CAFÉ POLÍTICO

230
3173

REFRENDAR ES IGUAL A REVALIDAR

Dos cosas: o está mal informado el alcalde Jorge Zermeño, lo que se entendería como ausencia de gobernanza al desconocer que hacen sus colaboradores; o no se le da la interpretación de la ley. Mire usted; el que Jorge Zermeño insista ante los medios que la licencia de Atracciones y Emociones Vallarta, S.A. de C.V. (Casino Majestic) ha sido refrendada de manera ininterrumpida durante años, es falso ya que una cosa que no existe (la licencia), no puede ser refrendada, legalizada, revalidada, permitida y acreditada. Vamos, es como si una mujer se quisiera divorciar sin estar casada; o hijos que quisieran cobrar una herencia cuando los padres aún viven. Es decir, no se puede refrendar (sinónimo de revalidar, dar vida) una cosa muerta, una cosa que no existe. O sea, al cancelarse la licencia de funcionamiento del Casino Majestic, ya no existe dicha concesión o patente. Ahora bien, el que personas interesadas hayan ido a pagar los “refrendos”, no quiere decir que continúe vigente la licencia de marras. Recordar que la tesorería municipal de Torreón, recibe todo lo que le pagan en cajas, independientemente de que los derechos de pago versen sobre asuntos legales intrincados. Lógico es suponer que si el municipio recibe un pago, ello no quiere decir que valide todo tipo de licencias y permisos.

 

OLMOS Y RIQUELME

Cabe destacar que la licencia de funcionamiento que Atracciones y Emociones Vallarta, S.A. de C.V. (Casino Majestic) utilizó para operar a un lado del Nudo Mixteco, fue cancelada en 2013 junto con otros dos casinos; el Palace y el Crown. Ello sucedió para que no continuara creciendo la delincuencia y crimen organizado toda vez que Torreón se debatía en la vorágine de la inseguridad como una de las ciudades más violentas del mundo. El cierre de los casinos brindó buenos resultados ya que el exalcalde Eduardo Olmos se fajó bien los pantalones al mostrar tamaños bien puestos. Igual siguió Miguel Riquelme, a quien tampoco le tembló la mano para aplicar la ley y velar por la seguridad de los torreonenses.

 

JUZGADO COLEGIADO

Mención aparte merece la resolución emitida en agosto pasado (que guardadita se la tenían) por el Tribunal de Justicia Municipal y Administrativa (TJMA) que señala: “El presente trámite se expide en cumplimiento al resolutivo segundo ordenado en autos del recurso de inconformidad, resuelto por el Tribunal de Justicia Municipal Administrativa dentro del Toca JC/R1/014/2018, promovido por la persona moral Atracciones y Emociones Vallarta, S.A. de C.V. en resolución de fecha 16 de agosto del año 2018.” Es decir, el Tribunal de Justicia Municipal y Administrativa erigido en Juzgado Colegiado conformado por el Presidente del Tribunal, Jesús Javier Campos Escobedo; por las Síndicas de mayoría y vigilancia, María Mayela Ramírez Sordo y Dora Elia Salinas Durán respectivamente; por el Director General de Contraloría y Función Pública, Juan Carlos Álvarez Venegas; y por el Director Jurídico, Eduardo Colores García, emitió la resolución de marras y no un juez unitario que dicho sea de paso, están impedidos para conocer inconformidades contra el alcalde y los directores de área.

 

NO FUE NOTIFICADA

Además de todo este enredo de actos ilegales, cuando el TJMA se erige en Juzgado Colegiado a fin de emitir resoluciones como el caso que nos ocupa, debe contar con la participación de los 5 funcionarios antes mencionados previa notificación personal. El caso es que –y esto es sumamente grave– la Síndica de vigilancia Dora Elia Salinas Durán, no fue notificada por lo que nunca se enteró del enjuague que hicieron en la reunión convocada por Chuy Campos. Claro, no querían que Dora Elia (Síndica priista) se enterara de lo que venían fraguando para apoyar a los casineros. Ahora bien, la falta de comparecencia y participación en la reunión por parte de Dora Elia, trae como resultado causa de nulidad por lo que (otra metida de pata), la resolución de marras, legalmente no existe. Incluso, si hubiesen notificado a Salinas Durán y ella hubiere comparecido y firmado la resolución, cuando una licencia se otorga en contravención de una norma prohibitiva como lo establece la Constitución Política de Coahuila y la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del Estado, es nula de pleno derecho. ¿Alguna duda funcionarios abogados de Torreón?

