ACONTECER

GRANDES TRAGEDIAS 

Tlatelolco, en tiempos de Díaz Ordaz; Jueves de Corpus, en el sexenio de Echeverría; San Juanico, en el de Miguel de la Madrid; Aguas Blancas, en el de Zedillo; Pasta de Conchos, en el de Fox; San Fernando y Allende, en el de Calderón; Ayotzinapa, en el de Peña Nieto; y ahora Tlahuelilpan, en el de López Obrador.

Tragedias todas éstas que dejaron decenas de muertos; atribuidas algunas a los gobiernos en turno, al Ejército, al narco, o a meros accidentes, pero todas marcaron sin duda el sexenio del gobierno en el que ocurrieron.

La de AMLO llegó muy pronto. Ojalá sea la única en su sexenio.

SIN CONSEJERO

La página del ICAI muestra, desde diciembre del año pasado, cuatro titulares y una vacante en la composición de su Consejo General. El lugar de ALFONSO VILLARREAL, quien cumplió su periodo precisamente a finales del 2018, no ha sido cubierto y el Congreso ni siquiera ha emitido la convocatoria para buscar a su reemplazo.

Hasta el momento, sabedor de que cumple con el perfil y con todos los requisitos, el único que ha levantado la mano es MIGUEL ÁNGEL MEDINA TORRES. Habrá que esperar a que el Congreso emita la convocatoria, y los términos en que venga ésta, para saber si hay otros (as) apuntados (as).

HH SE FORTALECE

El que demostró que trae músculo entre su gremio es el presidente en Coahuila de la Asociación Mexicana de Hoteleros, HÉCTOR HORACIO DÁVILA, quien este viernes organizó una reunión en Monclova entre los socios de esta cámara empresarial y la nueva secretaria de turismo, LUPITA OYERVIDES, reunión en la cual se alcanzaron acuerdos importantes y, sobre todo, quedó en claro que los empresarios de éste ramo están más que puestos para jalar juntos con el gobierno.

Lupita por su parte dejó en claro que ella también trae ganas de impulsar con todo a este sector que cada vez es más importante en Coahuila.

LUCRAR CON LA RELIGIÓN

Tan exitoso les ha resultado a los hermanitos Pacheco su negocio «Cristo Vive», que ahora, como si fuera un McDonalds o un Burguer King, ya comenzaron a franquiciar el concepto abriendo sucursales en comunidades, como General Cepeda, en dónde puedan seguir engañando a la gente, sobre todo a la más humilde y a la más ignorante, mientras que ellos continúan amasando una descomunal fortuna con las cuotas «voluntarias» que les piden a los que ingenuamente caen en sus redes de adoración.

Lo más grave es que ninguna autoridad les pone un freno, pese a que están operando ilegalmente como una asociación religiosa, sin tener el registro para ello. Pero como con la religión nadie se quiere meter, los hermanitos Pacheco encontraron entonces un negocio que es mucho más lucrativo que cualquier empresa legalmente constituida, e inclusive aún más que otras vinculadas también con la delincuencia. No nos sorprenda entonces que, en unos años más, Cristo Vive este sangrando los bolsillos de millones de mexicanos, como hasta ahora lo ha estado haciendo con el de cientos de miles de coahuilenses.

paco1533@prodigy.net.mx