Sube a 89 cifra de muertos por explosión en ducto de Pemex

 (Xinhua/Xin Yuewei) 

Ciudad de México.- Aumentó a 89 el número de personas fallecidas por la explosión en una toma clandestina de hidrocarburo en el municipio de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, informó este lunes el secretario de Salud, Jorge Alcocer.

“Desafortunadamente hemos tenido cuatro fallecimientos más, que sumados a los 85 anunciados (previamente), hoy son 89 fallecidos” hasta las 05:00 hora local de este lunes, indicó Alcocer en su reporte, acompañado por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El titular de la Secretaría de Salud señaló en rueda de prensa, en Palacio Nacional, que existe una lista de 65 personas desaparecidas, mientras que otras 51 están hospitalizadas en distintos nosocomios del centro de México, de las cuales varias tienen la posibilidad de salvarse.

Comentó, no obstante, que dos jóvenes tuvieron que ser trasladados de emergencia a un centro especializado en Galveston, Texas (Estado Unidos).

A su vez, el mandatario mexicano expuso en su momento que “no podemos decir otra cosa, estamos tratando de salvar vidas, esto es lo más importante”.

López Obrador calificó la tragedia de “muy dolorosa” y dijo que tal acontecimiento pudo evitarse como otros similares en el pasado, “si no existiera la corrupción”.

“Claro que se pudo evitar la tragedia si no hubiese corrupción en México, si no se llevara a cabo esta práctica de robo de combustible, si la autoridad no lo permitiera, si la gente por necesidad no llevara a cabo estas actividades”, remarcó.

El mandatario dio a conocer también que en las siguientes horas aumentará la vigilancia en los ductos de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), así como en la transportación de combustible para garantizar el abasto.

Dijo que su gobierno no dará tregua a los que se dedican al robo de combustible, ni a la corrupción y la impunidad.

“Siempre he dicho que es mucho mejor prevenir que lamentar. Para prevenir hay que atender las causas que llevan muchos años sin atenderse”, apuntó.

López Obrador confirmó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México abrió un expediente a partir de una demanda contra la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) “por inacción en Hidalgo”.

“Claro que se va a responder, pero así están las cosas”, puntualizó el presidente mexicano.

El incidente se registró el pasado 18 de enero en una toma clandestina de gasolina, donde había una fuga del hidrocarburo entre campos de cultivo del municipio de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo, cerca de una importante refinería.

Decenas de pobladores de la zona acudieran a pie y en automóvil al lugar para abastecerse gratuitamente del hidrocarburo que salía con gran fuerza.

Dos horas después, hacia las 19:00 hora local del viernes, se produjo una explosión en el sitio, donde se calcula que había entre 600 y 800 personas para recoger el hidrocarburo, según reportes militares.

Una de las líneas de investigación de las autoridades es que la toma clandestina fue abierta por ladrones de combustible, delito que provoca al Estado mexicano pérdidas anuales por 60.000 millones de pesos (unos 3.151 millones de dólares). (XINHUA)