Ecuador considera decisión soberana emitir Protocolo Especial para Assange 

 (Xinhua/Ray Tang/ZUMAPRESS) 

Quito.- El gobierno de Ecuador afirmó este miércoles que fue decisión soberana del país emitir un Protocolo Especial para regular las condiciones de estadía del creador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres desde 2012.

El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador negó a través de un comunicado versiones en el sentido de que la decisión de emitir dicho Protocolo Especial se haya tomado por presión de altos funcionarios de Naciones Unidas (ONU), que en los últimos días visitaron el país sudamericano.

«Los falsos reportes trataban de sostener con desvergüenza que los altos funcionarios de la ONU presionaron al Ecuador para que tome la decisión de emitir un Protocolo Especial regulando las condiciones mínimas de estadía del asilado en la Embajada ecuatoriana en Londres. Nada más alejado de la verdad», señaló la cancillería.

«Ecuador es un Estado soberano, que toma sus decisiones de política exterior con autonomía y mirando solo la defensa de sus intereses nacionales, con estricto apego al derecho internacional», agregó la fuente en el comunicado.

Expresó, asimismo, que «rechaza con indignación» desinformaciones difundidas en portales digitales sobre el caso Assange.

Aclaró que el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, ni siquiera conversó sobre el tema del asilo de Assange con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, ni con el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Libertad de Opinión y Expresión, David Kaye.

Ambos visitaron la semana pasada el país y se reunieron con el mandatario ecuatoriano.

La cancillería expuso que tanto la representante de la ACNUR en Ecuador, María Clara Martín, como el representante de la ONU en el país, Arnaud Peral, quienes participaron en las reuniones, han corroborado en declaraciones a medios que el tema de Assange no fue tratado en ninguno de los encuentros.

La entidad precisó: «Adicionalmente, ACNUR precisa que el señor Assange no es un refugiado sino un asilado en una misión diplomática y, por tanto, un asunto fuera de la jurisdicción de su organización».

La existencia de un Protocolo Especial que regula las visitas, comunicaciones y atención de Assange circuló el pasado domingo en el portal en internet Código Vidrio.

A su vez, el portal WikiLeaks anunció ese mismo día en su cuenta de Twitter que Ecuador decidió restablecer el acceso a internet a Assange, luego de que la conexión fue cortada a finales de marzo, a raíz de unos pronunciamientos políticos realizados por él, que el gobierno consideró que le afectaban en sus relaciones internacionales.

El ex programador informático y periodista se refugió en la embajada de Ecuador para evitar ser extraditado a Suecia y ser interrogado por supuestos delitos sexuales cometidos en 2010, los cuales él niega.

La justicia sueca cerró el caso en mayo pasado al no poder avanzar en la investigación.

En tanto, en febrero, un tribunal británico decidió mantener la orden de detención que pesa sobre Assange, al haber incumplido las órdenes de su fianza en la acusación de violación, por lo que si Assange deja la embajada ecuatoriana sería arrestado por la policía británica.

El activista cree que el proceso en Suecia era parte de una maniobra para enviarle a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por espionaje al publicar en WikiLeaks miles de documentos filtrados de información confidencial de ese país.

En un intento por solucionar el caso, el gobierno del presidente Moreno otorgó a Assange en diciembre de 2017 la nacionalidad ecuatoriana y solicitó a Reino Unido que se le concediera el estatus diplomático, solicitud que fue negada. (XINHUA)

 

Comments are closed.