ÍNDICE

             Una vez más el progreso de Saltillo se topa con la mezquindad de los voraces especuladores urbanos. En la historia de la ciudad hay repetidos casos, y en los dieciséis meses que tienen gobernando Miguel Ángel Riquelme y, quince, Manolo Jiménez Salinas ya han visto cómo dos, si no es que tres, de sus proyectos para mejorar la infraestructura vial en la región son boicoteados por este tipo de intereses.

Caso muy sonado, que finalmente en tribunales se resolvió a favor de Saltillo, fue el del particular que no dejaba avanzar la ampliación del bulevar “Los Valdés”, y mantuvo la obra detenida por varios meses.

No se ventiló públicamente, pero trascendió que algo similar ocurrió en la prolongación de “Otilio González” hacia el oriente, obra que va avanzando, pues seguramente de alguna manera se resolvió la controversia con quien exigía ser compensado por la aparente afectación a su propiedad.

Y ahora el problema se presenta con la ampliación del bulevar “Los Pastores”. Cuando se inició la obra, en septiembre del año anterior, agradeció la buena disposición de los propietarios de terrenos en ese sector, e hizo notar que a diferencia de lo ocurrido en “Los Valdés”, ahí no habían puesto obstáculos.

No fue una generosa concesión, todos sabemos que se elevará la plusvalía para quienes tienen ahí terrenos, y que tener una vialidad de alto aforo les permite desarrollar fraccionamientos, pero dados los antecedentes era de destacarse que ahí nadie exigió indemnización.

Pues se acabó el encanto. El trazo del bulevar tendrá que ser modificado porque alguien no cedió unos metros de su enorme propiedad, y habrá que hacer una curva.

Con el nuevo trazo se salvó el obstáculo, pero las autoridades deben tener presente quién fue ese mal saltillense, que en algún momento tendrá que pagar por los beneficios que le dejará la obra.

Como referencia. Hace algunos años cuando se hizo la prolongación de “José Musa” al norte, para conectarla precisamente a “Los Valdés”, un ex alcalde saltillense exigió millonaria indemnización por terrenos “afectados” por la obra. Se la pagaron.

Vino el cambio de administración, la obra se puso en servicio, y el nuevo alcalde, que era  Jericó Abramo Masso, tomó una decisión muy lógica, cobrar el predial en función del valor comercial que se había tenido que pagar como indemnización.

Seguramente conoce muy bien el caso el Secretario del Ayuntamiento, Carlos Robles Lostanau, pues el ex alcalde que exigió la indemnización y hoy paga predial a precio real es su concuño Carlos De La Peña Ramos, y quien aceptó compensar a esos precios fue el sobrino político de ambos, Fernando De Las Fuentes Hernández.

Fernando De Las Fuentes ya tenía experiencia, pero como ciudadano “afectado” por una obra. Cuando se construyó la autopista de cuota a Monterrey, el trazo se definió pasando por un predio que heredó de su padre, el ex gobernador José de las Fuentes. Un paraje rural conocido como “El Kelso” que se mantuvo por décadas improductivo, pero el ahora diputado federal reclamó su indemnización, y en su momento se dijo que su postura cerrada en las negociaciones fue un factor que demoró la obra, que hoy, ya concluida le da valor industrial a esos terrenos.

Que en base a la mejora en plusvalía se actualice entonces el predial de quienes se verán favorecidos con estas nuevas obras, sobre todo quienes las obstaculizan.

 

–o–

 

Interesantes ajustes hizo esta semana el gobernador Riquelme en instancias del sector educativo, y por los perfiles de los nuevos titulares queda muy claro que la decisión se tomó en función de la necesidad de acotar la estrategia del gobierno federal de construirle una estructura electoral a MORENA con los jóvenes que cursan bachillerato y carreras técnicas.

En estos días se comenzarán a pagar las “becas” federales que les llevarán recursos en efectivo cada mes a los jóvenes, en un abierto propósito de reclutarlos.

Por eso las instituciones que tienen que ver con este sector de la población están desde el miércoles bajo el mando de personajes cercanos al gobernador y de eficiencia probada.

Leonardo Jiménez, con los mejores antecedentes en sus responsabilidades anteriores se hará cargo de los COBAC.

Alfio Vega llega al CONALEP, donde se lleva además el proyecto de educación dual, una vinculación estrecha con la planta productiva.

Y Demetrio Zuñiga llega al CECyTEC, donde además deberá mostrar creatividad para hacerse de los recursos indispensables para trabajar y que la administración federal ha estado limitando.

La encomienda no es menor para cada uno de ellos.

–o–

            El jueves se cumplieron quince años de la inundación de Villa de Fuente, en Piedras Negras, una tragedia que puso a prueba la capacidad de respuesta de Claudio Bres Garza en el que era su segundo periodo como alcalde.

La prueba fue superada. La emergencia se atendió con prontitud, y en un tiempo récord se tuvieron alternativas para reubicar a los damnificados.

Bres está ahora en su tercer periodo como alcalde, y ya en estos meses le ha tocado hacer frente a dos crisis, la de inseguridad y la llegada de la caravana migrante. También entregó buenas cuentas, y su perfil e influencia crecen, sobre todo ahora como la más sólida carta de MORENA en la entidad.