PLAY ACTION  

JOSÉ PABLO LADRÓN DE GUEVARA

 La experiencia manda en la NFL

El pasado domingo fuimos testigos de cómo tres de los equipos más ganadores de la última década y poseedores de entrenadores y mariscales con anillo de Súper Tazón dieron signos de autoridad, perfilándose como importantes contendientes para el título. Por un lado vimos cómo los Santos de Nueva Orleans le quitaron el invicto a los Carneros de Los Ángeles, también presenciamos la victoria de los Acereros de Pittsburgh sobre los Cuervos de Baltimore y el domingo por la noche Tom Brady dejó en la lona a Aaron Rodgers y los Empacadores. En la mitad de la temporada se veían en solitario a los Jefes y Carneros como los mejores equipos, pero las tres franquicias mencionadas han elevado de manera importante su nivel de juego y se han unido a su club.

Lo que más sorprendió fue la victoria de los Santos, poniéndolos en una posición privilegiada porque abre la posibilidad que puedan recibir todos los juegos de postemporada en casa, ventaja considerable para ellos. Lo que los hace muy peligrosos es que su ofensiva multidimensional, que cuenta con superestrellas en las posiciones de mariscal, corredor y receptor, lo que genera incertidumbre a las defensivas contrarias porque no pueden usar doble cobertura en algún jugador. Si al gran talento dentro del emparrillado le sumamos que tienen en Sean Payton, el entrenador en jefe, a una de las mejores mentes ofensivas en toda la NFL, el  número de esquemas y jugadas que pueden mandar es ilimitado. También, cabe mencionar que la defensa ha mejorado su nivel, después de las primeras semanas en las que mostraron signos de debilidad. Aunque no es tan imponente como el año pasado, se ha vuelto oportunista, generando entregas de balón o series de tres y fuera en momentos claves del juego, que le dé a su ofensiva el manejo total del encuentro

Pittsburgh ha estado bajo el ojo del huracán durante toda la temporada. Todo comenzó con la ausencia de LeVeon Bell en los entrenamientos y juegos, por decisión contractual, y posteriormente comenzaron las dudas sobre la capacidad de entrenador Mike Tomlin de controlar el vestuario. Pero esos dos temas han sido fuertemente aclarados de forma positiva por la franquicia. El gran desempeño de James Connner en la posición de corredor ha hecho olvidar a Bell, dando altos dividendos tanto en el juego terrestre como el aéreo. Y en el otro tema, las victorias de las últimas semanas solidifican la labor del entrenador, mostrando que puede mantener a su equipo unido ante situaciones adversas. Tras la victoria contra Baltimore, se encuentran en solitario como líderes de su división y, conociendo la historia de este equipo, es poco probable que suelten ese lugar.

Los Patriotas noquearon a los Empacadores de Green Bay el domingo por la noche. El juego estuvo bajo la temática de saber qué mariscal, si Brady o Rodgers era el mejor y claramente Brady ganó la partida. El libreto de Nueva Inglaterra no ha cambiado respecto a los años pasados, tienen un mes de septiembre regular que genera dudas sobre si ya terminará el reinado Belichcik-Brady, y a partir de mediados de octubre prenden el switch de equipo elite, convirtiéndose en una aplanadora que acaba con lo que se ponga enfrente. Ya vencieron a los Jefes, situación que no se debe olvidar porque puede definir la sede de los juegos de playoffs. Si de nueva cuenta la ruta para el Super Bowl tiene que ser por Nueva Inglaterra, seguramente veremos a Brady en el gran juego. En estos momentos únicamente una lesión muy importante en el equipo los podría detener.

Los Santos tienen una racha de siete partidos sin perder, los Patriotas de seis y Pittsburgh de cuatro. Junto con los Cargadores y Tejanos, son los equipos más enrachados de toda la NFL. Lo que hace muy peligroso a estos equipos es que cuentan con entrenador y jugadores con mucha experiencia, que saben cómo ganar los juegos decisivos que los llevarán a la postemporada. Seguramente al final veremos una lucha entre los equipos “jóvenes”, que son los Carneros y Jefes, contra “la vieja guardia” para ver qué generación se lleva el Super Bowl.

 

You may not know:

James Conner tiene 4 juegos con por lo menos 100 yardas terrestres, 50 aéreas y una anotación. La primera vez que sucede en la historia de la NFL.

 

Tus comentarios a: jpldg@hotmail.com  @leidron

 

 

Comments are closed.