AVISO DE CURVA

21
1198

El volumen electoral de Álvaro Moreira 

Álvaro Moreira parece destinado a actuar siempre tras las bambalinas. Fuese por el protagonismo de sus hermanos mayores que ensombrecían su proceder, o simplemente porque las actividades de operación política que le encomendaban requerían de un bajo perfil.

De hecho, jamás –con la excepción de un efímero paso por la Dirección de Desarrollo Social del municipio de Saltillo en la época de Jericó Abramo— se le ha visto ocupar algún cargo de relevancia, ya sea en el gabinete estatal, de elección popular o en la estructura del PRI de Coahuila.

No obstante, el dominio político que los Moreira mantuvieron durante dos sexenios en la entidad no podría explicarse sin la diligencia y eficacia con la que Álvaro moviliza la estructura electoral, principalmente la de Saltillo, cada que hay elecciones.

Incluso algunos de los biógrafos de café aseguran que es tal su control sobre las bases territoriales del PRI, que se le atribuye el metafórico poder del «volumen”: según dicen, le bastan algunas llamadas telefónicas para determinar el margen con el que deberán de ganar los distintos candidatos del PRI en Saltillo; algunos, quienes presumen de sus afectos, lo hicieron por un amplio margen. Otros, en cambio, suelen apuntar hacia Álvaro Moreira cuando se trata de «justificar” o «explicar” las derrotas más sonadas del PRI en Saltillo, entre ellas la de Enrique Martínez Morales cuando compitió para diputado federal en 2012 y la de Fernando de las Fuentes cuando en 2013 perdió la alcaldía frente al panista Isidro López. «Álvaro bajó el volumen”, se escuchaba decir.

Hoy en día su influencia política trascendió a sus hermanos, Rubén y Humberto. Porque la solvencia electoral de la que goza el PRI de Coahuila, en comparación con la crisis al grado de colapso que sobrelleva el partido en el ámbito nacional, apunta hacia la aceitada estructura electoral que Álvaro Moreira conserva en Saltillo. La capital, ya lo hemos discutido en otras colaboraciones, se ha convertido en la «ciudadela” del PRI en Coahuila.

Ocultarse de los espectadores, mientras el resto de la familia colmaba el escenario de la política, ha traído regulares dividendos para el mandamás de la estructura electoral del PRI en Saltillo. Si bien la carrera del joven político, sin desestimar que es portador de un apellido controversial, marcha por un camino un tanto menos agreste que el del resto de sus hermanos –su vigencia política es un ejemplo de ello–, lo cierto es que hasta el momento no se le reconoce como el forjador de una trayectoria propia en la arena política coahuilense.

¿Por qué si Álvaro Moreira gobierna la estructura del PRI municipal, no ha brincado a un puesto de coronel o general? ¿No puede, no quiere o no debe? Previo a las elecciones del 1 de julio trascendió que, como todos los años cuando hay elecciones, sopesó la posibilidad de aparecer en las boletas. Sin embargo, se dice, los astros no se alinearon del todo… otra vez.

Lo interesante es que apenas esta semana, Álvaro Moreira corrió el lienzo, subió tres escalones y se colocó al centro del escenario. Luego de la renuncia –se asegura que es temporal– de Rodrigo Fuentes Ávila y Martha Loera, presidente y secretaria general del PRI de Coahuila, el saltillense asumió el cargo de presidente.

En breve sesionará el Consejo Político Estatal en donde podría confirmarse en regreso de Fuentes y Loera o, si el Consejo y el jefe político del estado así lo consideran, extender el nombramiento del «máster del volumen” electoral de Saltillo. Aunque remota, esta posibilidad podría resultar en una interesante jugada política del gobernador Miguel Riquelme. Recordemos que el PRI es su estructura. O, mejor dicho, lo que queda del PRI es lo que queda de su estructura.

Rodrigo Fuentes no lo ha hecho del todo mal, sobre todo si tomamos en cuenta las circunstancias políticas de Coahuila y del país. Sin embargo, los tiempos se acortan rumbo a las próximas elecciones locales, por lo que un perito en movilización electoral que replique en el estado lo que en las recientes elecciones ha hecho el PRI de Saltillo, no le vendrá nada mal al otrora invencible partido.

 

Tu Opinión: [email protected]

 

Comments are closed.