Menor ventaja de Bolsonaro en encuestas pone suspenso a elección en Brasil 

(Xinhua/Fabio Motta/ESTADAO CONTEUDO/AGENCIA ESTADO)

Brasilia.- La reducción en la ventaja del candidato presidencial brasileño, Jair Bolsonaro, mostrada en las últimas encuestas de intención de voto, respecto a su contrincante Fernando Haddad, ha puesto un toque de suspenso previo a la segunda vuelta electoral del próximo domingo 28 de octubre.

El último sondeo divulgado anoche por el instituto Datafolha mostró a Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL, derecha), con el 56 por ciento de las intenciones de voto del electorado, frente al 44 por ciento de Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, centro-izquierda).

Estos porcentajes significan que la ventaja en las encuestas del candidato presidencial del PSL disminuyó de 18 a 12 puntos en el curso de esta semana.

Los números confirman una tendencia puesta en evidencia en una encuesta del instituto Ibope divulgada el pasado martes, que ya mostraba una ligera reducción en la ventaja, así como un aumento en el rechazo ciudadano al candidato Bolsonaro.

Aunque analistas y dirigentes políticos consideran improbable que en apenas dos días Haddad pueda revertir la tendencia del candidato favorito, está claro que sólo las urnas darán la última palabra.

 (Xinhua/Rahel Patrasso)

Para poder revertir la tendencia en las encuestas, el candidato petista necesitaría convertir a cerca de 6,5 millones de electores en sólo dos días, sin contar con el horario de propaganda electoral gratuita que concluyó el jueves.

Sería necesario que el crecimiento en el rechazo a su adversario se tradujera en una pérdida más acentuada de votos o conquistar un porcentaje importante de los votos en blanco, nulos o de indecisos.

Aunque esa posibilidad no se concrete en la votación, una definición por un margen reducido en la segunda vuelta electoral tendrá consecuencias para el desempeño del próximo gobierno en Brasil.

Ello mostraría que hay resistencia de una parte significativa de la sociedad brasileña a un gobierno de extrema derecha y sentaría las bases para organizar a la oposición en la arena política.

En caso de que Bolsonaro sostenga su ventaja y venza el próximo domingo, los políticos de los partidos de centro, que son fundamentales para obtener apoyo parlamentario a las propuestas del Ejecutivo, entienden que una victoria más ajustada lo obligará a hacer más concesiones y negociar para gobernar.

Para el politólogo del instituto Insper, Carlos Mello, quien resulte vencedor en la disputa no lo hará de forma «apabullante», a no ser que ocurra alguna sorpresa, además de que será muy grande el número de personas contrarias al resultado.

«El país saldrá dividido y para el electo no será inteligente apostar en la profundización de esa fractura», dijo Mello a Xinhua.

 (Xinhua/Rahel Patrasso) 

A partir de los nuevos números de las encuestas, las campañas de ambos candidatos intensificaron el llamado a sus simpatizantes a disputar el voto en las calles y las redes sociales.

Bolsonaro y sus aliados comenzaron a moderar su discurso con el objetivo de contener el aumento del rechazo entre los electores, al asegurar que hará un gobierno de «conciliación», al revisar algunas de sus propuestas más polémicas.

El candidato del PSL admitió en los últimos días que podría renunciar a la idea de fusionar los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, así como a la posibilidad de abandonar el Acuerdo de París sobre cambio climático, lo que había provocado fuertes críticas en el país y el exterior.

Salpicado por las amenazas de algunos de sus partidarios, incluso de su propio hijo, el diputado Eduardo Bolsonaro, de «cerrar» la Corte Suprema y atacar al Poder Judicial, el candidato del PSL pidió disculpas y envió mensajes a los jueces de las altas cortes en que expresó su respeto a las investiduras.

A pesar de esos movimientos de los últimos días, los números de Datafolha indican que los ataques del PT en el horario gratuito de radio y televisión surtieron el efecto esperado.

a propaganda mostró vídeos de Bolsonaro al defender la tortura, contra los derechos de las empleadas domésticas, así como al lado del presidente Michel Temer y del ex diputado Eduardo Cunha, preso por corrupción.

Mediante la explotación de discursos del ex militar, la campaña de Haddad proyectó la idea de que su adversario representa una amenaza a la democracia, a las minorías y a las familias de menores recursos.

Las nuevas encuestas han reavivado la esperanza de petistas, que pasaron a ver un gesto del tercero candidato mejor colocado en la primera vuelta, Ciro Gomes, del Partido Democrático Laborista (PDT), como fundamental para un cambio decisivo en el escenario electoral.

Gomes, un nacionalista de centro-izquierda, alcanzó en la primera vuelta el 12,5 por ciento de los votos válidos.

 (Xinhua/Rahel Patrasso) 

La encuesta de Datafolha mostró que el 15 por ciento de esos electores aún no sabe por quién votar.

El PT considera por ese motivo que una señal fuerte de Gomes y de líderes del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) podría favorecer un movimiento de indecisos en la dirección del petista.

El representante del PSDB tomó posición contra Bolsonaro y expresó un «apoyo crítico» a Haddad, además de que enseguida viajó al exterior, pero este viernes regresará al país. (XINHUA)

 

Comments are closed.