Veinticinco mil coahuilenses participan en Programa “Oficina Verde”, va SEMA por más 

Al señalar que actualmente al menos 200 espacios de trabajo participan en el Programa “Oficina Verde” (POV), que promueve prácticas responsables en pro del medio ambiente, Eglantina Canales, secretaria de Medio Ambiente en Coahuila, aseguró que la dependencia que preside busca llevar esta iniciativa a escalas mayores.

“Hoy nosotros estimamos que son cerca de 25 mil coahuilenses los que participan en las oficinas verdes. Imagínense que fuéramos 100 mil o 200 mil, o toda la fuerza de trabajo de Coahuila colaborando para esto, y no nada más la fuerza del trabajo de la industria y del comercio, sino también la fuerza de trabajo en las universidades”, dijo en entrevista con medios, Eglantina Canales.

Dijo que, a través de campañas de concientización en escuelas, universidades y sitios de trabajo, lograrán que cada vez más hogares coahuilenses utilicen mecanismos autosustentables y de preservación de la naturaleza, haciendo de esto un benéfico hábito.

“Esto puede ser una de las muchas muestras de que, si ahorramos en eso, también ahorraremos en lo más importante que tenemos, que es nuestro tiempo, traeremos muchas cosas buenas. Yo creo que lo podemos hacer igual que en la oficina, teniendo un criterio muy claro del cuidado de los insumos que nos brinda la naturaleza y que usamos en la casa, que son la electricidad, el agua principalmente, pero también los energéticos”, externó.

Informó que otros programas con el mismo giro como la “Red de Micro Impactos Ambientales” (MIA), que actualmente opera en la Universidad Autónoma de Coahuila, son el claro ejemplo de que vivir en armonía con el entorno no es imposible, por lo que invitó a la comunidad a sumarse a estas acciones, primeramente “buscando compras que sean menos agresivas con el medio ambiente y el no desperdicio”.

“Nosotros escogimos don maneras de llegar a los hogares. Uno a través de la Oficina Verde, hay que llevar esa idea de ahorro al hogar. Y lo otro es a través de los jóvenes, a través de un programa que está también en la Universidad está funcionando bastante bien y creciendo, que es la Red de Micro Impactos Ambientales (MIA), donde cada quien medimos el impacto como estudiantes o maestros dentro de su hogar y cómo repercuten en el medio ambiente”. (OMAR SOTO)