Enfermedades en el embarazo pueden desencadenar el trabajo de parto: IMSS

Infecciones en vías urinarias, diabetes e hipertensión son algunas de las principales etonantes

El parto prematuro, que se define como el nacimiento antes de las 37 semanas de gestación, es un fenómeno que se presenta en uno de cada diez embarazos y, en la mayoría de las ocasiones, es consecuencia de una o varias enfermedades de la mujer.

La especialista en neonatología, adscrita al Hospital General de Zona (HGZ), No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social, (IMSS), Yarely Rodríguez Gómez, hace énfasis en la importancia de que la persona se embarace en óptimas condiciones de salud y cuide tanto su estado físico, como emocional.

Existen circunstancias como la obesidad, que pueden provocar diversas enfermedades y que de no atenderse detonan en un parto anticipado y por ende en el nacimiento prematuro, algunos ejemplos son la diabetes, hipertensión, infecciones en vías urinarias y renales.

Otros factores de riesgo son gestaciones en los extremos de la vida, es decir muy jóvenes, – antes de los 16 años-, o en edad avanzada, -más de los 35-, y el abuso de sustancias nocivas como el alcohol y el tabaco.

El mayor riesgo para el bebé, es cuando nace antes de las 28 semanas de gestación ya que la inmadurez de su organismo y del sistema inmunológico puede condicionar incapacidades a largo o mediano plazo, como retraso mental, parálisis cerebral, enfermedad pulmonar crónica, problemas de visión y audición, que a su vez se convierten en las primeras causas de muerte en menores de cinco años.

Planear el embarazo es la principal recomendación para evitar los nacimientos prematuros, señala la especialista.

Alimentarse sanamente, mantener un peso adecuado, practicar algún deporte o actividad física, e iniciar la ingesta de ácido fólico cuando menos tres meses antes del embarazo son las principales recomendaciones.

Tan pronto se tenga conocimiento del embarazo hay que acudir a valoración con el médico familiar o el especialista en ginecología y evitar complicaciones tanto en ella como de su futuro hijo.

Una vez confirmado llevar un seguimiento puntual de su embarazo, continuar con los hábitos saludables e informar al médico en caso de existir alguna causa que pudiera influir en el desarrollo.

La experta reitera que la leche materna en el recién nacido es de gran relevancia, ya que otorga un sinfín de anticuerpos para combatir las enfermedades, desafortunadamente en este trance son pocas las posibilidades de amamantar y ello complica aún más las cosas.

En el IMSS, cada gestante es muy importante por lo que se hacen todo lo medicamente posible porque los embarazos lleguen a buen término y los bebes nazcan en excelentes condiciones de salud. (EL HERALDO)

 

Comments are closed.