 

COROLARIO

Si no es tan difícil el entendimiento del derecho. Ok. Hagamos pues una glosa de todo este escandalazo ya que los sectores sociales están al pendiente de lo que pudiera suceder en el sentido de si abre o no el Casino Majestic. 1) Las licencias de funcionamiento deberán ser revalidadas anualmente, lo que se conoce como “refrendo”. 2) En el caso que nos ocupa, “refrendar” es sinónimo de revalidar (volver a dar vida) 3) Las licencias de funcionamiento dejan de surtir sus efectos y valides legal a través de la cancelación. 4) En el caso de los tres Casinos Majestic, Palace y Crown, por virtud de las resoluciones de los Juzgados Tercero y Cuarto Unitarios Municipales, desde el año 2013 fueron canceladas sus licencias de funcionamiento. Por lo tanto, no se puede refrendar (revalidar) lo que ha dejado de existir. 5) es increíble que el alcalde Zermeño no estuviera enterado de las travesuras que venían haciendo sus subalternos.6) Estos no hubieran actuado sin antes recibir la orden o el VoBo (visto bueno) de Jorge. 7) Corre fuerte rumor que el gobierno municipal cumplió –a medias– con un compromiso de campaña. 8) Quizá la idea era otorgarles una “resolución” para que los casineros del Majestic acudieran a la Secretaría de Gobernación y en caso de que les negaran el otorgamiento del  permiso, promover juicio de amparo para abrir el casino y trabajar varios meses o años. 9) Nadie se explica por qué tanta obstinación de Zermeño de decir: “en todos los Estados operan casinos, en Coahuila no”. Y 10) Definitivamente Zermeño Infante está mal asesorado jurídica y políticamente. Desgraciadamente, en las metidas de pata, los ciudadanos somos los que la llevamos.

 

AQUEL JUEZ JEREZANO

Finalmente. Hay que tener presente, y más en este caso, que la Suprema Corte de Justicia de la Nación destituyó al juez Luis Armando Jerezano Treviño, investigado en México y Estados Unidos por presuntas operaciones de lavado de dinero. Bajo el procedimiento disciplinario de oficio 12/2014, el Consejo de la Judicatura Federal demostró que en su actuación como Juez Cuarto de Distrito en La Laguna con sede en Torreón, Jerezano cometió irregularidades en el trámite y resolución de varios juicios de amparo. ¿Sobre qué versaron estos amparos? Sobre juicios relacionados con permisos para la operación de casinos, cuando se encontraba impedido para ello, en virtud de tener amistad estrecha y relación laboral con los promoventes. Los distintos fallos emitidos por Luis Armando Jerezano para favorecer a establecimientos propiedad de Juan Cardona José Rojas, conocido como El Zar de los Casinos, fueron notoriamente improcedentes.

 

EN LAS PATAS DE LOS CABALLOS

A raíz de todo ello, los demás Jueces de Distrito de La Laguna se fueron derechitos. Es decir, no se atrevieron a seguir los pasos de Jerezano por temor a ser cesados por mala aplicación de la ley. Hoy en día Coahuila y Torreón gozan de una paz y tranquilidad que se ha venido ganando desde los tiempos de Eduardo Olmos, Miguel Riquelme, Jorge Luis Morán y Jorge Zermeño. Por ello, es de extrañarse, el por qué el alcalde y colaboradores se hayan metido en las patas de los caballos.

 

A RAJARSE A SU TIERRA

De última hora los directores de Desarrollo Económico, Fernando Jaime;  Urbanismo, Aldo Villarreal; Tribunal de Justicia Municipal Administrativa, Jesús Javier Campos; y Secretaría del Ayuntamiento, Sergio Lara, se rajaron al no asistir a la comparecencia que tenían fijada para ayer jueves a las 11 de la mañana. Incluso ningún regidor panista acudió sirviéndoles de tapaderas ya que iban a comparecer en relación al escandalazo del otorgamiento de refrendo de licencia al Casino Majestic. Seguramente agarraron de pretexto la manifestación que mil trabajadores sindicalizados le hicieron al alcalde Zermeño (afuera del edificio de presidencia) para pedir la cabeza del polémico Antonio Loera López. En la reunión de regidores iban a analizar los hechos y procedimientos legales de que el gobierno municipal echó mano para la expedición del multicitado permiso.

 

DESCOMPOSICIÓN POLÍTICA

Todo esto es fiel reflejo de una descomposición política al seno del Ayuntamiento; de que en nuestra ciudad no existe una representación social verdadera y la gobernanza no tiene para cuando aterrizar. Peor es el caso de los regidores panistas que en lugar de ser fieles representantes de los torreonenses (la gran mayoría de los ciudadanos se oponen a la apertura de casinos), son unos sumisos a las órdenes de Zermeño. Eso de no acudir a las comparecencias de 4 funcionarios, es una verdadera injuria y agravio no al Cabildo, sino al pueblo de Torreón.

 

REGIDORES DE LA SOCIEDAD

Por cierto, el regidor pluri Guillermo Gutiérrez del Bosque se sumó al reclamo, y anunció su renuncia al cargo de edil, lo que formalizará la semana que entra. Memo tomó esta decisión ya que quiere que los regidores sean electos de manera individual y no por planilla como hasta ahora se hace. Es decir, que sean votados, cada uno, directamente por la sociedad, no como parte de una planilla donde el que manda es el alcalde. La propuesta que hará Memo es plausible ya que los regidores deben ser precisamente los contrapesos de los alcaldes y no sus escuderos y sirvientes. O sea, los regidores deben velar por la debida observancia de la ley por parte del alcalde (por ejemplo en este caso la apertura de casinos), como en la revisión puntual de lo que se hace con los recursos públicos. La cosa se pone interesante pues. Estaremos pendientes.

 

Comments are closed.