CAFÉ POLÍTICO

0
413

SE PUDO HABER EVITADO: AMLO

Tiene razón el presidente López Obrador cuando dijo que la tragedia se pudo haber evitado. Claro, es válida esa reflexión por varias consideraciones. La muerte de 92 personas y más de 50 heridos por la explosión del ducto de Pemex en Tlahuelilpan, tiene varias aristas según el ángulo del que se le quiera ver. Veamos: 1) Por principio de cuentas el Ejército y Marina, son instituciones garantes de la seguridad de los mexicanos y salvaguarda de la soberanía del país. El que los últimos gobiernos del PAN y del PRI los hayan enviado a las calles a combatir el narcotráfico y crimen organizado, no es culpa y responsabilidad de ellos. 2) El pretender echarles la culpa de la tragedia de Tlahuelilpan, Hidalgo, es inadmisible e insensato. 3) En todo caso a quien se debe responsabilizar de esta calamidad y aflicción es a PEMEX, cuyo director general Octavio Romero Oropeza es un ingeniero agrónomo –un rico ganadero y agricultor–, sin credenciales de la industria petrolera. Un fallido candidato a la alcaldía de un pueblito de Tabasco llamado Centro, pero eso sí, muy cuate de AMLO.

 

UNO DE LOS DOS MIENTE

4) La curva de aprendizaje para manejar una empresa del calado de PEMEX, no merece gente inepta, torpe e incapaz para ir aprendiendo sobre la marcha. Ello es sumamente grave. Ahí las consecuencias. 5) Cabe destacar que la gente que se acercó a recoger gasolina, estuvo cuatro horas en el lugar del siniestro. Tiempo más que suficiente para que PEMEX hubiese cerrado las válvulas del ducto. 6) Según palabras de Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, pasaron cuatro horas entre fuga y explosión. Tiempo más que bastante para “cerrar la llave” y evitar tanta mortandad. 7) Lo dicho por Durazo Montaño, indignó a Romero Oropeza (jefazo de PEMEX) al decir éste que solo fueron 20 minutos y no cuatro horas. 8) Uno de los dos miente. Se contradicen en un punto de inflexión que pudo haber evitado la catástrofe. En rueda de prensa se les hizo bolas el engrudo. Ello fue más que evidente ante la mirada perdida y cansada del presidente.

 

YA NO RESPETAN NI GRADO NI CARGO

9) Volviendo con la Sedena, Marina y la Policía Federal; su actuación fue prudente y mesurada. Ellos trataron de persuadir a la gente para que se retirara del lugar, pero no hicieron caso. Vale recordar que la gran mayoría de los mexicanos ya no respetan ni grado ni cargo. 10) Vemos por televisión como hordas de pillos, cínicos y bribones los enfrentan a “tiro derecho” al grito “aquí nos morimos todos”. Y la verdad es que muchas de las veces son superados en número los soldados y marinos. El respeto y consideración por nuestras instituciones se ha perdido. Otros las han mandado “al diablo” desde tiempo atrás. 11) No debemos hacer mofa y escarnio de la gente que ya está rindiendo cuentas al Creador. No se vale. El que 92 personas hayan perdido la vida –la cifra superará los 100 en estos días–, y su muerte haya sido debido a la ingenuidad, valemadrismo e ignorancia, o porque de plano sus vehículos no tenían gasolina porque en las gasolineras no hay, no es motivo para responsabilizarlos de esta horrible desgracia.

 

LA TRILLADA CORRUPCIÓN

12) Lo que hay que hacer es deslindar responsabilidades y el presidente bien sabe que la tragedia que “se pudo haber evitado” (AMLO, dixit), se debe a la ignorancia e ineptitud de algunos de sus principales colaboradores como es el caso del tabasqueño Octavio Romero Oropeza. 13) No hay que darle tantas vueltas al asunto. Y tampoco convocar a tantas conferencias de prensa –sábados y domingo también– ya que al haber varios voceros de todas y cada una de las secretarias participantes, todos se hacen bolas en detrimento de una eficiente comunicación con la sociedad. 14) Seguramente AMLO no responsabilizará a PEMEX de todo esto. Ni a ninguno de sus colaboradores. No. El Preciso le echará la culpa a la tan trillada corrupción. Como si la corrupción era la responsable de cerrar las válvulas. En fin.

 

MARS ENTREGARÁ MATERIAL AL HG

Este miércoles el gobernador Miguel Riquelme visitará el Hospital General de Torreón. El Mandatario aprovechará la vuelta para constatar la buena marcha que le ha dado el médico Javier Dorantes Monsivais ya que desde que se hizo cargo del nosocomio, ha venido sacando al “buey de la barranca” pian pianito. Huelga decir que MARS se hará acompañar de su secretario de Salud, Roberto Bernal Gómez, cuya visita está programada a las 9 de la mañana. Por cierto, Don Miguel entregará material de Ginecología y Endoscopia, así como de Cirugía Bariátrica y Laparoscopia. Incluso, hará entrega de más camas para el hospital, así como de camas especiales para cirugías bariátricas que son especiales. Por cierto, el Mandatario hará el anuncio oficial en el sentido de que en marzo iniciarán las cirugías bariátricas con procedimientos quirúrgicos usados para tratar la obesidad, buscando la disminución del peso corporal como alternativa para bajar la presión sanguínea y la diabetes. Estas cirugías se harán a personas seleccionadas de acuerdo a edad, peso y condición económica. Para ello, los candidatos deberán contar con el Seguro Popular.

 

BIEN JAVIER DORANTES

Este programa de cirugías gratuitas es otro punto bueno a favor del gobernador que en materia de salud, ha venido implementando en las diversas regiones del estado. Por su parte Javier Dorantes entabló pláticas con miembros de la Asociación Pro-Infancia Neurogénica, A.C. (APIN), que preside el médico Miguel Chong López ya que este organismo donó al Hospital General cientos de cajas de medicinas lo cual resulta de mucho beneficio para los derechohabientes.