ÍNDICE

La reacción ciudadana ante el desabasto de gasolina deja mensajes importantes que quienes detentan el poder no deben pasar por alto.

Que pese al caos que se generó haya un respaldo a la decisión de Andrés Manuel López Obrador de combatir al huachicoleo cerrando ductos confirma el repudio social hacia la impunidad y corrupción que han imperado por años.

Aquí se plantea el tamaño del reto para quienes en lo local deben construir condiciones de gobernabilidad y viabilidad de futuro político: además de gobernar con eficacia, tienen que hacerlo con transparencia y cero tolerancia a la corrupción.

Para la sociedad, todo gobierno surgido de algún partido diferente a MORENA está en principio bajo sospecha. Es un lastre con el que tienen que cargar, y del que únicamente se podrán deshacer con acciones contundentes para demostrar que están comprometidos con un desempeño honesto.

Lo grave es que esa aureola de pureza que socialmente se les concede a los morenos, les da para burlarse y en los hechos incurrir en las mismas prácticas clientelares y deshonestas que tanto criticaron.

En Monclova acaba de quedar en evidencia que el empadronamiento para el programa “68 y más”, a través del cual el gobierno federal entregará pensiones mensuales a los adultos mayores, se realiza en las oficinas de la diputada Melva Farías.

Primero integraron el grupo “Servidores de la Nación” a partir de la estructura de MORENA, serían los responsables de censar beneficiarios de los programas sociales y en la siguiente etapa levantar los nuevos padrones, y ahora se descaran y en lugar de llevar los trámites, que son oficiales, en una dependencia de gobierno, lo hacen con la diputada.

No se podía esperar otra cosa, cuando los cargos públicos y legislativos ganados están en los hechos acaparados por ex panistas y ex priistas, ahí está Reyes Flores, que fue dirigente del PAN en Coahuila, como representante plenipotenciario del gobierno federal, y cuentan también ahora en sus filas con Luis Fernando Salazar, quien como delegado de Sedesol de un gobierno panista, le diseñó y operó a ese partido su estructura en el pasado reciente precisamente con los padrones sociales y sus recursos.

No es diferente el caso de Melva, sus antecedentes son como dirigente de comerciantes ambulantes adheridos al PRI.

Lo dijimos después de la elección de junio, el cambio en todo caso será de siglas, pues vemos las mismas caras y las mismas mañas.

No en vano ya empiezan a surgir voces de inconformidad entre quienes por años le apostaron, desde la oposición, al proyecto de López Obrador, y hoy siguen viendo desde la orilla cómo la anhelada transformación trae de lastre a los peores perfiles del pasado.

En las condiciones políticas que vivía Coahuila, apostar por un proyecto opositor, tuviera las siglas que tuviera, implicaba arriesgar prestigio personal, familia, empleo o negocio. La disidencia se castigaba, y hubo quienes ahí se mantuvieron y no están de acuerdo con lo que hoy ocurre, pero que sus voces se escuchen va a tardar, pues tampoco ahora hay tolerancia ni espacios para la crítica.

–o–

En otras canchas. Tal parece que el gobernador Miguel Ángel Riquelme recapacitó la estrategia y ante la evidente limitación presupuestal ha descartado engrosar más la nómina con las coordinaciones regionales que se crearían para acomodar ahí a los que serán operadores para las contiendas próximas.

Así, sigue sumando a su equipo algunos perfiles, pero en cargos que ya estaban creados, en sustitución de personajes que se habían quedado desde el sexenio anterior.

Esta semana se confirmó la designación de Jesús María Montemayor en Infraestructura Educativa, y la de Ricardo Aguirre en la Comisión de Vivienda, que no deja de llamar la atención, pues con todo y que en los días recientes estuvo en la escena pública cuestionado por como dejó las finanzas en Ramos Arizpe, lo reivindican con el nombramiento.

En los corrillos políticos se habla que los nuevos funcionarios podrían ser considerados precisamente para las candidaturas al Congreso el año próximo, y empieza a preguntarse por los perfiles femeninos que representarían al PRI, pues requiere el mismo número de mujeres que de hombres para las candidaturas, y las que siempre han sido tomadas en cuenta o ya son diputadas o ya pasó su momento.

Que a nadie extrañe si en los próximos días se comienza a dar mayor visibilidad a funcionarias como Yezka Garza y Azalea Maldonado Wong, para ir midiendo si tienen posibilidades de competir en Saltillo y Piedras Negras.

Pues aunque el perfil natural para la diputación en Piedras Negras parecería ser Sonia Villarreal, hay quienes comentan que la ex alcaldesa no está lista anímicamente para ir a una nueva campaña, luego de la derrota del año pasado y los hechos violentos, en los que destaca el asesinato de Fernando Purón.

–o–

Otra vez esta semana surgieron los reclamos de empleados del CECYTEC por la falta de pago, historia que se repite quincena tras quincena. El titular Francisco Tobías hace malabares para conseguir recursos cada que toca pago, pero poco trabaja en una solución de fondo, hay quienes apuestan a que no le queda mucho tiempo en el cargo pues ya les está cansando que no se aplique en su chamba.