DE BUENA FUENTE

Para eso me gustaban…

Timón y Pumba quedaron finalmente en evidencia como verdaderos marrulleros y oportunistas políticos al intentar mañosamente  llevarse el crédito en la adjudicación de contratos emergentes de venta carbón para la Comisión Federal de Electricidad en Coahuila.

Armando Guadiana y Reyes Flores Hurtado supieron  de las gestiones del Gobernador Miguel Angel Riquelme ante el Director de la CFE, Manuel Bartlett, para reactivar la economía de la región carbonífera, con la adquisición de miles de toneladas de mineral para las Carboeléctricas I y II en Nava, Coahuila.

El pasado martes, ambos políticos morenistas se reunieron en el Senado, y tras convenir en la necesidad de adjudicarse el éxito ajeno, maquinaron inventar una reunión con el titular de la Comisión Federal de Electricidad y luego presumieron a los medios de comunicación coahuilenses haber gestionado los contratos emergentes de carbón.

Con ingenuidad provinciana, los medios informativos cayeron en el embuste del par de cínicos, y replicaron la noticia con bombo y platillo, hasta que el miércoles por la noche la CFE emitió un boletín en el que se negó la reunión con el Senador Armando Guadiana y el Coordinador federal, Reyes Flores Hurtado.

Manuel Bartlett rechazó también el supuesto acuerdo con los dos vivales para la reactivación de la venta de carbón en Coahuila.

La mala leche y estulticia de Reyes Flores y de Guadiana llegó a oídos del Presidente Andrés Manuel López Obrador, que ordenó al senador aclarar los hechos públicamente.

En conferencia de prensa, y desde el Senado de la Republica, Armando Guadiana reconoció este jueves que la foto de la supuesta reunión, en la que aparecen con  Bartlett, es de otro día, y no corresponde a la de la entrevista con el funcionario federal.

El político muzquense aceptó  que tampoco hubo junta con el director de la CFE, pues en su caso se encontraba en el Senado, y aclaró que fue el Coordinador federal Reyes Flores Hurtado el que le dijo que estuvo con Bartlett  y del resultado del presunto acuerdo.

La hombría de Guadiana al salir y dar la cara por su escandalosa farsa, contrasta con el cobarde silencio de Reyes Flores Hurtado, que al cierre de la presente columna, se escondía aún en la Perla Lagunera y se negaba a dar explicaciones a los productores de carbón, enojados y decepcionados con ambos vodeviles sujetos.

¡Hakuna Matata!

 

El trabajo todo lo vence…

En contraste, el Gobernador de Coahuila, Miguel Angel Riquelme Solís se mantiene al margen de las grillas políticas, y trabaja sin grandilocuencias en favor de la reactivación de la economía de la región carbonífera.

Riquelme Solís entiende que los habitantes de Nueva Rosita, Sabinas, Cloete, y el resto de las poblaciones dedicadas a la explotación de carbón, requieren de soluciones urgentes y efectivas para su subsistencia.

Por eso mantiene estrecha comunicación con directivos de la CFE en México, y directamente con Manuel Bartlett para reiniciar los pedidos de carbón de la paraestatal, sin estridencias, ni grillas baratas.

Pronto habrá noticias al respecto, y son buenas…