La ONU pone en marcha una gran operación de ayuda para los afectados por el ciclón Idai

0
99

 Alrededor de 1,5 millones de personas se han visto afectados ya en Mozambique y Malawi por el ciclón, cuyos vientos han alcanzado velocidades de 200 kilómetros. Uno de los puntos más afectados es la ciudad portuaria mozambiqueña de Beira, densamente poblada.

Las lluvias excepcionales antes del impacto en tierra del ciclón Idai se han cobrado más de 120 vidas y, según informaciones procedentes de la región, el ciclón ahora se ha movido hacia el oeste, camino de Zimbabwe.

Además, decenas de miles de personas han sido desplazadas y viviendas, caminos, carreteras, puentes y cultivos han sido arrasados, declaró el portavoz del Programa Mundial de Alimentos, Hervé Verhoosel, durante una rueda de prensa en Ginebra.

“El ciclón tropical Idai (…) ha agravado las inundaciones destructivas que ya han ocurrido en el interior del sur de Malawi y el este de Zimbabwe”, dijo. “El Programa Mundial de Alimentos ha estado intensificando los preparativos para satisfacer las necesidades de asistencia a gran escala”.

La agencia de la ONU ha comenzado a evaluar el alcance de los daños causados ​​por las inundaciones y a priorizar las necesidades entre los más vulnerables, agregó Verhoosel.

Aún no está claro cuántas personas han perdido la vida por la tormenta, aunque el 13 de marzo, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA, por sus siglas en inglés) dijo que las inundaciones causaron la muerte de al menos 122 personas, 66 en Mozambique y 56 en Malawi.

“Ya sabemos que algunas personas murieron tristemente la semana pasada y probablemente durante la noche (…) No tenemos ningún número nuevo para comunicar por el momento, ya que las cifras cambian constantemente”.

Imágenes de satélite muestran la destrucción 

Las imágenes satelitales muestran que el distrito de Chikwawa de Malawi se ha visto particularmente afectado por las inundaciones, mientras que en las provincias de Zambezia y Tete en Mozambique también hay decenas de miles de desplazados y más de 168,000 hectáreas de cultivos afectadas.

“Esperamos que parte de la zona tenga un acceso difícil o nulo”, dijo Verhoosel, quien señaló que el aumento de los niveles de agua en el río Zambeze afectará a las muchas aldeas y pequeñas ciudades que bordean sus orillas y que dependen de esta vía fluvial para el comercio y el transporte.

En Mozambique, la agencia de la ONU está proporcionando ayuda para las personas desplazadas por las inundaciones en diez centros de tránsito en Zambezia y dos en Tete.

Además, se ha completado una primera ronda de evaluaciones de necesidades, pero las visitas de seguimiento se han visto obstaculizadas por la caída de las líneas eléctricas, las redes de telefonía móvil y el hecho de que el espacio aéreo está cerrado en Mozambique debido a las condiciones climáticas.

Además de los helicópteros enviados por el gobierno sudafricano, el PMA dispone de al menos un helicóptero de transporte MI-8 para operaciones aéreas de emergencia en Mozambique.

Su objetivo es concentrarse en lugares remotos que probablemente quedarán cortados por las aguas de la inundación “tan pronto como las condiciones lo permitan, y el espacio aéreo esté abierto”, dijo Verhoosel.

Múltiples peligros acechan 

El portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Christian Lindmeier, advirtió que múltiples peligros acechan ahora a la población.

“Las inundaciones y las lluvias tienen el riesgo de que las personas se ahoguen o sufran lesiones por aplastamiento y otros traumas”, dijo. “Esto suele ser seguido por enfermedades transmitidas por el agua y también por el aire, como la malaria”.

Lindmeier agregó que puede haber efectos a más largo plazo causados ​​por el daño a las instalaciones de salud: “escenarios simples como asistencia a embarazadas o partos, o la asistencia a pacientes con diabetes puede complicarse”.

Antes del golpe del ciclón Idai, la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria alertó de que las previsiones de los expertos señalaban que el ciclón podría ser el más fuerte en Mozambique desde el huracán tropical Eline, que golpeó a el país en febrero de 2000.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha lamentado la pérdida de vidas, ha enviado sus condolencias a las familias de las víctimas y ha expresado la solidaridad de las Naciones Unidas y su disposición para ayudar a las autoridades en la entrega de la ayuda humanitaria.  (ONU NOTICIAS)

 

Comenta aquí este artículo:

comentarios