Recomienda Salud Coahuila alimentar adecuadamente a bebés

0
150

Prioritario fomentar la lactancia materna

Saltillo.- Para prevenir desde la infancia los casos de obesidad y la presencia de enfermedades, la Secretaría de Salud de Coahuila recomienda que desde su nacimiento, los bebés sean alimentados en forma adecuada conforme a su edad.

El Secretario de Salud del Estado, Roberto Bernal Gómez, señaló que en todas las etapas de la vida es necesario llevar una alimentación balanceada, además de realizar actividad física, por lo que estos hábitos se deben fomentar desde los primeros años de vida.

En ese sentido, comentó que el primer alimento que deben consumir los recién nacidos es la leche materna en forma exclusiva hasta los seis meses de edad, ya que el seno materno siempre va a ser la mejor fuente de nutrición, pues contiene ácidos grasos que ayudan al desarrollo del cerebro y la retina del ojo.

Agregó que el consumo de leche materna se puede prolongar hasta los dos años de edad, pues según algunos estudios estos niños tienen un mejor desarrollo y un coeficiente intelectual más elevado que aquellos que no consumen este alimento.

Asimismo, recomendó no dar agua ni tés a los bebés durante sus primeros seis meses.

Enfatizó que gracias al apoyo del gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís y de su esposa, la señora Marcela Gorgón, se impulsa la creación de lactarios en Unidades de Salud y oficinas de Gobierno.

“El Voluntariado de Salud apoyó la formación de los lactarios de los hospitales generales de Saltillo, Torreón y Monclova”, dijo.

Bernal Gómez sugirió que a partir de los seis meses de edad, el bebé debe ser valorado por un médico para verificar que su desarrollo sea el adecuado, para empezar una alimentación complementaria, ya que a partir de esa edad la leche sola no suple todas sus necesidades de alimentación.

En esta etapa se deben empezar a administrar fruta, verduras y carnes, pero debe ser en forma gradual, de uno en uno, y que de preferencia se consuman tres días continuos en la mañana para evaluar si el niño tiene alguna reacción a ese alimento durante el día, y si lo acepta sin problema, ya se le puede dar en otros horarios.

A los siete meses, el bebé puede empezar a consumir cereales como arroz, avena, trigo y maíz, con el mismo procedimiento de consumo paulatino.

Antes del primer año de edad, el niño no debe tomar leche entera ni sus derivados, así como tampoco se le debe dar hojas verdes como lechuga, espinacas o acelgas.

Después de un año, ya debe estar integrado a la dieta familiar y consumir todos los alimentos incluidos en el Plato del Buen Comer.

El Secretario de Salud indicó que para evitar problemas de sobrepeso y obesidad, los alimentos chatarra como golosinas, refrescos y jugos deben estar excluidos de la dieta del niño, por su alto contenido de azúcar. (EL HERALDO)

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.