CAFÉ POLÍTICO

SE FUE

Se veía venir, para nadie fue sorpresa. Él mismo lo venía cocinando tiempo atrás. Como lo comentamos en este mismo espacio. Al ver que no tenía ninguna posibilidad de acceder a alguna candidatura a la alcaldía o a la gubernatura en caso de ganar Marko Cortés la dirigencia nacional del PAN –como así sucederá el 11 de noviembre–, por fin Luis Fernando Salazar Fernández abandonó las filas de Acción Nacional para irse a apoyar y aplaudirle a las huestes de izquierda –marxistas leninistas– de Andrés Manuel López Obrador (Morena). Vaya incongruencia de este nuevo chapulín hoy transmutado en converso arrepentido. Ahora bien, de su “carta de renuncia” que hizo circular en las redes sociales, don Luis exhibe absurdos y desatinos.

 

CARTA

En su carta de renuncia Salazar enuncia textualmente: “Hoy el PAN se ha convertido en un rehén de sus propios actos…”. También señala: “Debo reconocer con tristeza que el partido (…) no permite actuar a quienes con esfuerzo obtuvimos la confianza y el respaldo de los ciudadanos”. Luego insiste: “Este PAN impreciso en el rumbo, me ha reducido al silencio…”, para luego puntualizar: “No puedo ser consecuente con un partido que desde su crisis organizacional desdibuja la oposición que el país demanda, siendo sordo al mandato de cambio que han exigido los ciudadanos”.

 

POLÍTICO ENSOBERBECIDO

Estas incongruencias pintan a Luis como un político ensoberbecido con el poder, que le gusta jugar solo el partido, que si él no es la cabeza o el candidato, el PAN no le merece. Cabe destacar que a Salazar le empezó a ir muy bien cuando era mancuerna de su compadre Guillermo Anaya. Este y Zermeño lo promovieron fuertemente para hacerlo diputado local (2003), senador de la república (2012-2016, renunció antes), y diputado federal (2018-2021). Carajo, tiene razón Luis al decir que “PAN se ha convertido en un rehén de sus propios actos”, ya que en Coahuila Salazar y Anaya hicieron lo que quisieron al grado que muchos activos se les fueron. Incluso es falso que el “PAN me haya reducido al silencio”, porque si hay un panista (ex, perdón) que gritaba a los 4 vientos amenazando de muerte al PRI, era precisamente él. En cuanto a que “no puedo ser consecuente con un partido que desde su crisis organizacional desdibuja la oposición que el país demanda, siendo sordo al mandato de cambio que han exigido los ciudadanos”, Salazar falsea la realidad ya que si existe una oposición hoy en día en contra de decisiones pésimas de AMLO y de corrientes de izquierda como los promotores del aborto y de la diversidad sexual (Revolución Mundial), es precisamente la oposición del presidente del CEN del PAN, Marcelo Torres Cofiño. Que Luis haya cometido una serie de errores por el simple hecho de no haber sido electo candidato a gobernador, finalmente se tradujo en un repulsivo chapulineo que la gran mayoría de quienes lo conocen, reprueban absolutamente su actitud.

 

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE MÉXICO

Ahora bien, algunos analistas aseguran que Luis se llevara a una gran parafernalia compuesta por algunos regidores de su confianza, y a una gran parte de su estructura personal que dicho sea de paso, es parte del PAN. Otros dicen que no es para tanto, que Salazar en caso de que se lleve a 100 operadores políticos, 500 no le seguirán ya que lo abandonarán a su suerte. Estos serían, aseguran, panistas bien nacidos, panistas de buena voluntad que no concuerdan con las tesis de AMLO que finalmente podría traducirse en abonar la tierra para que el país se convierta en la próxima República Bolivariana de México. Por cierto, desde el 17 de enero del 2017 (día en que se le vino el mundo encima a Salazar), éste de inmediato mandó a su fiel lugarteniente Miguel Batarse a que se le acercara al hoy gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco. Dicen que Batarse le metió lana a la campaña del exfutbolista y este promovió a Miguelito a círculos más altos de Morena. Estrategia que aprovecho Batarse para irle preparando la llegada y conversión de su jefe Luis Fernando Salazar Fernández.

 

AMLO EN SALTILLO

Así las cosas. Sabía bien Salazar que no debía acudir al evento que Marko Cortés celebró el martes en esta ciudad en las oficinas del Comité  Municipal del PAN. Solo santones como Guillermo Anaya, Jorge Zermeño y Jesús de León Tello acompañaron en el presídium a quien será el nuevo líder nacional del PAN. Luis Fernando anunció su renuncia un día antes de que este jueves AMLO visite la ciudad de Saltillo en su “gira de agradecimiento”. Lógico es suponer que Salazar Fernández buscara la foto y selfie con el presidente electo para mandar la señal que es cercano al tabasqueño; cosa que para nada les gustará a Santana Armando Guadiana, José Ángel Pérez, Claudio Bres, Javier Guerrero, Reyes Flores y hasta a Nacho Corona que también tiene su corazoncito. Huelga decir que una vez que Luis hizo el coraje de su vida el pasado 17 de enero del año pasado (2017) al perder la  candidatura a la gubernatura de Coahuila por parte de Memo Anaya; desde ese día se clavó en la idea de cómo cobrarle la factura al PAN no sin antes, marcar su raya, en contra de Ricardo Anaya a quien acusó de traidor y formar parte de la mafia al seno del PAN. “Este no ha sido el caso en los últimos comicios del partido (PAN) en Coahuila donde en vez de eso, ha existido una farsa en la que se han seguido una serie de reglas que han imposibilitado la competencia entre los candidatos, y le han dado preferencia a una encuesta que ha estado manipulada para favorecer a un candidato», describió en aquella ocasión en clara alusión a su padrino político, Guillermo Anaya que desde entonces, tuvieron un rompimiento que no pudieron ocultar. Así las cosas.

 

 

Comments are closed.