DE BUENA FUENTE

Presuntos implicados…

¿Es posible que algunos empresarios coahuilenses hayan hecho de buena fe, negocios con Juan Manuel Muñoz Luévanos, sin conocer sus presuntas actividades ilícitas?

La respuesta es sí.

Varios de los reconocidos industriales que aparecen en la investigación del también llamado “Mono Muñoz”, aseguran no conocer a Juan Manuel, y mucho menos tener una relación de negocios con el personaje hoy preso en una cárcel de Texas.

¿Como entonces es que figuran en la listas de involucrados?

Muy simple, Muñoz Luévanos a través de terceras personas y socios, invirtió en negocios limpios para blanquear dinero, sin que los empresarios supieran el origen del recurso.

Sin embargo, para la justicia texana, es difícil separar la realidad de las presunción de inocencia, y más tarde que temprano citará a declarar a todos los señalados.

Más de un empresario saltillense, de reconocida probidad moral, se encuentran en esta delicada situación, y aunque nieguen conocer a Juan Manuel y eso sea verdad, el ingeniero sabe que aportó recursos vía terceras personas. Y eso consta en las averiguaciones.

El tema apenas inicia, y dará mucho que hablar…

 

Calladito, calladito…

Al Coordinador federal, Reyes Flores Hurtado, le comieron la lengua los ratones y ahora guarda ominoso silencio en torno al supuesto manual que pide a los organizadores estatales de los eventos del Presidente Andrés Manuel López Obrador, ordenar a la prole morenista abuchear a los gobernadores anfitriones del Peje.

Reyes, tan dado a ver la paja en el ojo ajeno y darse baños de moral, resulta ser un agitador político de bajo presupuesto, al servicio de intereses partidistas.

Por cierto, dicen que cuando Reyes exclamó que “no se puede dañar la imagen de un quemado”, en realidad no se refería a Jesús Torres Charles, sino al Senador Armando Guadiana Tijerina, del que insiste en cortar el cordón umbilical.

¿Será?

 

Sospechosismo

El Expresso del Mame es un portal de análisis noticioso en Faceboock, con contenido político referente a la clase política coahuilense.

En fecha reciente, el citado portal dio a conocer un reporte especial en el que cita al joven político Enrique Martínez Morales, como instigador de un grupo contrario a los hermanos Moreira.

También lo hace aparecer como un amigo cercano a Juan Manuel Luévanos.

Lo curioso es que una investigación digital, ubica las coordenadas de las publicaciones en un domicilio del estado de Morelos, así como en una computadora instalada en una residencia de Saltillo.

Sepa Pepa, diría la estimada periodista Rosa Mexicano.