EN EL TINTERO

150
1815

El derecho de opinar

Hay temas en el mundo que ameritan una gran responsabilidad a la hora de hablar y de opinar. Es cierto que hay personajes ícono, cuyas palabras o acciones podrían ser el ejemplo o modelo a seguir de alguien en alguna comunidad. Pasa muy a menudo en la juventud que ve en el actor, el cantante, el deportista o cualquier famoso a la persona que les gustaría ser, aunque alcanzarlo esté muy lejos de su realidad.

Las celebridades no siempre son el mejor ejemplo, pero ¿por qué decidimos tomar sus palabras como verdad? Nos cuesta entender que cada uno de nosotros somos responsables de toda situación que ocurre en nuestra vida, no podemos buscar culpables por lo que nos hace falta, si sufrimos o no sufrimos. Todo radica en la actitud que tomamos hacia la vida.

Viene esto a colación por el fenómeno que las redes han provocado en la actualidad. Las luchas sociales, en su mayoría, han sido desvirtuadas y confundidas, son llevadas a un nivel en donde se pide tolerancia siendo intolerantes.

La reciente declaración de la ex Miss Universo Lupita Jones respecto a su desacuerdo por la participación de Ángela Ponce, Miss España, una mujer transexual que fue aceptada en el certamen internacional, provocó una gran controversia luego de que medios nacionales aseguraron que su postura causó el suicidio de una mujer transgénero.

No solo la comunidad LGTBI, sino diversos sectores y famosos se volcaron en las redes sociales y acusaron a la mexicana de ser la culpable.

Es cierto que estos grupos de la población han emprendido luchas interminables por alcanzar la igualdad y respeto a sus derechos, y falta un gran camino por andar, pero ¿qué ocurre entonces cuando nos volvemos intolerantes a otra diferencia? La de pensamiento. Cómo pedir tolerancia si no estamos dispuestos a tolerar.

El suicidio es un problema grave en el país, Coahuila ocupa los primeros lugares nacionales, el segundo sitio por debajo de Chihuahua, cuyos índices se han elevado de manera alarmante. Las causas: multifactoriales.

¿Saben cuántas personas se preguntan a diario si fueron las culpables del suicidio de un ser querido? Es cierto que es primordial el acompañamiento de familiares y amigos en momentos de depresión, pero no se puede cargar con la culpa por la decisión de otra persona.

No podemos dejar tampoco que los mensajes de la televisión y las celebridades marquen el rumbo de nuestras vidas, eso es una total irresponsabilidad personal. Alguien se ha preguntado ¿cuál era el entorno familiar y social de la mujer transexual que decidió suicidarse? ¿Por qué las palabras de Jones afectaron a Itzel Aidana y no a Miss España, a miles o millones de personas en su condición?

En México nos hace falta reflexionar que todos tenemos derecho a luchar por la igualdad, pero también a pensar diferente y a opinar. Lo que no es aceptable durante este proceso es violentar para imponer tu forma de pensar. No sé si Miss España deba o no estar en el certamen internacional, pero creo que, con el respeto que cada persona merece, todos tenemos el derecho a opinar.

 

Comments are closed.