PLAY ACTION

 JOSÉ PABLO LADRÓN DE GUEVARA

Impacto de la NFL Trade Deadline

Pocas veces se ha tenido tanta actividad de cambios de jugadores entre equipos a mitad de temporada como lo vimos en las últimas dos semanas. Posterior al tan sonado trato en el que Dallas cambió una primera ronda por Amari Cooper, diversos equipos contendientes consiguieron piezas que sus directivos consideran son las que faltan para poder soñar con el Super Bowl. Aunque en papel las franquicias ven con grandes expectativas las llegadas de los jugadores, hay que esperar y ver cómo se aclimatan los nuevos jugadores a todos los cambios que tendrán, en el emparrillado y fuera de éste.

Lo que más sorprendió fue la adquisición del linebacker externo Dante Fowler Jr por parte de los Carneros, el único equipo invicto en la NFL. Mucho se decía que la posición de linebacker era la más frágil del equipo, y el gerente general Les Snead buscó talento. Fowler llega en su cuarta temporada, después de ser seleccionado en la primera ronda por los Jaguares de Jacksonville. Su mejor campaña fue la pasada, en donde sumó ocho capturas, pero en la presente lleva únicamente dos. Fowler llega con uno de los mejores coordinadores defensivos de la Liga, Wade Phillips, quien ha desarrollado jugadores con sus cualidades de presionar a los mariscales, como DeMarcus Ware. Debido a esto podríamos esperar que el nuevo jugador tenga un salto importante en su carrera. El equipo de Los Ángeles sabe que este es su año, por eso se ha empeñado en sumar talento en ambos lados del balón, tomando la ventaja de que aún no tienen que pagarle a Jared Goff como un mariscal franquicia.

Debajo del radar se encuentran los Tejanos de Houston, que suman cinco victorias consecutivas y se han colocado en la cima de su división. En las últimas semanas se ha visto un gran desempeño del mariscal Deshaun Watson, siendo arropado por su mejor receptor, DeAndre Hopkins, y el corredor Lamar Miller. El problema para ellos fue que en el último juego se lesionó Will Fuller, receptor de tercer año, que representaría una baja sensible en el ataque aéreo. Para suplirlo, llegaron a un acuerdo con los Broncos de Denver para hacerse de los servicios de Demaryius Thomas. Él ha sido uno de los mejores receptores de su generación y, aún a sus 30 años, tiene la capacidad de generar al menos 800 yardas y 5 anotaciones. Su llegada a Houston hace que la ofensiva tome más fuerza que antes. Es claro que Thomas no cuenta con la velocidad de Fuller, pero sí tiene mayor experiencia en cuanto a ganar las batallas uno contra uno y en cómo ejecutar las rutas. Demaryius es un complemento ideal para esta franquicia, ya que las defensas contrarias se preocupan por ejercer doble cobertura a Hopkins, lo que dejará a Thomas constantemente como opción para Deshaun Watson.

Las Águilas de Filadelfia mejoraron de manera importante su cuerpo de receptores, al sumar a sus filas a Golden Tate. Él era el receptor con más yardas y recepciones en Detroit, y será de gran ayuda para Carson Wentz, ya que a la par de tener manos muy seguras es capaz de generar yardas después de recibir el balón. Ahora la ofensiva de Filadelfia estará fuertemente balanceada en el juego aéreo, contando con dos armas importantes como receptores (Jeffrey y Tate) y un gran ala cerrada (Zach Ertz), lo que debería de contrarrestar la pérdida del corredor Jay Ajayi por el resto de la temporada por una lesión. Filadelfia ha sido inconsistente, pero ha sido beneficiado por estar en una división sin un equipo dominante, por lo que una pequeña racha de victorias podría ser suficiente para quedar campeón.

Del otro lado se encuentran los Gigantes de Nueva York, que en una semana se desprendieron de dos jugadores defensivos, el esquinero Eli Apple y el liniero Damon Harrison. Esta franquicia ya está pensando en el próximo año, porque con su récord de 1-7 no tienen ninguna aspiración en el 2018. Con los cambios que hicieron consiguieron posiciones en el Draft del próximo año, que seguramente les ayudará a poder tener opciones de moverse dentro del evento para elegir los jugadores colegiales que necesitan para convertirse en el equipo competitivo que su fanaticada ansía tener.

Los cambios a mitad de temporada son una moneda al aire. Ha habido grandes decepciones, como cuando Dallas cambió una primera selección y tercera por el receptor Roy Williams o cuando los Colts agregaron al corredor Trent Richardson a su equipo. Aunque los equipos saben que llegan jugadores de grandes cualidades, falta ver cómo se aclimatan a un nuevo sistema y ciudad. Si los cambios llegan a tener éxito, Houston, Carneros y Águilas llegarán aún más fuertes a la segunda mitad de la temporada.

 

You may noty know:

Golden Tate es el receptor con más yardas generadas después de recepción en toda la NFL, si sumamos desde la temporada 2014 a la presente. Tiene 2,790 yardas.

 

Tus comentarios a: jpldg@hotmail.com @leidron

 

 

Comments are closed.