SIN CONSULTA

DANIEL A. FERNÁNDEZ GARCÍA

Fue en el 2011, cuando México se volvió miembro y co-fundador de la Alianza para el Gobierno Abierto (AGA), una creación del multilateralismo que tiene como fin generar compromisos concretos por parte de los gobiernos, con base en cuatro principios, los cuales son: transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana e innovación.

En México, la AGA opera a través del Secretariado Técnico Tripartita (STT), figura que se consolido en el país para la elaboración, seguimiento y monitoreo de los compromisos suscritos por el Estado mexicano ante la AGA y está integrado por un representante del Gobierno de la República, un representante del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IFAI) y un representante del Núcleo de la Sociedad Civil de la Alianza para el Gobierno Abierto.

Uno de los compromisos como miembro de la AGA, es el desarrollar planes de acción bianuales, los cuáles, con plena autonomía, cada país por medio de su gobierno, detectará, a partir de la implementación de planes de acción previos y de compromisos generales que vayan hacia el cumplimiento de la Agenda 2030, que se consideren ambiciosos y generen impacto positivo en  la cotidianidad de las personas.

El Plan de Acción 2013-2015 (PA15) que se realizó en México, fue reconocido como un proceso de consulta pública destacado entre los países de la Alianza. Además, es un antecedente clave para las reformas constitucionales del 2015, que impulsarían la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

Para lograrlo, el STT, creó nueve mesas temáticas de trabajo, cada una comprendida por representantes de la Organización de la Sociedad Civil, expertos en la materia y actores de la administración pública en cada uno de los diferentes ejes temáticos, que fueron: gobierno centrado en la ciudadanía, presupuesto abierto y participativo, datos abiertos para el desarrollo, empoderamiento y participación ciudadana y la gobernanza de recursos naturales.

Cada grupo preparó un análisis, identificó prioridades, con lo cual se logró un total de 17 compromisos por parte del Gobierno Federal para ser implementados. Como resultado de este ejercicio, se obtuvieron metas reales y posibles, y tanto gobierno, como gobernados, se comprometieron a brindarse apoyo.

El Proyecto de Nación del actual presidente electo, en efecto menciona la participación de México en la AGA, incluso menciona al SNA como ejemplo de instancia de coordinación con todos los elementos necesarios de gobierno abierto.

Es por eso que aquí entraría la duda sobre el por qué se llevan a cabo ejercicios como aquel, que todos fuimos testigos, que se realizó respecto a la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ya que no refleja los principios de un buen Gobierno Abierto.

Ejercicios como los que se llevaron a cabo para el PA15, han demostrado la obtención de mayor legitimad en la toma de decisiones. Este tipo de acciones son el resultado de un verdadero proceso abierto y colaborativo entre organizaciones de la sociedad civil, academia, empresarios, expertos y funcionarios públicos; y realmente demuestra que la participación de la sociedad en los asuntos públicos permite responder a demandas ciudadanas y generar impactos de alto valor público.

Reciban un saludo, muchas gracias.

Daniel A. Fernández García

Twitter – @Dan_Fdz

E-mail – [email protected]

Comments are closed.