CAPITALES

FRANCISCO TREVIÑO AGUIRRE

LA INNOVACIÓN DISRUPTIVA: UN NUEVO MODELO DE NEGOCIOS 

La innovación disruptiva se refiere a esquemas que rompen paradigmas. A desarrollar mercados donde no existen y a atraer clientes que aún no saben que lo son. La teoría dice que una empresa más pequeña con menos recursos puede desplazar a una empresa más grande de un nicho de negocio establecido y exitoso al dirigirse a segmentos del mercado que han sido descuidados por su competencia, generalmente porque se enfoca en áreas más rentables. A medida que la empresa más grande se concentra en mejorar los productos y servicios para sus clientes más exigentes, la pequeña empresa se está posicionando en el extremo inferior del mercado o está aprovechando un nuevo segmento.

Para ser disruptivo, una empresa primero debe ganar aceptación en el extremo inferior del mercado, un segmento en gran medida ignorado por las grandes empresas, en lugar de los clientes de gama alta más rentables. Un buen ejemplo es Netflix. El negocio inicial de alquiler de películas de venta por correo no era atractivo para un gran grupo de clientes de Blockbuster. Identificaron un nicho de mercado que no existía y con el auge de la tecnología, incluida eventualmente la capacidad de transmisión por Internet, Netflix pudo hacer crecer su negocio y, finalmente, ofrecer películas y series de televisión a solicitud de una gran audiencia de manera conveniente y rentable. Fue la invasión inicial desde el extremo inferior del mercado lo que hizo que Netflix fuera disruptivo. Las empresas disruptivas están explotando tecnologías para entregar productos nuevos o existentes de maneras radicalmente diferentes. Sus ofertas son inicialmente inferiores a las de los operadores tradicionales y, a pesar del precio más bajo, los clientes generalmente no están preparados para cambiar cuando esto sucede, muchas personas comienzan a usar el producto o servicio, y los precios del mercado bajan. Si bien la innovación disruptiva está vinculada a las variaciones de los modelos de negocios y la invasión del mercado de gama baja, la innovación radical depende de las capacidades organizacionales y del capital humano. Mientras que la innovación incremental ayuda a las empresas a mantenerse competitivas a corto plazo, la innovación radical se centra en el impacto a largo plazo y puede implicar el desplazamiento de productos actuales, la alteración de la relación entre clientes y proveedores y la creación de categorías de productos completamente nuevas. Al hacerlo, las empresas a menudo dependen de los avances en las tecnologías para llevar a su empresa al siguiente nivel. Incluso en sus 181 años de existencia, John Deere ha revolucionado la industria a través de la creación de un ecosistema más amplio para productos agrícolas. Google está desarrollando vehículos autónomos, Amazon está experimentando con drones para realizar compras y existe la posibilidad de que en el futuro podamos imprimir medicamentos en 3D en nuestras propias casas. Con estas innovaciones potencialmente disruptivas en el horizonte, ¿cómo deben responder las empresas existentes? Las empresas deben de reaccionar ante la disrupción, mas no de forma exagerada. Para los expertos, el éxito se basa en desarrollar un área de negocios separada del principal, lo cual implica llevar a cabo dos operaciones diferentes. A medida que el negocio disruptivo crece, puede eventualmente robar clientes del esquema principal, pero no se debe de tratar de resolver este problema antes de que sea un problema.

Twitter: @pacotrevinoa

email: [email protected]