DE BUENA FUENTE  

Me canso, Pánfilo…

La detención de Jorge Torres, ex gobernador interino de Coahuila, fue a solitud directa de las autoridades de Estados Unidos, y nada tuvo que ver con una indicación expresa de la Federación.

Pero sin duda, el tema será aprovechado en su visita a Coahuila por el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para posicionarse ante los diversos reclamos privados y públicos.

Falta de recursos federales, peligro de desempleo regional por impuestos al acero, crisis minera en la Carbonífera, el nuevo sindicalismo de “Napito”, y otras problemáticas, son asuntos ineludibles en la agenda presidencial para Coahuila.

Sin embargo, fuentes políticas en la CDMX señalan que López Obrador tiene metida la idea hasta el tuétano, que la clase política de esta entidad es sinónimo de corrupción, debido a la mala fama ganada en dos que tres sexenios pasados.

El Día del Ejército es un buen pretexto para hablar de seguridad, pero AMLO tiene cuentas sociales pendientes.

No todo es hablar de corrupción, y el pasado.

 

La sindicatura…

Según Carlos Loret de Mola, la Secretaria de Hacienda detectó la operación de un poderoso sindicato regional en Tamaulipas y Coahuila, con aproximadamente cincuenta empresas fantasmas dedicadas al lavado de dinero a través del sistema “pitufeo”.

Eso en el argot bancario significa diluir grandes transferencias económicas en pequeños depósitos sistemáticos para no llamar la atención.

En la citada operación, según Hacienda se encuentra coludidos ex gobernadores y empresarios tamaulipecos y coahuiltecos, que utilizan las cuentas de sus trabajadores agremiados para lavar dinero, sin conocimiento de ellos.

Esto no lo dice Loret, pero el esquema es igual, al que utilizaron los empresarios y políticos laguneros, aun prófugos,  Salomón Juan Marcos Issa, y Juan Marcos Villarreal para lavar dinero, y defraudar al fisco.

Sus cómplices Rogelio Veyan Humphrey, Jorge Alberto Mena Salaís, y Felipe Silva Olvera, también son buscados por la Fiscalía Federal.

Loret tampoco lo dice, pero es fuerte la sospecha de la cercanía de Salomón Juan Marco Issa con el mandatario estatal Rogelio Montemayor Seguy, y  con otros ex gobernantes coahuilenses.

El magistrado Miguel Felipe Mery Ayup, fue también socio de la familia Marcos Issa.

Veremos y diremos…

 

El verde es vida…

Al alcalde nigropetense Claudio Bres y al Secretario de Seguridad Pública, Jorge Luis Pliego, está por estallarles el polvorín migrante.

La prohibición de fumar, detonó un amotinamiento en el albergue, pues desde hace dos días los hondureños, salvadoreños y guatemaltecos se quedaron sin el olor a yerba verde.

El síndrome de abstinencia provocó crisis violenta al interior del albergue, ante la falta de inteligencia y sensibilidad de Claudio y Pliego.