Edwin Said González: el joven saltillense que nació para bailar

Tal como el Billy Elliot inglés, Edwin Said venció todos los estereotipos para triunfar haciendo lo que más le gusta

Alguna vez Steven Thompson escribió que “la danza es un arte, dibuja tu sueño y síguelo”, frase íntimamente ligada a la vida del joven Edwin Said González, quien decidió llevar su innata pasión por el baile a alturas profesionales a la corta de edad de 7 años, cambiando así los juegos de soccer, los paseos en bicicleta y las tardes con sus amigos, por estudiar ballet clásico, sobreponiéndose también a una sociedad que criticó su decisión, al no encajar con la imagen de lo que, por estereotipos, un niño debería soñar ser.

“Confiaba siempre en que lo que estoy haciendo, no es que por lo que me están diciendo o me llegan a ofender, ya no lo haré. Yo estoy consciente de que lo que me están diciendo no es cierto porque, por ejemplo, muchas personas dicen ’el ballet es para niñas o el ballet es algo que no se practica o no es una profesión como cualquier otra’. Lo que necesitas es estar seguro de ti mismo y creer en ti”, compartió Edwin Said González, en entrevista con El Heraldo de Saltillo.

Sus primeros pasos dentro del mundo del ballet los dio en la Escuela Profesional de Danza de Maribel Lugo y Rodolfo Moreno, quienes lo llevaron de la mano para terminar de sembrar el amor por la disciplina artística en la que destacó desde pequeño.

“Algunas personas siempre me preguntaban ‘¿vas a estudiar otra cosa?’ y contestaba ‘pues ya estoy estudiando esto’. Me gradúe de la Escuela Superior de Danza de Monterrey con la licenciatura en Danza Clásica. Muchas personas no lo ven realmente como algo serio, además que sí lo ven como ‘eso déjalo para las niñas, eso déjalo para otras personas'”, dijo.

Con la constancia y perseverancia que siempre mostró durante sus primeras etapas de formación, Said González ha vivido ya una de las máximas glorias para un nobel bailarín, ya que cuando tenía 17 años se coronó con el primer lugar en la Concurso Nacional de Ballet Infantil y Juvenil 2017 y bailó como solista en el Palacio de Bellas Artes, considerado uno de los escenarios más importantes de México y América Latina.

“En México también está creciendo el nivel de danza clásica y tiene que verse como una realidad en México y en cualquier otra parte, como algo serio”, aseguró.

SUEÑO CUMPLIDO

Tras una visoría y al demostrar sus dotes producto de un talento natural pulido por la profesionalización, González fue elegido para obtener una beca completa para estudiar en la prestigiada English National Ballet School en Londres, Inglaterra, una de las mejores y más prestigiadas en el mundo. Logro que para él simboliza un sueño cumplido.

“Era una clase de ballet que tenías que prepararte. Ahí mismo dieron los resultados en una conferencia con Isaac Hernández, que actualmente es el primer bailarín del English National Ballet. Llegaron los maestros y directivos e iban mencionando a los que habían quedado seleccionados para obtener la beca y entre ellos estaba yo”, recordó.

En verano del próximo año, viajará para un curso y estadía anual, a la tierra del Big Ben para representar con orgullo a México y convertirse en uno de los exponentes del ballet clásico más representativos mundialmente.

“Toda persona necesita ir ascendiendo en crecimiento. Por ejemplo, yo estaba en la Escuela Profesional de Danza de Coahuila, después con la Escuela de Danza de Monterrey, y ahora tener la oportunidad de estar en una escuela de prestigio internacional, que es una de las mejores de ballet del mundo, es lo mejor. Es una grandísima oportunidad que tiene que aprovecharse”, comentó.

Motivado por la hazaña, el ejecutante planea aprovechar al máximo la merecida oportunidad que representa un parteaguas en su carrera y una muestra más de que nació para bailar.

“Después del año lo que yo quiero quedarme allá, ingresar a la compañía de la escuela English National Ballet. Lo que quiero es terminar mis estudios y regresar a la compañía e ir creciendo poco a poco de categoría para poder ser algún primer bailarín o bailarín solista. Lo que quiero es ir creciendo cada vez más”, externó.

Nacido en Michoacán, pero trasladado a Saltillo en su infancia, el artista señala con orgullo “soy orgullosamente de Coahuila” y espera que al igual que él, más jóvenes se atrevan a perseguir sus ideales y sueños.

“Hagan lo que quieran hacer. No se limiten por cualquier circunstancia que se presente. Primero debes estar seguro de qué es lo que quieres hacer. Adelante, si en verdad quieres hacerlo tienes que trabajar y poner el 100 por ciento de ti para lograrlo. Tienes que ser congruente con lo que dices y haces”, finalizó. (OMAR SOTO)

EL BILLY ELLIOT MEXICANO

La historia de Edwin Said González se asemeja mucho a la que millones de personas vieron en la película y el musical titulado “Billy Elliot”, ambos inspirados en la vida del bailarín ingles Philip Mosley.

Billy Elliot es la historia de un niño que tuvo que luchar contra los estereotipos y los prejuicios de un pueblo de Inglaterra de mente cerrada, bajo el símbolo de unas zapatillas de ballet que le pone en contra de todos sus vecinos, y a veces de sí mismo, por no querer ser boxeador, sino dedicarse al baile.

La película basada en la vida de Mosley, narra una historia ambientada en un entorno muy real, un poblado minero en momentos en que el gobierno de Margaret Thatcher imponía su dureza contra los huelguistas. No podía ser más duro el ambiente para un niño que, en vez de boxear, quiere bailar.

 

(Con información de http://educomunicacion.es/cineyeducacion/temasbillyelliot.htm)