CÁPSULAS SARAPERAS

La defensa del niño indio

En esta ocasión te platico que el día 1 de octubre de 1678, una mujer Saltillense dio ejemplo del sentido de solidaridad que tenemos los saltillenses. La muestra fue dada por doña María de Olea, señora importante para la comunidad de la Villa de Santiago del Saltillo.

Doña María defendió a Nicolás Coyote, quien era pequeño de edad, no llegaba ni siquiera a los 13 años, pero en aquel tiempo de la Nueva España donde existían las castas, el niño Nicolás, sólo por el color de su piel y por su origen indio, fue acusado por Ignacio Martínez de haber cometido delitos en la Villa del Saltillo.

Ante esta injusticia, doña María no se quedó sin hacer algo y en el juicio defendió al indio Nicolás aduciendo que lo conocía y sabía que él era incapaz de cometer los actos de los que se le acusaba.

La Saltillense María, manifestó a la autoridad “mirar a la tierna edad de dicho Nicolás Coyote y que al no haber cometido otro delito alguno ser piadoso en la sentencia”.

Pero el actuar de la oriunda de esta bella ciudad de Saltillo, no quedó solo en la pura defensa, dijo que en caso de decláralo culpable atendiendo a su edad, ella solventaría el castigo monetario, pero no sólo eso, sino además se encargaría de su educación para seguir haciendo de Nicolás un muchacho de bien para la comunidad.

Hoy la protección de las leyes nos dan a todos igualdad, hoy el origen de las personas o el color de su piel no son motivo para ser acusado injustamente, en este país las leyes están escritas para todos, pero en aquel México que existió con leyes injustas, había hombre y mujeres saltillenses como doña María para defender a las personas por el simple hecho de ser eso; personas.

Una anécdota más de este Saltillo del cual debemos sentirnos orgullosos y una anécdota más que da ejemplo de la calidad humana de los saltillenses y que claro, ese es un valor que tenemos y que vale la pena presumir.

 

Artículo anteriorSALTILLO, S.A.
Artículo siguienteÍNDICE
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.

Comments are closed.