PGR exonera a Ricardo Anaya por presunto lavado de dinero

(Xinhua/Francisco Cañedo)

Dos días antes de que concluyera la administración de Enrique Peña Nieto (28 de noviembre de 2018), la Procuraduría General de la República (PGR) exoneró al excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, quien el 21 febrero de 2018 fue señalado por el delito de lavado de dinero luego de que se supo que supuestamente había comprado un lote –a través de su empresa Juniserra– en 10 millones de pesos y luego lo vendió como nave industrial en 54 millones de pesos a una empresa fantasma de Manuel Barreiro.

El sitio web de The Huffington Post publicó que Reforma cita un expediente suscrito por el subprocurador Especializado en Investigación de Delincuencia Organizada, Alonso Israel Lira Salas, en el cual consta que al concluir la investigación, la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no acreditó la ilicitud del recurso.

«Los recursos operados tienen su origen y destino en actividades lícitas, pues es claro que estos se encuentran sustentados en diversos ingresos propios de su actividad económica mobiliaria y un crédito bancario», decía el expediente.

Durante toda la campaña rumbo a la Presidencia, Ricardo Anaya se vio asolado por este escándalo, e incluso, el queretano llegó a afirmar que el entonces presidente Enrique Peña Nieto era quien estaba orquestando la campaña en su contra para favorecer al candidato del PRI, José Antonio Meade.

El 12 de junio de 2018, mientras se realizaba el Tercer Debate en Mérida, a través de YouTube la cuenta Caso Anaya difundió videos en los que se afirmaba que el panista había participado en operaciones de lavado de dinero para enriquecerse con miras a la elección presidencial.

En las grabaciones aparecía Juan Barreiro, hermano del empresario Manuel Barreiro, quien afirmaba que «se le metió muchísimo dinero para que gane» y explicaba que la triangulación de dinero para la compra-venta de una nave industrial «no es lo único que se ha hecho con él».

La polémica creció cuando la PGR filtró a la prensa un video en el que Anaya y sus abogados acudían a las instalaciones del Ministerio Público para pedir una aclaración por las acusaciones en su contra. Tras esto, Anaya acusó a la dependencia de ser una «casa de campaña alterna» del PRI y del presidente Peña Nieto.

El día de la elección, el 1 de julio de 2018, Anaya obtuvo el 22% de los votos frente al 53% de Andrés Manuel López Obrador, actual presidente.

José Antonio Meade se quedó en tercer lugar con el 16% de los sufragios. (THE HUFFINGTON POST)