DE BUENA FUENTE

 

ULISES SALAS

EN POLÍTICA…

En política, nada es casual y menos la reciente publicación del saqueo a la Universidad Autónoma de Coahuila a través de empresas fantasmas.

En el periodismo antiguo, era pecado mortal publicar temas en contra de tesoreros municipales y del gobierno estatal.

El reportaje acerca de las empresas fantasmas en la máxima casa de estudios durante la rectoría de Blas Flores, actual Secretario de Finanzas, habla del actual respeto a la libertad de expresión en uno de los diarios más importantes de Coahuila.

También supone un duro golpe mediático al corazón del grupo académico que durante varios sexenios se hizo del poder en la UA de C y manejó recursos, cargos y dinero a su antojo.

Ni modo que Chema Frausto no conociera del saqueo.

Poco a poco se desvela la interesante trama, que habla de una mente brillante, paciente y poderosa, que está por cambiar las reglas del juego en la clase política estatal.

El reportaje contra Blas Flores, y la reciente designación provisional de Álvaro Moreira Valdés como líder estatal del PRI, son evidencias claras de que en Coahuila, el Rubencismo vive sus últimos días.

Su ex secretario de gobierno, Armando Luna Canales ya pintó raya y se desmarcó del ex gobernador y actual diputado federal plurinominal.

La designación de Fernando de las Fuentes, como líder de la fracción parlamentaria de PRI coahuilense en el Congreso de la Unión, y el acercamiento con Jericó Abramo Masso, ambos enemigos acérrimos de Rubén, son también señales del debilitamiento moreirista.

El último clavo al ataúd del ex gobernador, fue la reciente aparición de su aún brazo derecho político y espantapájaros, David Aguillón, en el Consejo Político Estatal del PRI, del pasado sábado.

En la lápida política de Rubén Moreira Valdez, seguramente se alcanzará a leer:

-El que a hierro mata, a hierro muere.

Chema, Blas y compañía –según dicen– pronto harán maletas.

ENEMIGO A LA VISTA

El verdadero peligro del PRI en Coahuila, no es Morena, sino el Partido Acción Nacional, afirman renombrados analistas políticos de café.

Y es que difícilmente Morena alcanzará un triunfo como el que obtuvo junto a Andrés Manuel López Obrador.

El presidente electo ya no irá en las boletas en los próximos procesos electorales, y la verdad, en Coahuila, Morena tiene poco que ofrecer en materia de candidatos a cargos de elección popular.

Además, el Partido Acción Nacional, –al menos en el membrete– controla dos de los municipios más importantes de la entidad, como lo son Torreón y Monclova.

El albiazul goza también de buena presencia en el Congreso local, y sus regidores son populares.

Morena fue un tsunami, pero ya paso, y sus remanentes carecen de suficiente fuerza para inclinar la balanza a favor del proyecto político-electoral de Reyes Flores Hurtado.

De hecho, el súper delegadp federal enfrenta serios problemas para integrar el equipo de trabajo con el que iniciara funciones, en los próximos meses.

Reyes se queja de que le cae “puro cascajo”.

Comments are closed.