EL MESÓN DE SAN ANTONIO

 Jueves cultural y de Aniversario

El pasado 20 de febrero del presente año se celebró el 3 Aniversario del Centro Cultural “Lily y Edilberto Montemayor Seguy” en la ciudad de Sabinas, Coahuila. A este evento asistió el Gobernador del Estado Miguel Ángel Riquelme Solís, el Secretario de Gobierno, José María Frausto Siller; el Doctor Higinio González Calderón, Secretario de

Educación, quienes manifestaron su beneplácito del evento y constataron los logros y avances del Centro LEMS.

El evento estuvo bastante concurrido y el sabor de fiesta estuvo presente durante todo el acto. La familia Montemayor Seguy convivió con los asistentes mientras esperaban las 6 de la tarde, hora en que arribaron las autoridades. Entre los integrantes de la familia Montemayor estaba la señora Lucrecia Solano Martino, Elsa Arizpe y Esperanza Peña, esposas de los hermanos Rogelio, Edilberto y Enrique.

El bullicio lo acentuaban las madres y familias completas de los pequeños alumnos del centro, quienes esperaban su turno para ofrecernos su actuación. Ese día yo volví a los festivales de fin de año de mi escuela primaria, donde con orgullo mostraba junto con mis compañeros, los pasos acompasados de los sones jaliscienses; claro que ahora, esas rutinas ya están como una muestra del pasado: el yoga, el canto vernáculo, el clásico, la creación musical, el ensamble de voces, instrumentos que producen una algarabía risueña y vibrante que se contagia.

La consolidación del Centro es un hecho de sorprendentes avances, no sólo en el aspecto de estructura, de hecho, durante el evento tuvimos la oportunidad de presenciar la inauguración de una importante ampliación; sino también, y quizá más importante, en la penetración que ha logrado entre la población, al grado de convertirse en un Centro Cultural activo, propositivo, con constantes novedades, dinamismo y servicios de futuro.

No cabe duda que el tercer aniversario nos lleva como torbellinos a preguntarnos cómo lo hacen Rogelio y la Fundación Montemayor Seguy (FMS), sin duda la educación que recibieron en la región, en la escuela -ahora llamada- Fortunato Mendoza de la cual todos los hermanos se sienten orgullosos y tratan con mucha dedicación en emular en los jóvenes de hoy; y por supuesto, el ejemplo que recibieron en casa.

El Centro es un espacio que tiene gran cercanía con la comunidad, orientado a la interacción e integración social a través de las artes, los procesos de educación- aprendizaje, la lectura y la escritura, el rescate de las tradiciones, el entretenimiento con sentido, la ciencia y la tecnología, por medio de estrategias efectivas para el desarrollo armónico de las personas, que genere conciencia ciudadana e impulse empoderamiento comunitario.

El Centro rescata los valores inculcados: la fuerza de dedicación y disciplina. Por ello, fue de gran emoción el momento en que se anunció la aprobación de 20 becas más para jóvenes que buscan por méritos, la excelencia en la vida y especialmente en los estudios.

Me sorprendí un poco al dimensionar que el Centro LEMS tiene gran resplandor en la Región Carbonífera y que algunas acciones de extensión llegan incluso hasta los Cinco Manantiales.

Durante su mensaje, breve en su discurso como suele serlo, sin adornos fatuos, con un mensaje claro y una propuesta acorde al evento, el Gobernador Miguel Ángel Riquelme destacó que el Centro es un referente nacional, un modelo para crear comunidad a través de la gestión participativa.

El entusiasmo de los habitantes se sentía por todos los lados, pero en especial, en los anfitriones Imelda Montemayor y Rogelio, en todo el equipo del Centro Cultural “Lily y Edilberto Montemayor Seguy”, en los niños, en los jóvenes, en las familias sabinenses.

Estoy seguro que con las capacidades de Imelda y del equipo que dirige, pronto el Centro contará con radio, televisión, una publicación periódica, en fin, visiones que paso a paso se hacen realidad.