PLAY ACTION

JOSÉ PABLO LADRÓN DE GUEVARA 

La última oportunidad para Dak Prescott

El pasado lunes, los Vaqueros de Dallas cambiaron su posición en la primera ronda del Draft 2019 por el receptor Amari Cooper, trueque que ha molestado a algunos aficionados de la estrella solitaria porque piensan que se pagó mucho por el jugador. Pero la franquicia está ante una de sus decisiones más difíciles de los últimos años, y la adquisición de Cooper parece que definirá el rumbo que tomarán. Cuando culmine esta temporada, Jerry Jones y su familia tendrán que decidir si se quedan con Dak Prescott como su mariscal por los próximos años, o si prefieren buscar su reemplazo en el próximo offseason. De no acertar, Jerry Jones podrá ver esfumada su última oportunidad de ver a los Cowboys campeones.

Tras la gran temporada que tuvo Prescott al entrar a la NFL, en la que ganó el novato ofensivo del año, la mayoría podía asegurar que los Vaqueros ya tenían a su mariscal franquicia y que seguramente llegaría a convertirse en uno de los jugadores mejor pagados en la historia. Pero en las últimas temporadas se ha desvanecido esa idea porque Dak ha mostrado retrocesos importantes que hacen dudar de su capacidad para dirigir en el terreno de juego. Aunque la mentalidad que tiene es idónea para la posición, constantemente ha mostrado fallas en su juego aéreo, ya sea por falta de precisión o incapacidad de leer a las defensivas contrarias. Esto es aún más preocupante porque su entrenador en jefe es de mentalidad ofensiva, lo que debería hacer más fácil que pueda tener un mejor entendimiento del juego.

La línea ofensiva ha sido un tema importante en el 2018, ya que no muestra el mismo dominio que en años pasados. La ausencia del centro Travis Friederick ha pesado demasiado y, aunado con el mal inicio de carrera del guardia Connor Williams, el rendimiento de todo el grupo de linieros disminuyó. Dak da sus mejores actuaciones detrás de una línea dominante, que le da tiempo de escanear el campo. Pero cuando está con presión constante y de manera casi instantánea, se aprecian más sus dificultades para leer coberturas y cambiar protecciones. Cualquier mariscal profesional es capaz de ganar partidos con una gran bolsa de protección (como la ha tenido Dak), pero sólo los mejores pueden lograrlo con poco tiempo para lanzar el balón. Debido a que el nivel de la línea no subirá drásticamente durante la semana de descanso del equipo, Dak deberá demostrar en los juegos que entiende los esquemas defensivos que enfrenta y reaccionar rápidamente ante adversidades, si quiere llevar a su equipo a postemporada

Una de las grandes carencias de Dallas ha sido la posición de receptor. Fuera de Cole Beasley, no se tiene otro jugador que sea confiable y pueda generar separación con los contrarios. Debido a esto, las defensas que enfrentan a Dallas pueden darse el lujo de cargar la caja para detener a Ezekiel Elliott y dejar prácticamente a sus esquineros uno contra uno con los receptores. Para quitar esta deficiencia, se agregó a Amari Cooper al equipo, colocándose de manera automática como el receptor número uno en el roster. Después de una carrera de altibajos en los Raiders, Coop, como lo apodan, ya está en el cuarto año de profesional pero con únicamente 24 años de edad, por lo que Dallas puede gozar de su talento por un buen número de temporadas. También cabe recalcar que el próximo Draft no tiene gran talento de receptores, haciendo muy difícil que los Vaqueros pudieran subir su nivel en la posición por esa vía.

Tras años de espera, Dallas por fin cuenta con una defensa sólida, que es capaz de generar presión a los mariscales contrarios. Su desempeño ha permitido a los Vaqueros mantenerse siempre con posibilidades de ganar los encuentros, aún con el bajo nivel ofensivo. La directiva sabe que no puede desaprovechar ese accionar defensivo, por eso también decidieron hacer el cambio, ya que si Cooper es la pieza que faltaba en el rompecabezas ofensivo, el equipo puede pelear por un lugar en postemporada y soñar con llegar de nueva cuenta al Super Bowl.

Dak Prescott llegará al último año de contrato en la próxima temporada, y con eso la decisión de si firmarlo a largo plazo o dejarlo libre y buscar su reemplazo. Jerry Jones sabe las implicaciones que tendrá, y por eso quiere tener todas las variables controladas para que se pueda elegir lo correcto para la franquicia. Con Amari Cooper y Ezekiel Elliott como armas ofensivas y una defensa de alto nivel, Dak Precott ya no tendrá ninguna excusa para no entregar buenos resultados en lo que queda de la temporada. En estos próximos juegos Dak se juega su carrera, debido a que nunca volverá a tener la oportunidad de firmar un contrato multianual y multimillonario, que solucione la vida de las próximas tres generaciones de su familia.

 

You may not know

13.3% es el porcentaje de pases que ha intentado Dallas de más de 20 yardas, dato más bajo en los últimos 4 años.

 

Tus comentarios a: jpldg@hotmail.com        @leidron

Comments are closed.