DE BUENA FUENTE

VERO Y EVA

La Senadora Verónica Martínez, mantiene comunicación con fuerzas políticas del PRI en la mayoría de los municipios de Coahuila.

Pero su trabajo legislativo dejó, desde hace tiempo, de tener repercusión en la vida política de la entidad y poco se sabe de sus actividades en el Senado de la República en favor de los conciudadanos.

Vero desapareció y su voz ya no se escucha. Los vientos políticos tal vez la llevaron a otros objetivos, quizá eligió dejar de llamar la atención, pero se le extraña.

Después de todo, es de las pocas mujeres coahuilenses con verdadera preparación y experiencia política.

Ya ven a la monclovense Eva Galaz que se la pasa dormida en el Senado de la República y cuando despierta, sólo lo hace para decir incoherencias.

TATUAJES

Los cambios en la Cuarta Transformación no se detienen, y ahora toca el turno a la milicia mexicana que se adapta a los nuevos tiempos.

El Ejercito Mexicano, excepto la Marina, por vez primera en su historia aceptará a soldados con tatuajes, según determinan documentos militares oficiales.

Aunque hay excepciones y los dibujos no deberán ser alusivos a historias de violencia, como la Santa Muerte, demonios, mujeres desnudas, armas y calaveras, entre otros.

Los grabados corporales están prohibidos en el cuello, en las muñecas, la cara, la cabeza, las manos y los dedos.

El aparente relajamiento en los draconianos códigos militares del Ejército Mexicano, responde a un aparente intento por cumplir con un principio de no discriminación, aunque en el fondo la medida parece responder a la intención de reclutar jóvenes a la Guardia nacional.

Otros de los condicionamientos para aceptar a mujeres y hombres con tatuajes, es que estos no tengan extensión mayor a 10 por 10 centímetros, y que no hagan apología de pandillas y de organizaciones criminales.

Todo sea por México.

SIN LIDERAZGOS

¿Alguien sabe que paso con Bernardo González ahora que salió de la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional?

Bernardo tiene tiempo de no aparecer en eventos públicos y se mantiene en un perfil bajo, aunque puede que lo haga obligadamente.

El actual líder albiazul, Jesús de León, tampoco se acomoda aun en la dirigencia coahuilense y parece temeroso ante la militancia y dubitativo el resto de los partidos políticos.

Sea lo que sea, Acción Nacional carece de liderazgo político en la entidad, y sólo el líder del Congreso local, Marcelo Torres Cofiño, saca la casta y da la cara por el PAN.

Que a un ex dirigente de tantos años como Bernardo González nadie lo extrañe, es grave, muy grave, pero que al actual nadie le haga caso, es aún más azaroso.