Gobierno mexicano dice que delincuentes se infiltraron en nueva caravana de migrantes centroamericanos

Foto: Twitter @navarreteprida

El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete, dijo este lunes que miembros de grupos delictivos se infiltraron en una nueva caravana de migrantes centroamericanos que llegó a la frontera de Guatemala con México.

Navarrete atribuyó a esos individuos el intento por irrumpir en la puerta de México en Ciudad Hidalgo desde el puente que la conecta con la localidad guatemalteca de Tecún Umán, en un episodio en el que se derribó parcialmente su puerta y se lanzaron palos, piedras, botellas y petardos a los policías mexicanos que la resguardaban.

«Desafortunadamente se han infiltrado en la población migrante personas que nos dice el gobierno de Guatemala pertenecen a grupos delictivos y que lo comprueban, además, con lo que ayer ocurrió», sostuvo.

«Tuve yo a la vista fotografías de personas que estaban llenando botellas con gasolina para poder generar con ello bombas molotov», agregó.

Navarrete explicó que un hondureño que fotografías muestran que participó en el intento de derribo de la puerta falleció por una fractura craneoncefálica y abundó que todavía no se determina el objeto que lo golpeó.

Las autoridades mexicanas están a la espera de conocer la autopsia practicada por el servicio forense guatemalteco, señaló el secretario, quien reiteró que la Policía Federal mexicana tenía la instrucción de estar desarmada cuando se suscitaron los hechos.

«Yo esperaría con claridad a ver lo que arrojan las necropsias que se practican en Guatemala para saber qué pudo haber causado la muerte de este connacional hondureño y, sobre esto, tener ya bases sólidas para saber qué ocurrió», agregó.

El intento de irrupción se registró el domingo después de que personas rompiesen un cerco impuesto por la Policía guatemalteca en Tecún Umán, ciudad a la que desde la semana pasada fueron llegando en grupos cientos de migrantes en su mayoría hondureños.

«Estamos procediendo a la identificación, ya existen algunas personas identificadas con nombre y apellido, y desde luego en colaboración internacional a que sean detenidas. Estos son delitos los que están cometiendo», abundó Navarrete.

La mañana de este lunes, cientos de migrantes cruzaron el río Suchiate que separa ambos países, aprovechando que su caudal es bajo para internarse en suelo mexicano.

Según la prensa local, policías federales vigilaron su entrada y los exhortaron a presentarse ante la agencia migratoria para documentar su ingreso, pero la mayoría optó por concentrarse en espacios públicos de Ciudad Hidalgo.

Una primera masiva caravana de hondureños entró a México por ese mismo punto fronterizo el 19 de octubre pasado y se desplazaba por el sureño estado de Oaxaca, mientras que 1.895 migrantes que viajaban en ella han pedido refugio al país y 550 que sean regresados a su país, enumeró Navarrete.

Ambas caravanas tienen la intención de llegar a Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, ha reiterado que no permitirá su entrada.

Washington anunció que movilizará a 5.200 soldados a su frontera con México.

Navarrete opinó que no mira como una casualidad el hecho de que las caravanas se hayan producido en el marco de las elecciones intermedias el 6 de noviembre en Estados Unidos, donde el tema migratorio genera debate. (XINHUA)

Comments are closed.