de General Cepeda y Venustiano Carranza, hoy General Cepeda y Pérez Treviño, especificamente atrás de lo que hoy es la secretaría de finanzas.

En la próxima Cápsula Sarapera les platicaré como le hizo el Gobernador Román Cepeda para mover de ahí la zona de tolerancia.

 

Artículo anteriorEN EL TINTERO
Artículo siguienteÍNDICE 
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.