CÁPSULAS SARAPERAS

0
329

Recogió su bicicleta

En esta ocasión te platico de un hecho que muestra como somos los Saltillenses, y esto que te platicaré sucedió hace más de 65 años, aquí en nuestra hermosa ciudad de Saltillo, especificamente entre el 21 y el 23 de abril de 1950.

En aquellos años, en aquella pequeña pero hermosa ciudad de Saltillo, se publicaba un periódico llamado “El Diario de Saltillo”, incluso varios avisos de ocasión  que he difundido en las Cápsulas Saraperas, son de dicha gaceta. Por aquella época, en la cual no existía el facebook, ni el internet, incluso la televisión aun no llegaba a nuestro país, cuando algunos pocos se enteraban de las noticias, por medio del radio y la mayoría de los Saltillense lo hacían por medio del periodico, en aquellos tiempos, cuando la autoridad o el ciudadano, daba aviso de algo, generalmente lo hacía por medio del periódico. Pues en aquellas fechas sucedió lo que te platicaré.

El viernes 21 de abril, al terminar sus labores como maestro peluquero don Manuel Vicuña, al salir del estalecimiento donde trabajaba, cuando el astro rey ya se había escondido, encontró una bicicleta al parecer abandonada, por lo que decidió llevarla personalmente al periódico, para así poderla hacerla llegar a su propietario que en ese momento se desconocía quien era.

La nota se publicó al día siguiente, el sábado 22 de abril, mismo día en cual el propietario de la bicicleta se apersonó en las instalaciones de El Diario para pedir que le entregaran su bici. El propietario, según pude darme cuenta en el periódico impreso del 23 de abril, era el jovencito Jorge Eduardo Cavazos quien por cierto moraba atrás de la Catedral en el cruce de Juárez y Bravo, ahí por donde todas las noches pasa la taconera.

Jorge Eduardo afirmó que el viernes había visitado a un amigo que vive por el rumbo de la peluquería en la cual trabajaba Manuel Vicuña, y que se entretuvo jugando y charlando tanto con su amigo que olvido por completo que había llegado en su bicicleta.

El joven Cavazos, pidió al personal de redacción de “El Diario de Saltillo”, le hicieran llegar su agradecimiento al señor Manuel.

Esta es la historia que acontenció en nuestra hermosa ciudad de Saltillo, en la cual un joven por andar jugando y charlando olvidó su bici, medio de transporte que fue recogido por un maestro peluquero, quien a la vez la dejó en el periodico “El Diario de Saltillo”, gaceta que publicó un aviso sobre la bicicleta y que ese mismo día el propietario fue por ella.

Definitivamente esta historia muestra el valor de la honestidad y solidaridad que tenemos los Saltillenses. Por cierto, por si las dudas, si llegan a ver al maestro peluquero Manuel o algún descediente de él, les pido de favor que le den las gracias de parte de Jorge Eduardo.

 

 

 

Artículo anteriorCINEMATÓGRAFO
Artículo siguienteALGO QUE VALE LA PENA LEER
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.