Benemérita Escuela Normal de Coahuila, 125 años formando maestros de excelencia

0
700
Foto: Harumi Kawasaki

Han egresado alrededor de 13 mil alumnos y ha tenido 23 directores

“La educación debe ser pública y libre la enseñanza”, señalaba el ex presidente de la República, Valentín Gómez Farías en 1833, cuando establecía la institución de las Escuelas Normales en México, como una necesidad de brindar educación pública gratuita y laica, dependiente del estado.

Años más tarde, en Coahuila, en 1880 se comenzaron a fundar las primeras Escuelas Normales aunque de carácter particular, siendo el Instituto Madero el pionero en impartir este tipo de educación, luego le siguió la Escuela Normal Presbiteriana y el Colegio Inglés.

En 1889, en el estado se imparten por primera vez clases de educación normal dependientes del estado, pero como una escuela anexa al Ateneo Fuente. Al percatarse entonces de la necesidad de maestros para atender las necesidades educativas de aquella época, varias personas del ámbito educativo proponen al entonces gobernador Francisco Arizpe y Ramos la creación de una escuela independiente.

Es así que ve la luz la Escuela Normal de Coahuila, fundada el 4 de mayo de 1894 por el gobernador Francisco Arizpe y Ramos, teniendo como primer edificio una casona ubicada en el número 4 de la calle Hidalgo.

Para poder echar a andar esta nueva institución de Coahuila, el gobernador solicitó apoyo a la Escuela Normal de Jalapa, en Veracruz, para que, de entre sus destacados profesores, nombraran a uno que fungiera como el primer director de la Escuela Normal de Coahuila, seleccionando al profesor Luis A. Beauregard Zameza.

Los primeros profesores de la naciente escuela fueron -además del veracruzano ya mencionado, quien impartía clases de Antropología- Canuto H. Domínguez, profesor de Historia; Alfonso Rodríguez, profesor de Matemáticas y Español; Antonio Farga, profesor de Francés; Herminio Ayala, secretario y profesor de Geografía; Eduardo Gariel, profesor de Canto; José Cárdenas, profesor de Caligrafía; Gabriel Barba, profesor de Dibujo; Canuto Domínguez, profesor de la Escuela Anexa, y Andrés Osuna, profesor ayudante de la Escuela Anexa.

“Se empieza a laborar con un solo grupo, un puñado de jóvenes, todos hombres, que sumaban 16 alumnos, conformando la primera generación, venían de diferentes partes del estado de Coahuila… despertó una gran expectación en todo el estado, porque ya había una escuela oficial formadora de docentes”, señala en entrevista con EL HERALDO el actual director, Pedro Flores Vázquez.

Los primeros alumnos, que a la postre se convertirían en destacados impulsores de la educación en Coahuila y México, fueron: Apolonio M. Avilés, de Abasolo; Elías Gómez, de Zaragoza; Francisco Zertuche, de Nadadores; Leopoldo Villarreal, Rubén Moreira Cobos y Mateo de León, de Monclova; Manuel Méndez y Gabriel Calzada, de Parras; Brígido Rivera, de Buenaventura; Cayetano González, de Ciudad Acuña; Jesús Tamez, de Allende; Manuel Rodríguez, de San Pedro; Sigisberto Durán, de Juárez; Valentín García, de Guerrero, y Anastacio Gaona y Juan B. Reyes, de Saltillo.

La escuela avanzaba como se esperaba, por eso tiempo después se cambió su ubicación a otro edificio, en el número 16 de la misma calle Hidalgo, pero el cuerpo educativo de aquella institución quería un edificio propio, pues sabían que lo ameritaba.

Foto: Archivo

Por lo anterior, en 1906 se reunieron con el gobernador Miguel Cárdenas para gestionar la construcción de un nuevo edificio, recibiendo el beneplácito del mandatario, quien ordenó la construcción el 21 de marzo de 1906, finalizando el 5 de febrero de 1909, aun bajo su mandato.

Desde entonces, la Escuela Normal de Coahuila ocupa el mismo edificio, un emblemático inmueble icónico de Saltillo, frente a la Alameda Zaragoza, de estilo arquitectónico neoclásico, de la época porfiriana.

En 1983, por decreto del Congreso del Estado, la Escuela Normal recibió el título de Benemérita, como un reconocimiento a su labor educativa.

