PERSONAJES DE NUESTRA CIUDAD

0
724

 POR EDUARDO MARTÍNEZ 

Don Carlos Gaytán Dávila

Agradezco nuevamente la oportunidad de poder compartir con ustedes historias de hombres y mujeres, que con su andar de vida, han forjado trayectorias ejemplares para con su sociedad. Crónicas que relatan episodios colmados de valores que enaltecen y dan orgullo y pertenencia a nuestra ciudad de Saltillo.

En esta ocasión les narraré la historia de un hombre, que con su ir y venir por el mundo de la comunicación de nuestra ciudad, ha construido caminos de trascendencia para su persona y su familia, me refiero a Carlos Gaytán Dávila.

Este personaje fue abriéndose camino desde los 8 años de edad, esto a finales de la década de los años 50s, y es ahí, en su nativo barrio del Ojo de Agua, lugar emblemático que dio origen a nuestra ciudad, donde se desempeñaba como bolero por las mañanas y vendedor de chicles por la noche; aquellas eran  jornadas que terminaba casi hasta llegar la madrugada, este chamaquito aprovechaba para ganar algo en apoyo de la economía familiar en aquel pintoresco barrio, orgullo de muchos saltillenses y lugar que el describe como un ranchito donde había cerdos, gallinas y vacas, pasaje de su infancia de bellos recuerdos que lo fue forjando y donde nada fue fácil. Comenta que su barrio estaba rodeado de muchos personajes, como aquel de nombre Perfecto Delgado, vecino reconocido por los comerciantes y que hasta un mercado lleva su nombre, y a quien Don Carlos lo describe como un líder nato y guerrero, que ni era perfecto ni tampoco delgado y que era priista y vivía del pan, ya que vendía morelianas en un canasto. En fin; ese era su barrio, lleno de inolvidables personajes.

Don Carlos siendo muy joven aprendió el oficio de impresor en el periódico “El Heraldo del Norte” donde laboraba su padre, además de otras actividades que formaron parte de su andamiaje como conserje, anunciador de bailes populares y presentador de artistas. El no perdía oportunidad para tomar el micrófono y realizar esas labores que con el tiempo se convertiría en su mayor pasión.

Cabe destacar que también fue ayudante de un campeón internacional de Box de aquellos ayeres surgido de su barrio y que diera grandes glorias a su tierra natal, me refiero al “Zurdo” Otilio Galván.

Grandes recuerdos aquellos pasajes de su infancia que pasaba con su padre en aquel periódico de antaño, hoy desaparecido, y en donde conoció y reconoció el talento de grandes en el periodismo de nuestra tierra como lo eran Roberto Orozco Melo, Mauro de la Rosa, José Pepe González, Lorenzo Blanco, Alfonso Arreola Pérez, Carmelino Delgado, un señor Rodríguez apodado el “Charro negro” y aunque Carlos Gaytán era sumamente joven abrevó de estos personajes la sustancia que más tarde sería su gran vocación: el periodismo.

Con el paso del tiempo, Don Carlos encuentra la gran oportunidad en su incipiente juventud al lado de su gran maestro y mentor, Don Antonio Escobedo y Casas, quien fuera el primer locutor en hablar frente al micrófono de la estación de radio XESJ de Saltillo, esto un 18 de junio de 1942, estación de la que fuera propietario Don Froylán Mier Narro. Con el paso de algunos años y a su encuentro con Don Antonio Escobedo, este; lo anima a que se prepare y que estudie para lograr abrirse camino en la profesión de la locución. Ya con alguna experiencia a los 18 años, se va a buscar futuro en varios municipios de Coahuila hasta lograr encontrar en la estación XEMJ de Piedras Negras, una oportunidad de programador y locutor de anuncios, esto aprobado por el dueño de esa estación Don Jesús Elizondo, es así que, es ahí donde logra consolidar su más grande sueño.

El destino lo trae de nuevo a su tierra natal, ahora sí, a forjarse en los laberintos donde había que descifrar las áreas de oportunidad, y es en esos vericuetos donde se va formando el carácter de unas de las voces más reconocidas en el ámbito de la locución  local, años de trabajar en las cabinas como locutor y en las calles como periodista, le dan el bagaje para ir convirtiéndose en lo que él se autodefine, como; reportero, locutor y periodista por vocación y aprendiz incansable de escritor.

Don Carlos Gaytán ha transitado por todos los medios de nuestra localidad ya sean impresos o radiofónicos, quizá este, sea el sello distintivo que hace la diferencia entre sus demás compañeros comunicadores. De cubrir la página policiaca en El  Heraldo de Saltillo de Don Paco de la Peña, a la Radiodifusora XESJ invitado por el Licenciado Ruiz Shubert para relevar a un gran paisano, Rubén Aguirre Fuentes “el Profesor Jirafales”, así también en el periódico Vanguardia de Don Armando Castilla donde fue director del periódico Extra. También colaboró en el Sol del Norte de la Cadena García Valseca, en fin muchos medios en donde pasó años en cada uno de ellos y donde tuvo la oportunidad de conocer a grandes personajes, propietarios muchos de ellos y de los cuales guarda excelentes momentos de aprendizaje que le fueron dando la experiencia que hoy aplica en sus labores de la locución y el periodismo. Eran tiempos en que se la pasaba de medio en medio, como aquel personaje que tenía múltiples oficios en la recordada película de Pedro Infante “Que te ha dado esa mujer” que salía de una chamba para ir a otra y gritaba, “ya llegué vieja, ya me voy vieja”, su motor de juventud hacía que su labor de hormiga incansable lo fuera moldeando y dándole un prestigio como comunicador en nuestra ciudad.

En su fase como escritor ha presentado 5 libros donde varios de estos, narran historias de vida de muchos locutores de antaño así también sobre la historia de Saltillo, y refiriéndome al último que presentó hace pocos días en el Centro Cultural Vito Alessio Robles y denominado ¡Bueno si probando 5. 4. 3. 2.. XESJ al aire! Realmente contiene pasajes que atrapan la atención de todos aquellos personajes que aman esta bella profesión de la comunicación.

Actualmente Don Carlos es la voz de los noticieros en Radio Coahuila, seguramente que usted lo ha escuchado con ese timbre de voz que lo hace un referente en estos menesteres de esta bella profesión, pero su pasión por escribir lo convierte en un relator muy asediado a través de las redes sociales en donde describe pasajes verdaderamente interesantes de nuestra ciudad que evoca grandes recuerdos para todos sus lectores.

Por todo esto amigos, Honor a quien honor merece, reconocemos a este personaje por haber dedicado su vida al servicio de su comunidad en los diferentes campos de la comunicación y despertar a través de redes el interés histórico y cultural de nuestro Saltillo querido. Carlos Gaytán Dávila.