Slim ofreció pagar el nuevo aeropuerto; AMLO no le hizo caso

 

A los mexicanos no nos hubiera costado un centavo la obra, y si podríamos gozar de sus beneficios. Pero López Obrador prefirió tirar miles de millones de dólares a la basura, y optar por un proyecto inviable, decisión que ya puso en riesgo las finanzas de México, y el futuro de millones de personas.

 

Previo a la consulta ciudadana que definió el futuro del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, el empresario Carlos Slim le mandó una carta al presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, para asegurarle que la obra de Texcoco, un aeropuerto necesario y moderno, no le costaría ni un solo centavo.

Así lo señala F. Bartolomé en su columna Templo Mayor del periódico Reforma, en la que escribe que el presidente de Grupo Carso, le brindó a AMLO, la propuesta de que la inversión privada fuera la que terminara el proyecto que lleva un avance global del 32.9%.

Pese al manuscrito, López Obrador solo habría indicado que después del ejercicio ciudadano que se llevó a cabo los pasados 25, 26, 27 y 28 de octubre, podría reunirse con el ingeniero para hablar sobre las inversiones en México, y sobre la continuación o no del NAIM en Texcoco.

 

Esto fue lo que publicó Templo Mayor:

 

¡ES UN AVE!, ¡es un avión!, ¡es Carlos Slim al rescate! Cuentan que hace unos días llegó a la casona de Chihuahua una carta de puño y letra del dueño de Grupo Carso dirigida al Presidente electo.

QUIENES conocen la misiva cuentan que en ella, el ingeniero le planteaba a Andrés Manuel López Obrador-antes de la consulta sobre el NAIM– que él y un grupo de empresarios estaban listos para asumir el costo total de terminar el nuevo aeropuerto en Texcoco, con tal de que no lo cancelara.

EN POCAS PALABRAS, Slim le ofrecía al próximo mandatario que su gobierno contara con todos los beneficios de un aeropuerto necesario y moderno, sin tener que pagar un solo peso.

LA RESPUESTA de López Obrador fue que le agradecía su atenta cartita y que le proponía una reunión… pero después de que se conocieran los resultados de la consulta. Y el resto es historia.

 

Al cerrar las mesas de votación, los resultados de la supuesta consulta, llena de irregularidades que todos los mexicanos vimos, arrojaron que participaron un millón 69 mil 870 personas, de las cuales, el 69.95% dio su visto bueno a la opción de Santa Lucía y solo el 29.1 % a la continuación del proyecto de Texcoco. AMLO de inmediato salió a festinar el resultado, y dio por cancelada la construcción del Nuevo Aeropuerto, ese que a los mexicanos no nos hubiera costado un solo centavo, si el flamante presidente electo hubiera aceptado la propuesta del hombre más rico de México.

 

EL PRETEXTO DE AMLO, SU ODIO CONTRA LOS EMPRESARIOS

 

López Obrador dijo antes de la consulta no pudo revelar información, porque “tenía que actuar con imparcialidad”; sin embargo, aseguró que continuar con la obra en Texcoco era una estrategia para que los terrenos del actual aeropuerto se convirtieran “en una especie de Santa Fe”.

López Obrador fiel a su estilo de acusar siempre un complot en su contra, llamó a las personas que han criticado la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco a “serenarse” por el resultado de la consulta, y acusó que hay una campaña en su contra, orquestada “por los que se sienten afectados”.

“Cuánto escándalo, cuánta bulla, cuánto ruido por la consulta sobre el aeropuerto. Es una campaña orquestada por los que se sienten afectados. Hemos dicho una y mil veces que vamos a garantizar las inversiones y los contratos, que no hay nada que temer”, dijo López Obrador en un video publicado en sus redes sociales.

AMLO aseguró que en el fondo, continuar con dicha obra era una estrategia para que los terrenos del actual aeropuerto se convirtieran “en una especie de Santa Fe”.

“Llegué a ver hasta el anteproyecto, ya tenían pensado hacer una especie de Santa Fe en las 600 hectáreas del actual aeropuerto”, aseguró.

¿Y que tiene esto de malo? Nada por supuesto. Si lo que dice AMLO fuera cierto, lo único que implicaría es que los habitantes de la Ciudad de México tendrían otro gran desarrollo urbano, como lo es precisamente Santa Fe.

Pero la realidad es que AMLO parece tener una aversión en contra de los empresarios, y particularmente, contra todas las personas ricas, las cuales para él son corruptos, deshonestos y “fi fis”.

 

ROSARIO LO DESMIENTE

Sin embargo, al comparecer ante comisiones del Senado de la República, Rosario Robles, aún secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) aclaró que en los terrenos del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México nunca se pretendido construir un desarrollo inmobiliario como el de Santa Fe.

“Cuando hablamos de vincular donde sería el aeropuerto Texcoco y que será una decisión que tomará el próximo gobierno y el viejo aeropuerto, nunca se pensó en un desarrollo inmobiliario. Se pensó en una Ciudad Universitaria, en una nueva sede el Instituto Politécnico Nacional, en una Ciudad de las Mujeres, en una Ciudad de la Salud, se pensó en las vías también de movilidad que conectaran a los dos aeropuertos, en caso de que se hiciera el de Texcoco. Se pensó en un plan de desarrollo urbano que creo que sí se hace en Santa Lucia también debe haber un plan de desarrollo urbano que no se genere ahí un desorden”, apuntó Rosario Robles. (EL HERALDO con información del HUFF POST, REFORMA y TELEVISA NEWS)

 

 

 

 

Comments are closed.