“La escuela es una institución muy consolidada, es una institución que a lo largo de muchísimos años ha trabajado al servicio de la comunidad estatal y al servicio del país, porque nuestros egresados están dispersados por todas partes de México, y ha sabido de manera prudente, con gran visión, irse adaptando a los cambios propios de la época y de los tiempos que le ha tocado vivir”, reconoce el director actual, al recordar que la Normal ha pasado por varios momentos importantes de la historia nacional y local, como la época revolucionaria y de industrialización de Saltillo.

Foto: Archivo

A lo largo de 125 años de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila (BENC) han pasado ya alrededor de 13 mil alumnos y ha sido dirigida por 23 profesores.

“Yo no me puedo imaginar una familia en el estado en donde no haya –al menos- un maestro egresado de esta institución, hay familias completas de profesores, hay un arraigo muy fuerte en Coahuila”, sentencia el profesor Pedro Flores.

Actualmente estudian en la BENC 134 alumnos, que egresarán como licenciados en Educación Primaria. A pesar de que este año solamente egresarán 23 alumnos, el director recuerda que anteriormente había generaciones muy grandes. Pero no ha sido por falta de interés de los aspirantes, sino por una reingeniería que hubo de hacerse años atrás por un sobreegreso.

El director también reconoce con orgullo que gracias a la implementación del modelo de reforma educativa, impulsado el sexenio anterior, se permitió que sus alumnos se prepararan mejor y ofrecer una educación de mayor calidad, esto ha permitido que de los egresados de la BENC un 98 por ciento obtenga el nivel de ‘idóneo’ para ingresar al Servicio Profesional Docente, y tengan la posibilidad de obtener su plaza y elegir en qué escuela y lugar quieren estar.

También, señala que los normalistas se preparan en el dominio del inglés y el uso de las nuevas tecnologías.

“El momento actual así lo reclama, así lo exige, el futuro docente tiene que saber manejar la tecnología”, señala el profesor.

La Benemérita Normal opera bajo los principios de libertad y revolución educativa, así como la erudición, sabiduría y ciencia, mismos que están plasmados en su emblema. Sus principales valores son el honor, trabajo y virtud.

Su lema en latín reza “Labor Omnia Vincit”, que en español quiere decir, “El trabajo todo lo vence”.

La BENC se define como “una institución dedicada a la formación de docentes poseedores de un perfil profesional con competencias para la vida; nuestros alumnos, personal y egresados están comprometidos con su profesión y su desempeño es congruente con los principios del sistema educativo nacional”.

OTROS DATOS DE LA BENC

  • En 1909 se estableció el Internado Femenil, cuyo edificio actual fue adquirido años después por Venustiano Carranza e inaugurado por Gustavo Espinoza Mireles.
  • Dentro de la institución se encuentra un Museo de Paleontología y una sala de Antropología.
  • La Escuela cuenta, desde sus inicios, con un programa de intercambio internacional, en el que sus alumnos van por meses a otros países a aprender nuevos métodos.
  • El primer título emitido por la BENC es el de Rubén Moreira Cobos.
  • La BENC ha sido alma mater de dos gobernador de Coahuila.

 FESTEJOS

Aunque oficialmente ya iniciaron los festejos por su 125 aniversario, será los primeros días de mayo cuando se realicen los principales eventos.

2 de mayo: Guardia de honor normalista

3 de mayo: reunión con las generaciones que cumplen bodas de oro y plata magisteriales

4 de mayo: alborada en la escalinata, banquete conmemorativo y guardias de honor en el busto del profesor José Santos Valdés, así como una velada conmemorativa.

Foto: Harumi Kawasaki
Foto: Harumi Kawasaki
Foto: Harumi Kawasaki
Foto: Harumi Kawasaki
Foto: Harumi Kawasaki
Foto: José Torres
Foto: José Torres
El director actual (23) de la Benemérita Escuela Normal de Coahuila

 

Acerca del autor
Reportero Multimedia. Periodista de barrio y contador de historias apasionantes. Premio Nacional de Comunicación «José Pagés Llergo» 2017. Premio Estatal de Periodismo 2015, 2016, 2017 y 2018
×
Reportero Multimedia. Periodista de barrio y contador de historias apasionantes. Premio Nacional de Comunicación «José Pagés Llergo» 2017. Premio Estatal de Periodismo 2015, 2016, 2017 y 2018